ENTREVISTA

Jorge Larrañaga Vidal: "Alianza Nacional necesita tener más futuro que pasado"

El hijo mayor de Jorge Larrañaga habló de las enseñanzas que le dejó su padre y de cómo puede afectar al sector la escasa representación en el gobierno de Luis Lacalle Pou.

Jorge Larrañaga Vidal. Foto: Marcelo Bonjour
"Fue duro. Viví muchísimas injusticias que se dijeron de papá”. Foto: Marcelo Bonjour

Comenzó su carrera política en 2017 al formar su propia agrupación, “Juntos Podemos”, y en 2020 conformó una alianza con Andrés Abt para ganar el municipio CH de Montevideo. Jorge Larrañaga Vidal sufrió la muerte inesperada de su padre, líder fundador de Alianza Nacional y ministro del Interior. Ahora su hijo mayor busca continuar con su legado y fortalecer el debilitado sector. En entrevista con El País habló de las enseñanzas que le dejó su padre, las “injusticias” que se comentaron, y de cómo puede afectar al sector la escasa representación en el gobierno de Luis Lacalle Pou.

-¿Qué enseñanzas le dejó su padre?

-Muchísimas enseñanzas de vida, pero principalmente el valor del esfuerzo de luchar, de siempre meter para adelante, de hacerse fuerte en las adversidades, y pelear por lo que uno quiere. Me acuerdo de cuando era muy chico, en la segunda marcha a la Meseta de Artigas a caballo, que yo estaba cansado y no aguantaba más. Faltaban pocos kilómetros y le dije: “Me parece que no llego”. Ahí Jorge me miró y me dijo una frase que me quedó para siempre: “Hijo, cuando uno sale tiene que llegar, porque el corazón va adelante y el cuerpo va atrás”. Esa energía es uno de los legados más lindos que me marcó de por vida.

-Su padre vivió varias derrotas políticas en los últimos tiempos y ahí se refugiaba en su familia. ¿Cómo vivían esos momentos?

-Él se tomaba un tiempo para lamer las heridas, para escuchar su propio silencio. En esa época estábamos siempre con él. Igual no demoraba mucho en fortalecerse, en este armarse de nuevo para salir adelante. A esa fortaleza ahora nos apegamos para sobrellevar su pérdida en este momento tan difícil. Es la bandera que queremos sacar adelante.

-¿Cómo vivieron los días posteriores a la muerte de su padre?

-Fue duro, pero nos aferramos a la fortaleza que nos dejó. Yo viví muchísimas injusticias que se dijeron de papá, toda esa semana también. Pero incluso antes, cuando tuvimos que soportar aquellos disparates que se decían de violencia doméstica. ¿Sabés cuántas veces tenía ganas de salir y el viejo me decía: “No, Jorge, dejá tranquilo”? En aquel 2004. Y más legitimados que nosotros para desmentir todo, imposible. Eso realmente duele. Él tenía una gran cercanía con mi madre, se contaban todo; tenían una relación impresionante. Y se vio en el velorio, cuando la gente la vio abrazada a la mujer de papá. El viejo era duro para donde tenía que ser. Pero adentro, con la familia, no sabés lo que era. Cariñoso, preocupado.

-¿Coincide con lo que dijo Lacalle Pou de que estaba “en su mejor momento”?

-Sin duda. Lo veía en las charlas privadas con él. Las órdenes que impartía, la naturalidad con la que llevaba el cargo. Estaba muy bien acoplado a ese rol y además había generado un vínculo muy cercano con la Policía. Estaba muy a gusto y consiguiendo resultados por lo que tanto había luchado, esa bandera de la seguridad para que todos los uruguayos estemos más seguros. Lo veía con gran satisfacción, con fuerzas renovadas. Tuvo altos y bajos, pero esta última instancia era un alto de Jorge muy, muy importante.

-En la última campaña se lo vio con algunas dolencias, entre ellas en su espalda. ¿Cómo lo veía de salud a su padre?

-Siempre puso mucho esfuerzo en todas las cosas que proyectó en su vida. Dejó absolutamente todo y le puso mucha pasión. Ciertamente venía con un desgaste, pero también con mucha ilusión y energía. La columna y la rodilla lo tenían un poco mal, pero no había ningún signo de otra cosa. A veces te decía que estaba cansado, pero seguía para adelante con la misma fuerza siempre. No había nada que lo aquejara significativamente.

Jorge Larrañaga Vidal. Foto: Marcelo Bonjour
"Vamos a salir a recorrer el país para unir fuerzas y convocar a todos”. Foto: Marcelo Bonjour

-En 2020 entre blancos se decía que Larrañaga había descuidado su sector político. Usted, que ya lo integra activamente desde 2017, ¿cómo veía ese aspecto?

-Quizá podría haber faltado un poco más de organización y de coordinación. Pero Alianza en los últimos años tuvo a un líder muy marcado, y muy fuerte. Él era quien llevaba la conducción de la batuta, y esa figura lógicamente hoy el sector no la puede sustituir. Es absolutamente insustituible. Lo que hay que pensar es en lo que viene. El sector debe aspirar a un proyecto colectivo, donde todas las figuras valiosas que tiene Alianza Nacional empujen. Salir a reafirmar las ideas wilsonistas, y por la impronta que marcó Jorge. Pero también generar una renovación dentro de Alianza. Eso es crucial, porque si bien el sector tiene una historia importantísima, necesita tener más futuro que pasado. Debemos generar un portón abierto para todos los jóvenes que quieran venir. Tenemos que ser atractivos para abrirnos y atraerlos, para que desde los jóvenes se pueda transformar la realidad del país.

-¿Usted es parte de esa renovación?

-Soy parte. Yo ya no soy joven, pero no hace mucho dejé de serlo. Estoy absolutamente comprometido a ir a buscar a aquellos jóvenes que puedan compartir nuestras ideas.

-¿Es su objetivo mantener el legado de Larrañaga?

-No solamente mío, sino de todos los integrantes del Alianza. Un legado que nos dejó también es esa política de cercanía con la gente. Yo lo viví cuando era intendente de Paysandú. Mi padre conocía cada rincón, estaba al lado de la gente, se preocupaba por cada problema. Y eso es lo que pretendo y quiero seguir adelante.

-Hasta hace poco era Jorgito. Ahora pasa a ser Jorge Larrañaga. ¿Le pesa esa responsabilidad?

-Me llena de orgullo, de responsabilidad y de compromiso. Puedo seguir siendo Jorgito, porque “El Guapo” Larrañaga también era Jorgito para mucha gente. Lo que pasó en lo personal y familiar es muy duro. Pero en el plano político tengo la convicción férrea de seguir esas ideas de Jorge. Me siento con fuerza para continuar con el sector en el que mi padre tanto trabajó, y en el que yo ya había comenzado a hacer mis pasos en la pasada campaña con una barra joven, que logramos entrar al municipio CH y desde donde trabajamos con gran entusiasmo. Me pesa el compromiso, pero lo puedo llevar con fuerza.

El momento en que familiares de Larrañaga se aprontaban para los discursos del presidente y del hijo mayor del ministro. Foto: Fernando Ponzetto
El momento en que familiares de Larrañaga se aprontaban para los discursos del presidente y del hijo mayor del ministro. Foto: Fernando Ponzetto

-Carlos Camy va a ser el presidente de Alianza. ¿Le ofreció la secretaría general?

-Sí, eso va a ser así. Ya lo coordinamos y lo hablamos con todos los compañeros del sector.

-¿Dificulta que Alianza hoy no esté representado en el gabinete, salvo por Ana Ribeiro?

-Lógicamente tiene su peso. Pero el sector está bien representado en el Poder Legislativo; también en el Ejecutivo con Ana Ribeiro en el Ministerio de Educación; Luis Calabria y Santiago González en Interior. Hay intendentes con mucha fuerza: Besozzi, Ezquerra, Olivera en Paysandú. Y Abdala en el INAU.

-En los últimos días el ministro del Interior, Luis Alberto Heber, volvió a poner arriba de la mesa la idea de habilitar legalmente los allanamientos nocturnos. ¿Qué opinión le merece?

-Los temas de seguridad fueron un puntal en la impronta de Jorge. Alianza fue muy importante para la victoria del Partido Nacional y la campaña de “Vivir sin Miedo” fue el último de los legados de Jorge. Esta nueva discusión sobre los allanamientos será una idea sobre la que tendremos que volver a trabajar. Fue impulsada por Jorge en la campaña y puede ayudar muchísimo.

-¿Cuál es el próximo paso para el sector?

-Primero mostrar que este proyecto sigue adelante, que estamos unidos y con ganas. Y que vamos a salir a recorrer el país para unir fuerzas, convocando a todos. Pero también se está programando un congreso donde se pueda relanzar el sector con mucha más fuerza.

Delegación de Alianza se reunió con Lacalle Pou

El presidente Luis Lacalle Pou recibió ayer en la tarde a la delegación de Alianza Nacional designada para definir el contacto con el Poder Ejecutivo luego del fallecimiento de Jorge Larrañaga. El presidente de ese sector blanco, Carlos Camy, dijo a los medios de prensa que manifestaron el apoyo al proyecto del gobierno y acordaron mantener un relacionamiento institucional con el mandatario hacia el futuro. Lo acompañaron la subsecretaria de Educación Ana Ribeiro, el intendente de Soriano Guillermo Besozzi, y el intendente de Tacuarembó Wilson Ezquerra.

“El respaldo que tenemos es hasta el final, y el compromiso con esta gestión y con los desafíos que el gobierno tiene”, dijo Camy. Consultado sobre la elección del herrerista Luis Alberto Heber para Interior, Camy dijo que la columna vertebral del ministerio sigue siendo la elegida por Larrañaga: “La decisión del presidente seguramente fue de las más difíciles que tuvo que asumir ante la muerte repentina del ministro del Interior. El presidente confió y es fundada su decisión, en uno de los políticos con más experiencia, decano de los legisladores de este país y un hombre de confianza directa. Lo respetamos y lo apoyamos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados