GOBIERNOS DEPARTAMENTALES

Con la pandemia del COVID-19 como telón de fondo, asumieron los intendentes

Ayer empezaron a asumir los intendentes, que terminarán de hacerlo hoy. Los mensajes que más resonaron fueron de unidad nacional, salvo en Montevideo.

Asunción de Carolina Cosse como intendenta de Montevideo. Foto: Francisco Flores
Cosse anunció la intervención en 30 barrios de Montevideo, empezando por el Marconi. Foto: Francisco Flores

Tras una elección en la que el Frente Amplio perdió tres intendencias en manos del Partido Nacional -que consolidó su poderío en el interior-, y en la cual siete jefes departamentales resultaron reelectos, comenzó ayer el recambio formal de autoridades en un clima que, en la mayoría de los casos, fue de cierta cordialidad. Quizá sea un efecto colateral del pandemia y tal vez haya ayudado, además, la actitud del presidente Luis Lacalle Pou, que decidió ir a dos asunciones de intendentes de otros colores políticos: Yamandú Orsi (del Frente Amplio) y Richard Sander (de su socio, el Partido Colorado).

Sin embargo, hubo algunas diferencias: hubo ceremonias más coloridas, como la de Montevideo a puro candombe beat de Rubén Rada, y otras más austeras de tan solo una tarima y un mensaje, como en Paysandú.

Distintos también fueron los discursos. En los extremos, el texto leído a rajatabla por Orsi y el improvisado derrotero de palabras expuesto por el caudillo blanco, Carmelo Vidalín. Pero el más beligerante de todos, seguro, fue el de Carolina Cosse.

Los frenteamplistas.

Tanto en Montevideo como en Canelones los actos estuvieron marcados por una gran carga simbólica, que hacía referencia más al futuro político de sus líderes que a la gestión municipal.

Cosse buscó mostrarse como rival directa de Lacalle Pou. Habló en tono crítico de las “perillas” a las que el mandatario se ha referido en términos metafóricos para señalar las actividades que se abren o se cierran por la pandemia.

La intendenta dijo que Uruguay está sumergido en una “crisis económica y social”. “Yo nunca voy a creer que cuando pasan cosas buenas es gracias al gobierno departamental y cuando va mal es por la gente, no es así”, afirmó, y se ganó el mayor aplauso de los asistentes frenteamplistas. Aunque en primera fila oían, también, el ministro de Desarrollo Social, Pablo Bartol, y la subsecretaria de Educación y Cultura, Ana Ribeiro.

El acto de Orsi también estuvo cargado de elementos que dan cuenta de que muchos en el Frente Amplio ven en él a la principal figura para la renovación de cara a 2024. Primero el símbolo viviente: la presencia de José Mujica. Sin embargo, con Lacalle Pou allí presente, Orsi prefirió un mensaje de unidad.

Luis Lacalle Pou en la asunción de Yamandú Orsi, en Canelones. Foto: Darwin Borrelli
Orsi le ofreció a Lacalle Pou, que fue a la asunción, su apoyo en cuanto al COVID-19. Foto: Darwin Borrelli

“Lo primero, lo prioritario, lo urgente, es la vida. Lo inmediato es la protección de los más débiles, los que pueden quedar por el camino”, dijo Orsi en relación a la pandemia. Y añadió, mirando a los ojos a Lacalle: “Es por esto que seguiremos acompañando e instrumentando todas las recomendaciones del gobierno nacional”.

El propio mandatario destacó la “importante señal” de haber asistido a la toma de posesión de Orsi. “Obviamente el gobierno es el de todos los uruguayos, no de un partido político ni de una coalición”, explicó.

Orsi firmó el acta de toma de mando en el escritorio de Tomás Berreta, el expresidente colorado que inició su carrera en el gobierno de Canelones en 1917.

Los blancos.

En Maldonado asumió otra vez Enrique Antía, que se alegró de que “el más largo proceso electoral que jamás imaginamos” haya terminado.

“La gente apoyó al gobierno y convalidó nuestro trabajo con una gran votación (...) los vecinos entendieron el mensaje y confiaron”, sostuvo, y luego también se refirió a la situación que se está viviendo por la pandemia: “Juntos superaremos este momento y, vacuna mediante, podremos continuar con el proceso de desarrollo de Maldonado”, dijo ante los asistentes, entre los que estaban la vicepresidenta Beatriz Argimón, el ministro de Defensa Javier García, el senador Sergio Botana y el exjefe de Policía de Montevideo, Erode Ruiz.

Asunción de Enrique Antía en Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo
Antía agradeció confianza de fernandinos. Foto: Ricardo Figueredo

El de Vidalín, que por cuarta vez gana la intendencia de Durazno, fue el discurso quizá más conciliador, por un lado, y sorprendente por otro. “A quienes no nos votaron, decirles que haremos el esfuerzo por enmendar errores cometidos”, afirmó.

Y después, la sorpresa: “Deseo desterrar de nuestro vocabulario el concepto de que los duraznenses somos hombres grises. ¡No! Debemos aprender a decir te quiero, a decir buenos días, a desear lo mejor”, bregó.

En tanto, en Florida, el blanco Guillermo López dedicó gran parte de su alocución a su antecesor y correligionario, Carlos Enciso, que hoy es embajador de Uruguay en Argentina. “Estaremos obligados a estar a la altura”, precisó.

López, sin embargo, se comprometió a “corregir lo que se ha hecho mal y hacer cosas nuevas, encarar nuevos desafíos”. En el cierre destacó que el mismo color político sea el del gobierno central. “Hay oportunidades con el gobierno, que trabajará en sintonía para resolver los problemas de los uruguayos”, dijo.

También asumió el nacionalista Nicolás Olivera en Paysandú, y advirtió que “el trabajo y el empleo” para los sanduceros será su prioridad.

Varios alcaldes asumieron ayer, pero Lacalle Pou decidió ir a la ceremonia de solo uno: el de Bella Unión, William Cresseri.

Tras recordar que Bella Unión es “caña de azúcar dependiente”, Cresseri le pidió al mandatario “un mayor control” de la empresa ALUR con técnicos de la zona. “Esta sociedad quedará más tranquila”, explicó. Además, le solicitó que reactive el puente Bella Unión-Monte Caseros. “En usted está depositada nuestra esperanza”, le dijo.

En San José, en tanto, ayer mismo la Oficina de Comunicaciones transmitió a los concejales electos que el intendente saliente, Pedro Bidegain, y la intendenta electa, Ana María Bentaberri, del Partido Nacional, habían decidido no realizar el acto de traspaso de mando debido a la situación sanitaria que enfrenta el país.

Lo mismo pasó en Colonia, pero esto ya había sido notificado días atrás.

Partido Colorado.

Con la presencia de Lacalle Pou y del expresidente Julio María Sanguinetti, asumió Sander en Rivera. El intendente pidió “el apoyo del gobierno central” para los desafíos que su departamento tiene por delante por la pandemia.

“No son estas las condiciones más adecuadas, ni deseadas, para empezar un período de gobierno (…) por la situación económica y sanitaria que al país le toca enfrentar”, dijo Sander, que sin embargo prometió cumplir con todas sus promesas.

Cuatro de los triunfadores.

Río negro
Omar Lafluf
Omar Lafluf
Lafluf volvió a la intendencia y lo hizo con un mensaje de unidad. “A partir de este momento soy el intendente de todos y no solamente de los que me acompañaron”, dijo, aunque agregó que la gente “votó para cambiar”.
flores
Fernando Echeverría
Fernando Echeverría
“Nos toca asumir una intendencia en una situación nacional y departamental diferente, con dificultades económicas y sanitarias, pero créanme que nosotros tenemos mucha fe, optimismo y ganas”, precisó el nuevo intendente de Flores.
soriano
Guillermo Besozzi
Guillermo Besozzi
Aunque Besozzi destacó que desde 1990 los blancos ganan en Soriano, dijo que su plan es salir a buscar acuerdos. “Hoy la oposición en la Junta es el Frente y el Partido Colorado. La idea es trabajar en conjunto. Tirar entre todos”.
tacuarembó
Wilson Ezquerra
Wilson Ezquerra
“Espero que dentro de cuatro años y medio tengamos el beneplácito de irnos con la satisfacción del deber cumplido”, dijo el flamante intendente. Y añadió: “Nuestra suerte será la de toda la sociedad”.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados