Publicidad

Fernando Pereira a El País: “La sociedad pierde la confianza en este gobierno”

El presidente del Frente Amplio deberá liderar el proceso por el que la coalición de izquierdas definirá cómo se posiciona ante el plebiscito propuesto por el Pit-Cnt.

Compartir esta noticia
Fernando Pereira
Fernando Pereira
Foto: Leonardo Mainé

Será al mismo tiempo en que la coalición de izquierdas se embarca en un plan de acumulación de fuerzas que le permitan recuperar el gobierno en 2024. Allí cuenta con reclutar a 100 mil militantes que, dice, puedan hablar el resto de la sociedad. Si así sucede, está seguro que será posible construir una “mayoría alternativa” que permitirá el triunfo. Aquí un resumen de una entrevista con El País.

-Cómo define el momento político que está atravesando el país y, en ese contexto, el momento político que vive el Frente Amplio?

-Es complicado. Es un gobierno que tiene más cosas para explicar que para mostrar. Uno puede decir que se puede fracasar en una gestión de gobierno, pero que un mismo período de gobierno, en tres años y medio, hayan pasado tantas cosas que no tuvieran explicación. En la historia contemporánea del Uruguay no había sucedido.

-¿Por ejemplo?

-La gente todavía no sabe por qué le dieron a Katoen Natie los 50 años del puerto. No sabemos cuál es el desenlace del caso Cardozo, un ministro destituido por haber contratado a una empresa en Estonia para que llegaran turistas en un año en que Uruguay tenía las fronteras cerradas. Está el caso Astesiano, que ya ni lo tengo que nombrar. Se dice que se va a hacer una serie de Netflix. El caso Marset. Ahora Salto Grande. Hicieron entrar a ediles de la 404, de Germán Coutinho, que significaron 80 millones de los 200 de la partida adicional. ¿Se resuelve con la salida de Albisu, que estaba haciendo campaña electoral? Estas son cosas que tienen que explicar.

-¿Qué es lo que va a buscar el Frente Amplio a la interpelación?

-Que se conozca toda la verdad. El Frente Amplio no la tiene porque este gobierno se negó especialmente a darnos un lugar en CTM. Tampoco en Colonización y en Antel. En Colonización ya sabemos qué pasó. La pregunta es por qué.

-¿Cuál fue el argumento para eso?

-No hubo. Es el peso del poder. Lo que decidió este gobierno es que había lugares en los que no debía estar el Frente Amplio. ¿Es justo? Para mi gusto no. ¿Qué pasó? Un desastre. Cómo puede ver eso el presidente una buena gestión….. El presidente es un gran responsable de este tema. Avala una política clara de despilfarro. Como había dicho que Astesiano era un trabajador ejemplar.

-¿Para usted la decisión de que el Frente Amplio no estuviera en esos lugares fue para que no hubiera control?

-Me imagino que sí. No creo que hayan tirado una moneda al aire a ver cuál tocaba para sacarnos. Todos estos problemas no son episódicos. Es la manera que tienen de actuar en política. ¿Qué pasaba antes de 2005? Acomodos de todo tipo, viviendas a dedo… Construyeron una lógica de clientelismo que tiene una larga historia en el Uruguay. El Frente Amplio ordenó la casa. Por ejemplo, con la ventanilla única de ingresos. ¿Qué nos quedó? Las intendencias. Propusimos un proyecto para que todos los ingresos allí fueran por concurso. ¿A qué no saben qué pasó? Blancos y colorados votaron en contra. ¿Es un error o quieren hacer del clientelismo la forma de hacer política?

-¿Este proceso es suficiente para que la ciudadanía se convenza de que es necesario que el Frente Amplio vuelva a gobernar?

-No lo es. Es una situación que describo porque la sociedad uruguaya está perdiendo confianza en el gobierno actual. No hablo del presidente. Son muy pocos los ministerios que tienen una calificación aceptable. Sobre todo en economía y en seguridad pública. Cuando los gobiernos empiezan a perder confianza, tiene que surgir una alternativa. La clave para que haya un gobierno alternativo a este modelo neoliberal, que concentró la riqueza, que les sacó más de US$ 1.000 millones a los trabajadores y se los transfirió a los más poderosos, a los “malla oro”... si querés ser la alternativa tenés que construir un programa esperanzador para la gente.

-¿Qué sería un programa esperanzador?

-Que contenga lógicas vinculadas a la justicia social, al trabajo y al desarrollo, a la protección social. A la seguridad y a la educación. Nosotros tenemos un documento que está circulando por todo el país, en una gira nacional llamada “Encuentros por Uruguay”, para enriquecerlo. Para que nuestros compromisos de campaña sean de una potencia tal que la gente diga que el mejor proyecto para el Uruguay es el del Frente Amplio. Solo con los errores del gobierno no se gana.

-¿Y que está haciendo el Frente Amplio para ganar?

-Hoy las encuestas indican que el Frente Amplio ganaría la elección. El problema es que la elección no es hoy. Hay que trabajar por acumulación política y social que construya una mayoría alternativa a la que hoy gobierna es una decisión del Frente Amplio. Significa hablar con las organizaciones, con los hombres y mujeres de los partidos tradicionales, conversar con los uruguayos y, sobre todo, construir un grupo de militantes de tal volumen, de cerca de 100 mil militantes, que estén en condiciones de hablar con los tres millones. Si hacemos eso, como lo hicimos entre octubre y noviembre de 2019, seguramente podremos ganar la elección y luego cumplir con los compromisos que asumimos.

