Publicidad

Los entretelones de la renuncia de Santiago González tras admitir que recurrió al Hospital Policial

Las contradicciones en que incurrió el jerarca en sus declaraciones públicas habían generado malestar en filas del Partido Nacional.

Compartir esta noticia
Santiago González, exdirector de Convivencia y Seguridad Ciudadana
Santiago González, exdirector de Convivencia y Seguridad Ciudadana.
Foto: Juan Manuel Ramos

Por Joaquín Silva
La llegada de Santiago González a la Dirección de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior había sorprendido a propios y extraños. Asumió el cargo al inicio del actual gobierno, en marzo de 2020, para encargarse de un rol que hasta entonces ejercía el mediático sociólogo frenteamplista Gustavo Leal, y ya en filas nacionalistas había desconfianza en lo que González pudiera hacer.

Pero entonces estaba cobijado por el flamante ministro del Interior, Jorge Larrañaga, por lo que se asumía que el novel director, de máxima confianza del fallecido caudillo de Alianza Nacional, iba a estar “contenido” por este último. Y hasta su muerte, el 22 de mayo de 2021, Larrañaga tuvo que intervenir por él varias veces para descomprimir diversos conflictos que González generaba con otras autoridades y actores sociales, dentro y fuera de la cartera, tal como muchos blancos temían que iba a ocurrir dada su ya conocida personalidad.

Con todo, nada grave pasó desde entonces y, tras el fallecimiento de Larrañaga, y pese a que la interrogante sobre su futuro volvió a instalarse con fuerza, el director de Convivencia siguió por dos años en su cargo y cumplió una gestión que en sí misma no decepcionó al actual ministro Luis Alberto Heber ni al presidente de la República, Luis Lacalle Pou.

Hubo, de hecho, “conformidad” con la tarea realizada por González, más allá de la razón que lo llevó a renunciar ayer en la tarde, luego de haber admitido que se había atendido en el Hospital Policial, algo que la normativa no habilita, pues ese centro de salud está reservado a los uniformados.

La polémica no es nueva (ver recuadro), y funciona desde hace meses una comisión investigadora en el Senado para indagar, entre otras cosas, el uso de este hospital por parte de las autoridades del Frente Amplio entre 2010 y 2017 -lo cual tornaba “insostenible” para el oficialismo la situación de González si no renunciaba, según fuentes parlamentarias.

Pero, mal o bien, y al margen de este episodio, la tarea que desempeñó González -que mayormente consistía en recorrer los barrios, acompañar operativos, hablar con vecinos sobre la seguridad y transmitir órdenes de desocupación de lugares públicos- la supo cumplir correctamente a los ojos del gobierno. Así, al menos, se lo hicieron saber Lacalle Pou y Álvaro Delgado, en el despacho del secretario de Presidencia, en donde el hoy exjerarca fue recibido ayer.

“Reconoció que se equivocó y se valoró mucho el gesto de que fuera a presentar la renuncia”, indicaron a El País fuentes del Poder Ejecutivo, que destacaron la contribución del jerarca saliente en generar “cercanía entre la Policía y la ciudadanía”.

La satisfacción con su labor también era reconocida por Luis Alberto Heber, ya que González de alguna manera hacía las veces de un “paragolpes” efectivo en el territorio, lo que de cierta forma blindaba la figura del ministro.

el dato

Los blancos marcan diferencias con el FA

La renuncia de González por utilizar el Hospital Policial es la segunda de esta administración, ya que el año pasado el mismo camino siguió el entonces director general de Secretaría, Luis Calabria, quien reconoció haber hecho una consulta oftalmológica, que igualmente pagó de su bolsillo.

Estos dos casos fueron valorados positivamente por dirigentes blancos, que los resaltaron en contraste con lo que, entienden, es la actitud del Frente Amplio. “Nosotros somos distintos”, dijo el senador Sebastián Da Silva en Twitter. “¿Qué harán Charles Carrera y Susana Pereyra ahora?”, se preguntó también el senador Jorge Gandini.

La polémica

Las declaraciones con las que, en estos últimos días, González intentó negar que había usado el Hospital Policial, generaron rápidamente malestar entre varios blancos, y desconcierto en las autoridades del gobierno.

Hubo dirigentes de primera línea del Partido Nacional que en cuanto se informó que alguien, a su nombre, había expedido tickets en la farmacia del Policial para retirar medicación -lo que nunca se efectivizó- se pusieron en contacto con él para interiorizarse de lo ocurrido, y González reiteró en esos diálogos la misma versión inconsistente que en pocas horas lo harían entrar en contradicción. Básicamente, dijo que enfrentaba una versión “falsa”, pero respondía con evasivas cuando le preguntaban si había recurrido, siquiera una vez, al Hospital Policial. “Me mintió y sabemos que les mintió a todos”, resumió uno de los dirigentes que hablaron con él.

González había dicho este martes en declaraciones a Canal 12 primero y a El País después que si bien no era cierto que había retirado medicación y que así lo confirmaba una investigación que se hizo en el centro de salud, de todas maneras sí había recibido atención en el Policial “al menos” en una oportunidad, cuando le suministraron OXA B12 para que le calmaran un fuerte dolor en la espalda.

Días antes, el 2 de mayo, también en conversación con El País, el ahora exjerarca había contestado de esta forma la consulta acerca de si se había atendido o no en este centro de salud: “¿A vos te parece esto, en serio?”.

saber más

“Jamás me aproveché del poder pero si algo está mal, está mal”

En su carta de renuncia presentada al presidente, González remarcó su postura de que no se aprovechó “del poder”. El País accedió a la carta, en la que afirma que es “un hombre de gobierno y de partido” y está “sumamente orgulloso de pertenecer al mismo”.

El exjerarca sostuvo: “En los últimos días ha habido una serie de cuestionamientos sobre el uso inapropiado del Hospital Policial. Yo no tengo ningún derecho a ponerlo a usted en la incómoda posición de que una persona de su confianza sea cuestionada éticamente, por lo que doy un paso al costado”. “Jamás me aproveché del Poder, pero si algo está mal, está mal y debe de medirse con esa vara a todos”, agregó.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad