Publicidad

Satisfecho con sus reuniones bilaterales, Lacalle Pou cerró la cumbre UE-Celac con “moderado optimismo”

Según dijo el presidente, “Macron manifestó real interés en avanzar el acuerdo”, lo que supone un avance puesto que Francia fue el principal freno en las negociaciones entre ambos bloques.

Compartir esta noticia
Luis Lacalle Pou en la cumbre Unión Europea-Celac, en Bruselas
Luis Lacalle Pou en la cumbre Unión Europea-Celac, en Bruselas.
EFE

El presidente Luis Lacalle Pou había llegado a Bruselas sin demasiadas ilusiones respecto a la posibilidad de que el Mercosur y la Unión Europea (UE) cerraran el acuerdo comercial que negocian hace ya casi 25 años. Sin embargo, ayer, luego de finalizar la segunda jornada de reuniones en el marco de la cumbre de la Unión Europea y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), el mandatario emprendió su regreso a Montevideo “moderadamente optimista”.

Y es que Lacalle Pou entiende que una serie de factores podrían facilitar que ahora sí se llegue a buen puerto, como consideró en diálogo con El País desde Bélgica. El mandatario también quedó satisfecho con las reuniones bilaterales que mantuvo con el presidente francés, Emmanuel Macron, la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, el presidente del Consejo Europeo, el belga Charles Michel y la alemana Ursula von der Leyen, titular de la Comisión Europea. “Macron mencionó real interés en avanzar en el acuerdo. Vuelvo con un moderado optimismo que no era lo que traía”, aseguró Lacalle Pou a El País ayer en Bruselas.

La postura de Francia es clave dentro de la UE y fue ese país el principal factor en el “congelamiento” que tuvo el acuerdo primario al que ambos bloques habían llegado en el año 2019.

“Todas las reuniones fueron muy directas y muy francas y se fue al punto básicamente en dos aspectos. Uno fue la posibilidad real de avanzar en este año en el acuerdo. El otro tema fueron los obstáculos que existen en el discurso oficial de ambas partes, que hacen sobre todo al tema agrícola y ambiental europeo”, explicó.

El mandatario cree que hay un renovado interés del bloque europeo en América Latina. “En un mundo de tantos cambios, tras el shock de la pandemia a lo que se suma el conflicto bélico por la invasión rusa a Ucrania, el cambio climático… todo esto hace que miren a un continente que está altamente beneficiado en materias primas y energía. Yo creo que estamos en un muy buen momento para América Latina, sin perjuicio de nuestras condiciones bastante heterogéneas”, consideró.

Otro factor que quizás esté incidiendo en el renovado impulso europeo a un acercamiento con América Latina puede ser el fuerte interés en el acuerdo que tiene España, a cargo en este momento de la presidencia rotativa de la UE, valoró Lacalle Pou.

En la etapa que se abre ahora será decisiva la respuesta que Brasil realizará a la UE sobre su futura política ambiental en la Amazonia. La UE se niega a importar productos de zonas deforestadas. El presidente brasileño, Lula da Silva, admitió que hay que proteger aquella región pero no quiere que la preocupación ambiental sea utilizada como excusa para la adopción de políticas proteccionistas por parte de la UE. Macron fue sumamente crítico de la política ambiental de Jair Bolsonaro, el antecesor de Lula.

La primera ministra Meloni, por su parte, planteó a Lacalle Pou la necesidad de discutir con Uruguay algunos temas vinculados a la normativa de la denominación de origen en ciertos productos, como el queso parmesano.

El presidente planteó, por otro lado, a von der Leyen y a Michel la necesidad de que la UE revise el retiro de algunas preferencias arancelarias y de proyectos de cooperación europeos, que ha sido consecuencia de la mejora en los estándares sociales, económicos e institucionales uruguayos. “Quedamos en que a von der Leyen nosotros le vamos a enviar una carta con los puntos respecto a los cuales quisiéramos una reconsideración”, explicó el presidente.

Emmanuel Macron y Luis Lacalle Pou
El presidente de Francia, Emmanuel Macron se reúne con su par de Uruguay, Luis Lacalle Pou, al margen del segundo día de una cumbre de la Unión Europea y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (UE-CELAC) en Bruselas
FOTO: EMMANUEL DUNAND/AFP
además

Macron sobre el Mercosur: “No hay amenazas, nos respetamos”

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, aseguró ayer que no ha vertido “amenazas” a propósito de la negociación del acuerdo UE-Mercosur, explicó que hay una relación de “respeto” mutuo y se mostró confiado en que continúen las negociaciones y se pueda cerrar un pacto definitivo.

“No hay amenazas, nos respetamos (...). Es respetuoso, pero es justo”, dijo Macron en declaraciones a la prensa en relación con la posición de Francia sobre ese acuerdo de libre comercio con el Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay). “Hay un acuerdo que existe. Sostenemos, como lo hemos hecho con Chile y con Nueva Zelanda, que tiene que haber cláusulas espejo, es decir, que las reglas que imponemos en términos de medioambiente y biodiversidad a nuestras industrias y nuestros agricultores deben ser respetadas por quienes importen”, dijo el presidente francés.

Macron reconoció “que toda apertura del acuerdo en sus equilibrios va a conducir a abrirlo (el acuerdo)”. Y subrayó que “hay que seguir el camino” para llegar a un acuerdo final entre ambos bloques.

Basta de palabras

Pero más allá del moderado optimismo de Lacalle Pou, el uruguayo volvió a ser crítico con la suerte que, cree, están teniendo las dilatadas negociaciones entre el Mercosur y el bloque europeo, y que para Uruguay son importantes porque, de culminar con éxito, el brasileño Lula da Silva ya comprometió su palabra a liderar luego, con el Mercosur, las negociaciones con China para acordar un Tratado de Libre Comercio.

En un discurso de algo más de tres minutos ante el resto de los jefes de Estado -algo que inicialmente no estaba previsto por la organización-, Lacalle Pou cuestionó el “proteccionismo exacerbado” pese a que consideró que “todos” los jefes de Estado tienen la misión de “proteger” a sus ciudadanos. Sin embargo, afirmó que se deben tomar decisiones para fortalecer la confianza de las naciones.

En cuanto a un posible acuerdo entre ambos bloques, para el uruguayo hay que poner en práctica un refrán anglosajón (“walk the talk”) que reza que hay que avanzar predicando con el ejemplo. “Basta de palabras y de 25 años de negociación”, aseguró Lacalle Pou.

“A mí me cuesta mucho explicarle a mis hijos adolescentes que llevamos 25 años en ponernos de acuerdo con este mundo que ha cambiado tanto y por eso cuando veo a los líderes del Mercosur y de la Unión Europea con ese ánimo de acordar en pequeños pasos me parece una buena cosa”, dijo también el mandatario.

Sobre el final de su alocución, Lacalle Pou pidió trabajar y fortalecer la confianza, ya que esta última es la que “genera esperanza y mueve al ser humano en nuestro mundo”.

El jefe de Estado, por último, sostuvo que los países de América Latina llegaron a la cumbre de Bruselas “conscientes de sus fortalezas y debilidades” y enumeró las cualidades de los países que la integran: “No solo somos generadores de materia prima. No solo somos productores de energías limpias. No solo somos diversidad ambiental. Básicamente, América Latina, en su diversidad, encuentra a su gente, a su esfuerzo, a su trabajo, a la investigación, a la creación”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad