EL COVID-19 EN URUGUAY

Las nuevas medidas económicas del gobierno para paliar la crisis del coronavirus

El gobierno analiza un nuevo paquete de medidas para evitar que microempresarios entren en “bancarrota”. Al mismo tiempo diseña otro plan de igual o mayor magnitud para mantener viva la economía.

Labat asumió en forma definitiva como presidente del BCU, con Washington Ribeiro como director. Foto: Francisco Flores
Labat asumió en forma definitiva como presidente del BCU, con Washington Ribeiro como director. Foto: Francisco Flores

Feriantes que no tienen clientes a quienes vender, taxistas que no tienen personas para transportar, dentistas que no tienen pacientes para atender, peluqueros que tienen que cerrar sus negocios. Es el panorama del autoaislamiento, la estrategia para frenar la propagación del COVID-19. A esos microempresarios se les presenta un futuro incierto.

Para todos esos casos bien distintos el gobierno pretende lanzar un nuevo paquete de medidas para evitar que entren en “bancarrota”. Al mismo tiempo la Presidencia de la República diseña otro plan de igual o mayor magnitud para mantener viva la economía. Incluso, el equipo económico que lidera Azucena Arbeleche diseña un plan para atender a las industrias y “darles aire” en medio de la emergencia sanitaria para evitar sus cierres.

Para los monotributistas, los pequeños comercios, las industrias y también con una inyección de dinero del Banco Central para estimular el crédito, el gobierno de Luis Lacalle Pou lanza un nuevo plan de acción. El objetivo es presentar más herramientas que permitan sobrellevar la crisis producto de la pandemia mundial del coronavirus en Uruguay, comentaron a El País diversos jerarcas del gobierno.

En el Ejecutivo se estima que la economía puede mostrar una caída inédita en el segundo trimestre del año. Por eso, una medida tiene que ver con que el motor siga funcionando.

Nafta para el motor.

El Banco Central (BCU) aprobó ayer por unanimidad del directorio una medida que actúe “como un impulsor más” para que los bancos otorguen créditos en pesos y Unidades Indexadas (UI) a empresas y familias de forma “minimizar” los impactos de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus sobre la actividad económica y el empleo, dijo anoche a El País el presidente del BCU, Diego Labat.

La medida consiste en una “reducción en forma transitoria (desde ayer y hasta el 30 de junio) de los encajes en moneda nacional y UI que los bancos mantienen en la autoridad monetaria. Este menor requerimiento de encaje estará asociado al crecimiento de la cartera de créditos vigentes en relación al cierre del mes de febrero, generando por esta vía un nuevo canal de liquidez que permita al sistema financiero responder a las necesidades financieras de empresas e individuos”, indicó un comunicado del Central.

¿Qué implica esto? Los encajes son un porcentaje de los depósitos que los bancos deben mantener inmovilizados en el BCU -el Central les paga por ello- y no pueden destinar a crédito (con lo que podrían ganar más, ya que las tasas de interés que cobran los bancos por los préstamos que dan son superiores a las que les paga el BCU por los encajes).

Para depósitos a plazos menores a 30 días, el tope de reducción del encaje es de siete puntos, con lo que pasaría de 22% a 15%. A plazos mayores, las reducciones son de cinco y tres puntos.

La novedad (respecto a otras ocasiones) es que la baja de encajes está atada a que los bancos efectivamente aumenten el crédito. El Central estima que “si el incremento de los créditos alcanzara el tope dispuesto, implicaría el desembolso de más de $ 14.000 millones” (unos US$ 318 millones) en encajes.

Le “damos liquidez (a los bancos) en la medida que el crédito crezca. El que no quiere hacer nada, no hace nada”, resumió Labat a El País.

Vista aérea del Banco Central del Uruguay. Foto: Gerardo Pérez
Vista aérea del Banco Central del Uruguay. Foto: Gerardo Pérez

El presidente del BCU dijo que por ejemplo los bancos podrían hacerse de liquidez deshaciendo su posición en dólares, “el BCU tiene un montón de instrumentos” para proporcionales dinero, pero hacerlo con la medida resuelta “es un motivador más” para que lo presten. “Estamos dándole liquidez a costos razonables”, agregó.

“Vamos a seguir monitoreando la situación. Esta medida se puede ir mejorando, complementando con otras. Hay que ir paso a paso”, afirmó Labat.

Las empresas que trabajan para el mercado doméstico han visto fuertes caídas en sus ventas y producción, por lo que tienen menos ingresos, lo mismo sucede con familias que son enviadas al seguro de paro. En situaciones críticas se puede dar un credit crunch (los bancos son más reacios a prestar), por lo que la medida busca evitarlo.

La situación actual de las empresas es como si fueran un auto encendido con el semáforo en rojo, mientras el tiempo pasa se le agota la nafta (el dinero) hasta que el motor se apaga. Por eso esta medida es ponerle nafta al auto, para que cuando el semáforo se ponga en verde (la actividad se retome), pueda salir rápidamente.

Fuentes de la industria bancaria dijeron anoche a El País que la cantidad de dinero que podrían disponer los bancos para dar créditos en pesos y UI es importante y da “flexibilidad”. Los bancos están dispuestos a dar más créditos a empresas y al consumo.

En el caso de la liquidez en dólares, el presidente del BCU señaló que hoy los bancos cuentan con grandes cantidades, por lo que no se ve necesario una medida en ese ámbito.

Los motores de la economía.

“Si se frena la economía vamos a tener más problemas sanitarios producto de la crisis económica, y eso es más costoso aún”, comentó ayer de noche una jerarca de gobierno a El País.

Por eso el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) trabaja en un plan para sostener las industrias, en contacto con Lacalle Pou y en coordinación con el Ministerio de Industria.

Las ideas pasan por flexibilizar la ley de Inversiones y modificar las admisiones temporarias para darle “más aire” a los inversores y al sector exportador. La Presidencia pidió que sigan adelante con estructurar el planteo hasta ver la propuesta completa.

Torre Ejecutiva. Foto: Pablo S. Fernández.
Torre Ejecutiva. Foto: Pablo S. Fernández.

Dentro de la flexibilización a la ley de Inversiones se apunta a modificar el calendario de cumplimiento de indicadores de los proyectos industriales ya promovidos. Respecto a las admisiones temporarias la idea es también dar nuevas prórrogas en las vigencias. De todos modos esta idea necesitaría una ley.

En Economía hay coincidencia en que lo que se necesita es dar más aire a las industrias y planean más medidas que se irán anunciando en el correr de los próximos días, de acuerdo sea evaluada la situación.

La feria.

Los feriantes y pequeños comerciantes se manifestaron ayer frente a Torre Ejecutiva. “Virus versus Hambre”, decía uno de los carteles que portaban en reclamo de ayuda al gobierno.

Desde la Presidencia recibieron la carta con el pedido, así también como la de los choferes de la aplicación de transporte Uber y los taximetristas.

Por eso la ministra Arbeleche trabaja con el presidente Lacalle Pou en herramientas para ayudar a esos grupos de comerciantes. Según supo El País, las medidas para unas 80.000 personas que trabajan por cuenta propia incluyen un mecanismo de subsidio y seguro por cese de actividad (según la categoría de empresa será uno u otro), en los que anoche se trabajaba en definir los montos.

El objetivo de las medidas es que estas personas tengan un ingreso, ya que lo perdieron ante el parate de la actividad.

Esto les permite paliar en algo su situación económica, ya que se entendió que solo con postergar el pago de tributos no alcanza a hacerlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados

/***** Chat Bot ******/