PARLAMENTO

Prisión domiciliaria para mayores de 65: por qué el planteo de Cabildo genera polémica en la coalición

En las últimas horas se alzaron voces críticas. Legisladores del Partido Nacional y el Partido Colorado quieren profundizar en el proyecto.

Guillermo Domenech en sesión por desafuero de Guido Manini Ríos. Foto: Leonardo Mainé
Guillermo Domenech en sesión por desafuero de Guido Manini Ríos. Foto: Leonardo Mainé

En la coalición de gobierno se avecina un nuevo dolor de cabeza. Con la Rendición de Cuentas -intensamente discutida- en vías de su aprobación definitiva, en la agenda de los senadores oficialistas de la comisión de Constitución del Senado figura la resolución interna de lograr avances concretos en algunos proyectos de ley, como la propuesta de Cabildo Abierto -que se acordó priorizar- de otorgar prisión domiciliaria a los presos mayores de 65 años, salvo expresas excepciones.

Pero en las últimas horas se alzaron voces críticas tanto en el Partido Nacional como en el Colorado. En este último -sobre todo del sector Batllistas- sienten que se trata de un proyecto que lleva “el nombre y apellido” de Cabildo Abierto, cuando las propuestas deberían ser presentadas y trabajadas por la coalición en su conjunto, señalaron a El País fuentes de esa colectividad.

Entre los blancos ya hubo reacciones públicas. El senador Jorge Gandini, por ejemplo, subrayó ayer a El Observador que el tema todavía no fue analizado por la bancada oficialista y que a él lo “tendrán que convencer con argumentos” cuando llegue el momento, pues se trata de un tema “muy delicado”, adelantó.

El senador Sergio Botana, por su parte, señaló a El País que los socios del oficialismo deberán “poner inteligencia antes de marcar posiciones” en una discusión que se asume compleja y para la que habrá que también “encontrarle una solución inteligente”. “Es un tema que hay que estudiar en profundidad”, advirtió.

Mientras tanto, lo que molesta a los colorados es que, justamente en un asunto “delicado” como este, la coalición no se haya propuesto trabajarlo desde el inicio en forma articulada. Porque además, entienden, esta situación puede generar divisiones en momentos en que “el hecho fundamental” del oficialismo no es otra cosa que la campaña para defender los 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración que serán evaluados en un referéndum en los próximos meses.

“Entonces, el proceso parlamentario y legislativo que desarrollemos en este contexto tiene que estar muy cuidado, porque la polémica y el eje tienen que estar concentrados en la defensa de los 135 artículos; no podemos ingresar en otras discusiones”, dijo un legislador colorado a El País.

El debate.

La discusión parlamentaria de la iniciativa en cuestión ya dio sus primeros pasos. El próximo martes la comisión de Constitución comenzará a recibir delegaciones especializadas en el tema, como las cátedras de Derecho Penal y Derecho Procesal de la Universidad de la República, tal como acordaron los legisladores días atrás.

La intención de los senadores oficialistas que integran este ámbito es abordar el tema con cierta celeridad, como lo dejó en claro en la sesión del martes pasado la senadora nacionalista Graciela Bianchi. “Lo que sí pediría es que no nos suceda lo mismo que nos pasó con otros proyectos de ley, que ameritaban un tratamiento rápido pero recibimos tantas delegaciones que al final nos fuimos quedando cortos de tiempo”, señaló.

En Cabildo piensan igual. “Dado que el proyecto está directamente -aunque no únicamente- relacionado con esta situación de la pandemia, considero que también es un punto a tener en cuenta a la hora de darle trámite con la mayor celeridad posible, sin perder, obviamente, las garantías que debe tener el tratamiento de cualquier proyecto de ley”, dijo también ese día el senador Marcos Methol, que suplía a Guillermo Domenech.

El Frente Amplio ya declaró que no acompañará un proyecto que, al decir del senador Charles Carrera, está dirigido a favorecer a “los represores (de la dictadura) que están pagando su pena en la cárcel de Domingo Arena”.

De modo que la clave para que el proyecto sea aprobado, y pase al plenario para su consideración, está en la posición que asuma el senador Pablo Lanz, el representante colorado de la comisión. Pero en su partido están lejos de tener una posición definida, aunque de momento hay algunos legisladores que no son proclives al planteo, según supo El País. “Es un tema muy sensible”, insistieron desde Ciudadanos, sector de Lanz. “Va a requerir mucho análisis”, agregó la fuente consultada.

Los blancos de esta comisión sí están a priori en “sintonía”, independientemente de la interna blanca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados