Publicidad

Lacalle Pou desafía al FA a que diga si va a "derogar" reformas: "Uruguay necesita signos de afirmación"

El presidente de República repaso por varios “hitos” de su gobierno y dijo que pudo llevarlos adelante manteniendo dos valores: la confianza construida con quienes lo votaron y los que no, y la “cohesión social”.

Compartir esta noticia
El presidente Lacalle, realizó aun repaso de su gobierno durante una cena que organizó el Centro de Estudios para el Desarrollo.
El presidente Lacalle realizó un repaso de su gobierno durante una cena que organizó el Centro de Estudios para el Desarrollo.
Foto: Juan Manuel Ramos

Reedacción El País
Ya entrando en el tramo final de su gobierno, el presidente Luis Lacalle Pou hizo ayer un repaso por varios “hitos” de su administración que llevó adelante -según cree- manteniendo dos valores fundamentales: la confianza construida con quienes lo votaron y los que no, y la “cohesión social”.

La exposición del mandatario, que tuvo lugar ayer en la noche en un evento organizado por el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED), duró poco menos de una hora, y aunque no buscó ser “una Rendición de Cuentas” como las que hace los 2 de marzo ante la Asamblea General, se le pareció bastante.

A 457 días de entregar la banda presidencial a otro jefe de Estado, repasó logros de su gestión, muchos de ellos medidos en cifras positivas vinculadas a la actividad económica; algunos debes -como en materia de seguridad pública, en donde por momentos han subido los homicidios o mantenido estables, o en política exterior- y obras en proceso, como el saneamiento para 61 localidades o la nueva planta potabilizadora de agua que se montará en Arazatí (San José). Asimismo, y por contrapartida, se refirió varias veces al Frente Amplio, sin nombrarlo, para instarlo a que deje el rol opositor y asuma en cambio una tarea propositiva y de esa manera explique qué cosas clave de esta administración buscará dejar sin efecto.

De entre los aspectos que destacó de su gestión, Lacalle Pou mencionó la respuesta que se dio durante la pandemia por el coronavirus, evitando caer en la “tentación” de la cuarentena obligatoria para imponer su famoso lema de “libertad responsable”; que desde ese momento se hayan mantenido “los motores de la economía prendidos” y que a su criterio no se haya hecho un “aumento de impuestos”; y que pese a las crisis mundiales, su gobierno haya mantenido su agenda y aprobado leyes esenciales, como la LUC, sin que la coalición de gobierno, que recordó que nació “con certificado de defunción”, se rompiera.

Parte sustancial de su discurso, antes de entrar en las referencias a la oposición y la campaña electoral que se avecina, se la llevaron la reforma educativa y, sobre todo, la de la seguridad social, aprobación que llevó a que la alianza oficialista, como reconoció el presidente, pasara por su peor momento. Se detuvo para elogiar al redactor de esta iniciativa -que en la negociación con la coalición sufrió infinidad de modificaciones-, Rodolfo Saldain, a quien definió como “un crack por donde se lo mire”, y recordó una reunión con los principales actores políticos del oficialismo, en la que ante una pregunta del expresidente colorado Julio María Sanguinetti Lacalle Pou había dicho que lo que quería era “presentar un proyecto y que el Parlamento lo apruebe”.

Y a partir de ese punto fue que el jefe de Estado comenzó a interpelar a la coalición de izquierda, y a hacer alusión al plebiscito que el Pit-Cnt, con el apoyo de varios sectores del Frente Amplio, está impulsando a través de la recolección de firmas para no solamente destruir la reforma sino cambiar la Constitución para limitar cualquier otra nueva iniciativa en esta materia -por ejemplo, fijando la edad máxima jubilatoria en 60 años o eliminando las AFAP.

“Yo acá tengo un gran signo de interrogación y creo que tiene que ser contestado, porque hay que hacerse responsable de los actos y de las omisiones”, dijo el presidente. “Los que hoy plantean el plebiscito no aportaron una idea” durante todo el proceso de discusión previa, con la comisión de expertos, y luego, en el Parlamento, siguió Lacalle Pou. “Y el Uruguay tiene que saber qué es lo que van a hacer o pretenden hacer si la ciudadanía les da la posibilidad de ser gobierno. Tienen que contestar”. “No es si plebiscito no o plebiscito sí, esa es fácil, es de manual”. Lo que Lacalle Pou dijo que quiere saber es “qué van a hacer con la reforma de la seguridad social que con coraje aprobó este gobierno”.

Un gobierno que definió como de “fuerte concepción humanista” que consiste en “no jactarse de lo que uno hace con los más necesitados o los más débiles”, y aquí puso el ejemplo de la construcción del hospital del Cerro, con lo cual despertó el aplauso del auditorio, en su gran mayoría empresarios de varios rubros y dirigentes políticos del oficialismo de primera línea.

Sobre el final, en un espacio dispuesto para que respondiera algunas preguntas, el primer mandatario volvió sobre el punto referido a la oposición, que en los últimos días ha arremetido con los cuestionamientos, muchos de ellos vinculados a la entrega del pasaporte al narcotraficante Sebastián Marset y todas las derivaciones de ese polémico caso -como la renuncia de dos ministros, dos subsecretarios y un asesor de su máxima confianza-, algo sobre lo cual ayer no hizo referencia alguna.

“¿Se va a derogar la reforma educativa, se va a derogar la prohibición de piquetes, se va a derogar la reforma de la seguridad social?”, se preguntó Lacalle Pou. Reconoció a continuación que hasta el momento el Frente Amplio lo que ha hecho es “oponerse”, algo que catalogó de “lógico y propio de la tarea de oposición” que él supo ejercer durante varios años. “Ahora, digan lo que van a hacer (...). Uruguay lo que no necesita es más signos de interrogación; Uruguay necesita signos de afirmación”, dijo el presidente y destacó el “rumbo claro” de su gobierno.

Además

"Que Milei nos deje ser libres acá en la vuelta"

Para Lacalle Pou no hay dudas que con la victoria del argentino Javier Milei y su impronta libertaria se va a generar un cambio en la región. “Bueno, nosotros tenemos que aprovechar -señaló-. Tenemos que aprovechar como hicimos con el presidente Lula, que se ha comportado fiel a su palabra con las cosas que le pedimos”. E insistió: “Tenemos que hacer lo mismo con Milei”.

Respecto a la reunión bilateral que mantendrán ambos luego de que el argentino asuma como presidente de su país, Lacalle Pou afirmó que en ese encuentro pondrá arriba de la mesa “cuatro cosas” importantes de la agenda conjunta, como las dificultades que hay a la hora de comercializar para los exportadores uruguayos o las complicaciones en materia logística y de transporte.

“Creemos que, bajo su manto liberal, va a ver al vecino y va a decir: ‘Así como yo soy liberal, quiero que tú seas libre”, dijo el presidente, que agregó: “Con que nos dejen ser libres acá en la vuelta nos revolvemos en el mundo”.

El mensaje de China sobre TLC y Mercosur

Lacalle Pou sitúa a la política exterior dentro de los asuntos de gobierno en los que entiende que no ha “tenido mucha suerte”, y que por eso mismo requiere que se le aplique mayor “hincapié”, aunque sabedor de que para bailar el tango hace falta “por lo menos dos”, como él mismo aclaró al referirse a la necesaria voluntad del resto de los bloques y países para que Uruguay concrete nuevos acuerdos comerciales más allá de su intención de hacerlo.

Así, insistió con su reclamo dentro del ámbito del Mercosur para que su país pueda comercializar libremente aunque no tenga el aval de sus socios y entonces citó el mensaje que recibió de parte del presidente de China, Xi Jinping, a quien visitó el fin de semana pasado para profundizar los lazos comerciales e intentar acercarse hacia el ansiado Tratado de Libre Comercio. “El presidente chino fue muy claro, y está traducido en la declaración: ‘Estoy para acelerar la Asociación de Libre Comercio’. Punto. Después se da vuelta y dice: ‘Estaría bueno que hablen con el Mercosur”, destacó Lacalle Pou, que luego se mostró “convencido” de que dentro del bloque, con el cambio de gobierno en Argentina, primará “el sentido común” y permitirá a Uruguay seguir avanzando con China y en otros acuerdos.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Luis Lacalle PouFrente Amplio

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad