CONTAMINACIÓN DE LA COSTA

Junta Departamental: cuestionan el modo de certificación de las playas de Montevideo

Partido Colorado hizo planteo en la última sesión tras un informe crítico elaborado por la Institución Nacional de Derechos Humanos.

Montevideo: si cambiaran los parámetros, algunas playas podrían no ser habilitadas para baños. Foto: Darwin Borrelli
Montevideo: si cambiaran los parámetros, algunas playas podrían no ser habilitadas para baños. Foto: Darwin Borrelli

La edila colorada Fátima Barrutta hizo uso de la palabra en la última sesión plenaria de la Junta Departamental para cuestionar el modo de certificación que se utiliza en las playas de Montevideo, tomando como sustento un informe crítico elaborado por la Institución Nacional de Derechos Humanos (Inddhh).

“La Intendencia de Montevideo no está utilizando los criterios estándar para medir los colibacilos fecales dispuestos por la normativa vigente (Decreto N° 253/79) para playas de uso recreativo. En su lugar, utiliza un criterio que notoriamente es más laxo y por ende con mayor probabilidad de riesgos para la salud humana”, destacó Barrutta. El decreto de marras y sus modificativos establecen los estándares de calidad de agua que deben tener los cursos del país, así como los del vertido de efluentes, de acuerdo a diferentes parámetros.

“Vemos cómo la Inddhh, además de recomendar el uso más beneficioso para la población establecido en el decreto, le encomienda al Ministerio de Ambiente agregar nuevos parámetros y realizar una revisión periódica de estos. En cuanto a la situación del Ministerio de Salud Pública, le recomienda fortalecer su rol en cuanto al monitoreo de enfermedades. Hecho este que, en la práctica, no lo hemos visto”, agregó la edila del Partido de la Concertación.

Barrutta reclamó además que la IMM publique en su página web los resultados de los controles sobre el estado de las aguas. “Es decir, que se indiquen claramente todos los datos del monitoreo, para que la población, y sobre todo los investigadores, puedan acceder y hacer sus propias evaluaciones de calidad”, anotó.

La edila fue una de las dos personas que denunció el tema ante la Inddhh, advirtiendo que no se han actualizado los indicadores de contaminación fecal en aguas para uso recreativo de acuerdo a los criterios definidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2003. Y advirtiendo que una normativa más actualizada en base a criterios establecidos por la OMS podría exigir mayores períodos de inhabilitación de playas para baños por posibles riesgos para la salud.

“No digo que estas omisiones sean voluntarias o intencionales. Solo digo que no podemos estar omisos y tampoco permitir que se continúen habilitando playas considerando una categoría equivocada, que no garantiza la protección de la salud de los usuarios”, indicó Barrutta.

Resolución. Fue propuesta por Gastón Arias y votada por unanimidad en la Junta Departamental de Montevideo. Foto: Fernando Ponzetto
Junta Departamental de Montevideo. Foto: Archivo El País.

Alertas de la Inddhh.

El documento de la Inddhh reconoce los esfuerzos realizados por el Ministerio de Ambiente y la Intendencia de Montevideo en la evaluación y adecuación de parámetros para el monitoreo de calidad del agua. Pero respecto a la contaminación fecal en playas de uso recreativo, advierte: “No se han definido con claridad los criterios establecidos, utilizándose estándares de coliformes fecales menos exigentes que los dispuestos por la normativa vigente (Decreto N° 253/79)”.

La institución también recomienda a los organismos el desarrollo de una investigación científica sostenida e interdisciplinaria, así como la coordinación interinstitucional y la participación social para la adecuación del decreto.

Hasta tanto no se modifique la normativa, sugiere que los organismos competentes agreguen nuevos parámetros o hagan más exigentes los establecidos, debiendo realizar “una revisión periódica de estos a fin de su adecuación técnica”.

También le recomienda al MSP que fortalezca su rol en cuanto al monitoreo de enfermedades por exposición ambiental (según el decreto 41/012), incluyendo la evaluación de los impactos de posible contaminación fecal en aguas recreativas sobre la salud de la población.

Monitoreo ambiental.

Según información disponible en la página web de la intendencia, los muestreos en las playas de Montevideo se realizan en días alternados, de lunes a domingo, excepto aquellos en que ocurrieron lluvias en las 24 horas previas a la salida del muestreo. Esto se debe a que el sistema de saneamiento de la capital del país es unitario: las aguas servidas y las pluviales escurren por las mismas conducciones. Y en presencia de precipitaciones, estas descargan directamente en el Río de la Plata.

En total, se estudian 42 puntos de muestreo de aguas costeras: 22 playas, dos plataformas, una escollera, arroyos, cañadas y vertederos del sistema que se comunican con el Río de la Plata. La IMM desaconseja el uso de las aguas de playas para baños en las 24 horas posteriores a la ocurrencia de precipitaciones, basándose en estudios que demuestran que transcurrido ese plazo, la calidad de las aguas se recupera.

Hay 19 playas habilitadas

Actualmente hay 19 playas habilitadas para baños recreativos en Montevideo, en las cuales se encuentran instalados 32 puestos de guardavidas. Varias cuentan con más de una garita para el servicio: Carrasco (4), Pocitos, Buceo, Malvín (3), Honda, Verde, Cerro y Punta Yeguas (2).

Los guardavidas trabajan de lunes a domingo en el horario de 8:00 a 20:00. El servicio es prestado por 200 funcionarios, de los cuales 170 son efectivos y 30 contratados para la temporada.

Guardavidas sin respiradores y sin radios
Guardavidas en playa de Montevideo. Foto: Archivo El País

Los guardavidas comenzaron el domingo a trabajar en las playas sin los respiradores que piden para dar asistencia a los bañistas y sin los radios de comunicación, informó a El País el presidente del Comité de Base del sector, Daniel Panone.

No obstante, habiendo además un reclamo salarial pendiente, los trabajadores resolvieron darle un “voto de confianza” a la administración municipal y no tomar nuevas medidas sindicales. El reclamo de los guardavidas, que aspiran a cobrar una partida especial del 15% que no tenían cuando pertenecían al Departamento de Cultura, le será planteado a Carolina Cosse no bien asuma. Hace más de un año pasaron a la órbita de Descentralización, y desde entonces pretenden ser equiparados.

Panone dijo que se necesita un respirador para cada puesto (hay 32) y que se colocaron los baños para los guardavidas pero no para el público, lo cual puede generar inconvenientes entre los trabajadores y los usuarios de las playas.

“Me enteré por la prensa de que la intendencia contrató marineros (para dar apoyo) que empezarían el 8 de diciembre, nosotros pedimos que bajaran el 15 de noviembre. En algunas cosas están un poco atrasados”, agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados