CAMPAÑA

Larrañaga entregó 400 mil firmas, en clima de euforia

En Alianza esperan que todo el partido apoye el plebiscito en octubre.

“Aquí están las firmas. ¡Hay plebiscito!”, decían los afiches en la antesala del Senado, donde Jorge Larrañaga presentó más de 400 mil firmas de su campaña Vivir sin miedo. Foto: L. Mainé.
“Aquí están las firmas. ¡Hay plebiscito!”, decían los afiches en la antesala del Senado. Foto: Leonardo Mainé.

Besos, abrazos, selfies y más selfies. Faltaban unos minutos para las dos de la tarde y el precandidato nacionalista Jorge Larrañaga llevaba casi media hora sacándose fotos con militantes que habían llegado hasta el Palacio Legislativo para la presentación de las firmas de la campaña Vivir sin miedo. “¡Jorge, Jorge, una foto!”, le decían unas señoras al senador nacionalista, en un extremo del majestuoso Salón de los Pasos Perdidos.

No era un día más para él: solo con la estructura de Alianza Nacional y sin el apoyo de Todos hacia adelante, el sector de Luis Lacalle Pou, ni del resto del Partido Nacional, llegó a 405.521 firmas y logró sobrepasar con gran holgura las 270.000 requeridas para que el plebiscito se realice junto a las elecciones de octubre. Era una victoria personal, en la previa de una campaña electoral que a priori luce complicada para Larrañaga, ya que todas las encuestas lo ubican por ahora en un notorio segundo lugar.

En una abarrotada antesala del Senado y en un clima festivo estuvo presente la plana mayor de Alianza, sumados algunos referentes colorados, como el diputado Germán Cardoso, el senador y exintendente de Salto Germán Coutinho, además del exministro del Interior Guillermo Stirling. Delante de ellos estaban apiladas decenas de carpetas anaranjadas, con las más de 400.000 firmas.

Un grito, algo tímido, de “Uruguay, Uruguay”, se escuchó al final del breve discurso que pronunció Larrañaga. Mientras, una señora le decía a otra que por suerte la sala había quedado chica y el diputado Pablo Abdala comentaba a quien quisiera escuchar que le habían robado el auto en la noche anterior en la puerta de su casa. “Fui víctima de la delincuencia”, relató Abdala y contó que solo pudo recuperar el carnet de la Cámara de Diputados, que apareció tirado en la calle.

Jorge Larrañaga presentó firmas por "Vivir sin miedo". Foto: Leonardo Mainé
Jorge Larrañaga presentó firmas por "Vivir sin miedo". Foto: Leonardo Mainé

Delincuentes

“Nos hemos animado a llevar adelante una campaña contra la delincuencia”, dijo Larrañaga, con voz serena. La campaña Vivir sin miedo representa “el acto de oposición más importante a la política de seguridad del Frente Amplio en los últimos 14 años y pico”, agregó después.
Y dijo que solo él y sus compañeros saben lo que significó el esfuerzo realizado en los últimos meses para alcanzar más de 400.000 firmas, entre las que -según Larrañaga- hay votantes de todos los partidos.

El senador blanco pidió al gobierno que “se enoje con los delincuentes y los combata”. Después preguntó: “¿Cómo creerles que van a hacer algo, cuando tuvieron 15 años para hacerlo y no lo han hecho?”.

Su reforma constitucional plantea la creación de una Guardia Nacional compuesta por unos 2.000 militares que cumplirían tareas policiales, allanamientos nocturnos con orden judicial y la creación de la pena de reclusión permanente revisable para delitos “gravísimos” como violaciones, secuestros y homicidios.

Participaron dirigentes de su sector y también algunos del Partido Colorado. No hubo representantes de Todos, el sector de Luis Lacalle Pou. Foto: Leonardo Mainé.
Participaron dirigentes de su sector y también algunos del Partido Colorado. No hubo representantes de Todos, el sector de Luis Lacalle Pou. Foto: Leonardo Mainé.

¿Y Lacalle Pou?

Si la Corte Electoral da vía libre al plebiscito, el problema para Larrañaga será cómo logra obtener el 50% más uno de los votos en octubre. Como ha sucedido en otras ocasiones, habrá una sola papeleta y todos los sobres que no la contengan serán considerados votos en contra (ver nota aparte). Eso, sumado a que la campaña estará centrada en la elección nacional, complica algo el panorama.

De todos modos, en el sector de Larrañaga están confiados en que al final del camino la otra corriente principal del Partido Nacional terminará ensobrando la papeleta y dicen que así se lo dejaron entrever algunos dirigentes en conversaciones informales. Que eso suceda es clave para las chances electorales de esta reforma.

Es más, argumentan que el propio Lacalle Pou -que ni siquiera firmó para esta campaña- puede cambiar su posición. “Si Luis gana la elección interna y termina siendo el candidato, creo que se va a embanderar con esta campaña”, dijo a El País un dirigente aliancista que pidió no ser identificado.

¿Qué dicen en Todos? Un allegado a Lacalle Pou dijo a El País que lo más probable es que el precandidato apoye la campaña. En ese escenario hay varias opciones. Una de ellas, la más tibia, es que Lacalle Pou habilite que las listas que quieran puedan ensobrar la papeleta. Pero también es posible que se decida una campaña activa a favor y que todos ensobren la papeleta para concretar la reforma constitucional. “Lo seguro es que no haremos campaña en contra”, afirmó un legislador del sector. La resolución aún no se ha adoptado y el tema estará sobre la mesa en las giras que hará el precandidato blanco en próximos días.

A media tarde la Presidencia de la Asamblea General envió las firmas a la Corte Electoral, que hará la verificación y dirá si al final hay plebiscito. Ahí empezará una nueva carrera, muy distinta a la que culminó esta semana.

El antecedente de la baja en la edad de imputabilidad

En los últimos plebiscitos realizados en Uruguay no se alcanzó el 50% de las voluntades. La reforma para concretar la baja en la edad de imputabilidad, por ejemplo, obtuvo el 46,81% en octubre de 2014. Arañó la victoria pero no hubo votos suficientes, aunque en las semanas previas las encuestas indicaban que había una mayoría a favor del planteo.

Cinco años antes, en octubre de 2009, 1.105.768 personas (el 47,98%) votaron a favor de una anulación parcial de la ley de Caducidad. Otra vez no se llegó al 50%.

En la misma elección, solo el 37,42% apoyó la enmienda constitucional para habilitar el voto en el exterior.

En cambio, en las elecciones de 2004 se plebiscitó la reforma constitucional que puso en manos del Estado en forma exclusiva la distribución de agua potable y saneamiento. La propuesta recibió el 64,58% de los votos.

Al respecto, la vicepresidenta Lucía Topolansky recordó ayer que “no es la primera vez que coincide un plebiscito con una campaña electoral”. Y ella piensa que, cuando eso sucede, “el centro de la escena se lo lleva la campaña”, dijo a Radio Uruguay. La vicepresidenta sostuvo que lo que más preocupa a la población es el empleo, pero dijo que la seguridad ciudadana igual ocupará un lugar en la campaña electoral, aunque no prioritario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)