-Porque la segunda perla del gobierno es que tiene un collar inaceptable de incumplimientos. Uno no le puede decir a la gente que va a hacer 50 mil viviendas y después hacer 8 mil. No puede pasar toda la campaña hablando de los 136 liceos , y cuando llega Robert Silva al Codicen hace seis. No puede hablar de que los salarios no van a caer, y que los salarios recién tengan en el años 2025 el mismo valor que tenían en 2019. Es media década perdida. Claramente, la gente ve todo esto. Depende de nosotros construir la esperanza.

-¿Cómo se está trabajado para construir alianzas? Mencionó gente de todo el espectro político.

-Ya conversamos un rato largo con Fernando Amado. También lo haremos con Richard Read y con otras personas cercanas al progresismo, que ven que este gobierno fracasó. Algunas son locales, en departamentos en donde no aguantan la forma en que actúan sus excompañeros.

-¿En qué consiste ese plan para conseguir 100 mil militantes y cómo se llevará a cabo?

-Se está trabajando desde hace tiempo en un software. En la pasada elección interna del FA votaron 130 mil personas. Esos son militantes. Supone tener a toda esa cantidad de hombres y mujeres comprometidos con la causa frenteamplista. Tenerlos identificados y saber qué tiempo pueden dedicar al Frente Amplio es muy importante. Si todos pensamos en la militancia tradicional, de estar en un comité o salir a repartir listas, no. Algunos lo harán a través de las redes sociales, otros lo harán con sus vecinos o compañeros de trabajo, otros podrán militar a tiempo completo. La suma de estas 100 mil distintas intenciones se vio reflejada en tres momentos. Entre octubre y noviembre de 2019, en las últimas tres semanas de recolección de firmas contra la LUC, que fue avasallador, y en la votación por la LUC. Teníamos una desventaja horrible en términos publicitarios. Lo que invertimos en relación a lo que pudo invertir el No a la LUC es ridículo.

-¿Cuánto invirtieron?

-Entre el Frente Amplio y las organizaciones sociales, US$ 1,2 millones. Ellos nunca declararán lo que invirtieron, pero cinco o seis veces más. La desventaja era enorme. Nuestra capacidad era la gente golpeando puerta a puerta. Y esa elección terminó a un punto. Uno podría pensar que si logramos construir esa militancia entre setiembre y octubre, el Frente puede construir una mayoría parlamentaria. Pero esto no es mágico.

Hoy hay unos 15 mil uruguayos que, en los comités de Base, se juntan semanalmente a militar. Es una estructura que ningún partido tiene. Como dice ese comercial: acá nos conocemos todos. Si logramos llegar a ese guarismo, seguramente se construya esa mayoría.

Además

“Todos saben que la elección será entre el Lacallismo y el FA”

-¿Usted incluye una reforma de la seguridad social en la labor de un futuro gobierno del Frente Amplio?

-Hay una organización autónoma, que es el Pit-Cnt, que decidió convocar a un plebiscito. Es una decisión autónoma, no acordada con el Frente Amplio. ¿El Frente Amplio tiene que asumir ese camino? No. Tiene que estudiar el contenido de la papeleta y si esa táctica es el mecanismo adecuado. Hasta ahora, para nosotros, el mejor mecanismo es el diálogo social, como lo recomienda la OIT.

-¿Este diálogo social sería inviable con un plebiscito como el que propone la central sindical de por medio?

-Tiene sus riesgos. Hay iniciativas que pueden estar condicionadas a la resolución de un plebiscito. Lo que puede decir el Frente Amplio es si apoya o no. Y eso lo irá a resolver en las próximas semanas. Pero a lo que no puede renunciar el Frente Amplio es ha hacer una transformación en el próximo gobierno.

-Da la sensación, por los pronunciamientos que ya tuvieron algunos sectores, de que el FA no estaría sumándose.

-El Frente Amplio es un partido democrático. El presidente nunca va a resolver por encima de su estructura. Lo que debemos hacer es llegar a un plenario habiendo estudiado suficientemente el tema. Hay múltiples opciones: apoyar, no apoyar, dar libertad de acción. Están todas arriba de la mesa. Lo que comparto a morir es la autonomía del movimiento sindical. Mi tarea es agarrar una aguja y un hilo y tejer la mejor opción, que nos permita llegar a la elección en amplitud y en unidad.

-¿Cuales serían los pro y los contra para el Frente Amplio de acompañar este plebiscito?

-No quisiera dar mi opinión personal ahora, que la tengo. Plantearía sí que el mejor camino para transformar la seguridad social, en esta campaña, y en la que viene, y en la otra, es el diálogo social. Es el instrumento idóneo para mirar toda la seguridad social. Acá (por el plebiscito) vas a mirar solo tres aspectos.

-Parece haber una contradicción entre los sectores que apoyan la papeleta y los que advierten sobre los graves efectos de lo que propone el Pit-Cnt.

-Hubo divergencias en otros temas, y las pudimos resolver. Cómo las resolvemos, es lo que generará un mejor o un peor camino para llegar al gobierno. Cualquiera sabe que hoy la elección será entre el Lacallismo y el FA.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Fernando PereiraFrente Amplio

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad