PARLAMENTO

Gonzalo Fernández expone en el Parlamento que Vázquez no vio las actas del Tribunal de Honor

El exsecretario de Presidencia declaró por las confesiones de Gilberto Vázquez. Dijo que al exmandatario le llevaron la resolución para firmar, pero sin las actas.

Gonzalo Fernández. Foto: Archivo El País
Gonzalo Fernández compareció ante la comisión del Parlamento que investiga una presunta omisión en el primer gobierno de Vázquez. Foto: Archivo El País.

"He ejecutado numerosas personas, secuestrado y apremiado en varios países recibiendo por ello felicitaciones de los altos mandos del Ejército durante el proceso y en democracia hasta el año pasado inclusive”. Esto declaraba, en una carta escrita de puño y letra, el coronel Gilberto Vázquez el 3 de setiembre de 2006 ante un Tribunal de Honor de Alzada. Unas semanas después, la entonces ministra de Defensa, Azucena Berrutti, y el presidente Tabaré Vázquez homologaron el fallo del tribunal y no presentaron denuncia penal por estas confesiones. El entonces secretario de Presidencia, Gonzalo Fernández, intentó probar ayer en la Comisión Especial de Derechos Humanos del Senado que el exmandatario no accedió a las declaraciones del militar.

Ese expediente “no pasó por mis manos”, dijo Fernández a la prensa cuando estaba por entrar a un ascensor del Palacio Legislativo. “Se pensó que se estaba homologando, como es natural, un fallo que recaía sobre la publicitada y mediática fuga del hospital militar”, agregó. ¿O sea que hubo un engaño de los militares?, preguntó el periodista de Telemundo. “Sí”, sentenció el exsecretario de Presidencia, que además, durante el primer gobierno de Vázquez, fue ministro de Defensa y canciller. Antes, en el gobierno de Jorge Batlle, integró la Comisión para la Paz.

El senador nacionalista Jorge Gandini explicó lo sustancial de la declaración de Fernández en la comisión. “Vino muy documentado y demostró que el expediente entró en mano llevado por la ministra Berrutti al presidente Vázquez. No pasó por Jurídica (de la Presidencia) ni por la Secretaría de Presidencia; fue directo. Y el presidente lo firmó. Demostró también que no llevó las actas acordonadas; por lo menos no está esa constancia que obligatoriamente debería estarlo, y por lo tanto llegó el expediente solo con las resoluciones y el presidente de la República así lo firmó, sin leer ni tener ni siquiera para leer las actas del Tribunal de Honor”, aseguró Gandini.

Fernández declaró en la comisión, según la versión taquigráfica, que “de acuerdo con el Decreto n.º 500 del año 1991, cuando se acordona un expediente, debe dejarse constancia en él de que se acordona alguna otra cosa y aquí no hay ninguna constancia de acordonamiento de expediente”.

Gandini agregó que las actas con los dichos de Vázquez “quedaron en el ministerio, donde estuvieron a disposición de quienes hicieron el informe jurídico, quienes hacen notar que el tribunal se detuvo en un momento para dar cuenta de que se habían cometido delitos de otra naturaleza. O sea, que estaban avisados”. El senador blanco se refiere a que la abogada Nelly Méndez realizó un informe que fue elevado a la ministra Berrutti y que en el punto 27 se informó que los generales habían detenido las actuaciones por el artículo 77 (presunción de un delito). Luego, continuaron tras el aval del encargado del despacho del comando del Ejército, Manuel Saavedra. De todas maneras, la abogada estableció en su conclusión que no tenía observaciones que formular, por lo que recomendaba homologar el fallo. Su superior, la directora de Jurídica del Ministerio de Defensa, Sylvia Usher, agregó que compartía el contenido del informe. El exsecretario de Presidencia señaló ayer que fue un “error” de Usher no haber hablado del tema con la ministra.

Además, Fernández dijo que, por su trabajo en la Comisión para la Paz, “conocía perfectamente quién era esta persona y de qué cosas se le imputaba”. Por eso (...) de haber tenido el expediente, “me hubiera zambullido a leerlo, no porque sospechara que hubiera dicho lo que terminó diciendo, sino por la simple curiosidad que me generaba este personaje, pero ese expediente, esa resolución no pasó por mis manos”.

La declaración de Fernández entra en contradicción con la del actual ministro de Defensa, Javier García, quien informó semanas atrás que fue “todo a Presidencia”, en referencia al expediente con las declaraciones criminales del militar. Gandini dijo que “hay que ir analizando” las contradicciones.

Fernández explicó en comisión que lo único que se “negoció” con militares y “por razones de seguridad personal” fue que fueran recluidos en una cárcel militar, porque todos los presos eran militares. “Pero el personal, desde el primero hasta el último”, fue siempre policial.

Citan a Tabaré Vázquez, Azucena Berrutti y al excomandante Díaz
Tabaré Vázquez junto con Azucena Berrutti. Foto: archivo El País.

La Comisión de Derechos Humanos resolvió ayer invitar para el próximo martes 6 de octubre al expresidente Tabaré Vázquez para explicar por qué homologó en 2006 el fallo del Tribunal de Honor de Alzada, en el que Gilberto Vázquez confesó una serie de crímenes. Aunque no es obligatorio que el exmandatario concurra, “es una opinión importante porque lo que tiene que saber la comisión es qué pasó”, dijo el senador blanco Jorge Gandini.

Además, la comisión invitará a la exministra de Defensa Azucena Berrutti, que también homologó el fallo del Tribunal de Honor de Alzada sobre Vázquez, y al comandante en jefe del Ejército de entonces, Carlos Díaz, quien se encontraba en misión oficial en el exterior cuando el expediente en cuestión subió a su despacho. Las confesiones criminales de Vázquez ante el Tribunal de Honor de Alzada se conocieron este año, por un pedido de información de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos.

Gonzalo Fernández: error fue de la jefa de jurídica

Gonzalo Fernández se refirió a la advertencia de Jurídica de Defensa, que en un informe menciona que se aplicó el artículo 77 del reglamento del Tribunal de Honor, que significa que se detienen las actuaciones ante la presunción de que se puede estar ante un delito.

“El error que se cometió en este caso es, a mi juicio, por un lado no haber adjuntado las actas, y por otro -yo lo hubiera hecho como asesor letrado jefe- no ir a hablar con el ministro y decirle: ‘Mire, ministro, esto que aparenta ser un Tribunal de Honor por una fuga del Hospital Militar, adentro tiene una bomba; esto y esto’. Eso es lo que debe hacer, a mi juicio, un asesor letrado jefe”, dijo el exprosecretario de Presidencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados