Publicidad

Cabildo Abierto redobla apuesta por deudas: negocia en el Parlamento con miras en un plebiscito

La iniciativa se anunció en una conferencia de prensa del partido, en la que estuvieron presentes Manini Ríos, Irene Moreira y el senador Guillermo Domenech.

Compartir esta noticia
Irene Moreira, Guido Manini Ríos y Guillermo Domenech en conferencia de prensa de Cabildo Abierto
Irene Moreira, Guido Manini Ríos y Guillermo Domenech en conferencia de prensa de Cabildo Abierto.
Foto: ESTEFANÍA LEAL

Por Pamela Díaz
No son horas sencillas en Cabildo Abierto. Los primeros pasos luego de la resonante renuncia de Irene Moreira como ministra, sumado a las críticas horas posteriores con la continuidad del partido en la coalición colgando de un hilo, muestran que los dirigidos por Guido Manini Ríos irán a fondo con sus temas pendientes.

Sin consultarlo con los demás socios de la coalición, Cabildo Abierto redobló la apuesta en la tarde de ayer al presentar un nuevo articulado que brinde una solución para la reestructura de las deudas de las personas físicas.

Es que luego de que naufragara un primer intento en el Parlamento, la nueva propuesta de los cabildantes pone plazos estrictos a los demás legisladores para negociar. O de lo contrario, irán por la recolección de firmas para convocar a un plebiscito.

Este ultimátum -sin fecha- implica que si Cabildo Abierto opta por el camino hacia la consulta popular debe alcanzar las firmas antes del 27 de abril de 2024. Por lo tanto, queda menos de un año -ley de Rendición de Cuentas mediante- para que avance el trámite en el Parlamento, que incluye el recibir a todas las delegaciones en las comisiones de ambas cámaras y, sobre todo, escuchar qué tienen para decir sobre el articulado el Ministerio de Economía y Finanzas y el Banco Central.

El escenario es complejo ya que el nuevo proyecto busca abarcar a una población mayor que el anterior, el cual no consiguió los votos en el plenario hace seis meses.

La iniciativa se anunció en una conferencia de prensa del partido, en la que estuvieron presentes Manini Ríos, Moreira y el senador Guillermo Domenech.

Podrán iniciar un proceso de reestructura de deuda, según el articulado de Cabildo Abierto, aquellas personas con una vivienda con un valor catastral menor a 1.600.000 unidades indexadas (unos US$ 237.700), con un vehículo que valga menos de 150.000 unidades indexadas (unos US$ 22.300) y con un salario anual líquido por debajo de 240.000 unidades indexadas (unos US$ 35.650).

“Le da solución a la clase media endeuda, pequeños propietarios, y sobre todo al trabajador uruguayo”, indicó Manini Ríos. El senador contó que, primero, harán “todos los esfuerzos para que haya toda la mayoría necesaria” en el Parlamento. Además, aclaró que, aunque están abiertos a modificaciones al nuevo articulado, solo aceptarán las que sean para “mejorarlo”.

“Acá no se están perdonando deudas, se está llevando al concepto de deuda justa, que entendemos que hay que implementar para que el deudor pague lo que debe pagar”, añadió.

Las “conductas humillantes”

Sería para las deudas con personas físicas o jurídicas, y entidades estatales. De esa manera, quedarían incluidos los préstamos por vivienda y la Dirección General Impositiva. Además, se buscará sancionar el “comportamiento de entidades que se dedican al cobro de deudas y tienen conductas humillantes o de hostigamiento excesivo al deudor”, dijo Domenech.

El nuevo articulado también plantea cambios en los topes de las tasas de interés de los préstamos, es decir, lo máximo que pueden cobrar los prestamistas bajo ese concepto, explicó Domenech.

Entonces, si el crédito es en moneda nacional, la tasa de interés no podrá superar “el equivalente a cuatro veces el valor de las tasas a las que se adeuda el Estado”.

Por otra parte, si el endeudamiento es en dólares, “no superará el equivalente a tres veces el valor del promedio ponderado, por monto emitido, de los cupones a pagar por la Tesorería General de la Nación, en las tres emisiones más recientes de Bonos Globales denominados en dólares a tasa fija”.

las viviendas del ministerio

Cambio de postura de Moreira

En el último tiempo, desde Cabildo Abierto se le pidió al mandatario Luis Lacalle Pou que reviera su pedido de renuncia y se dio un completo respaldo al accionar de la exministra. Pero ayer, la protagonista del escándalo político, reconoció que, “con el diario del lunes, quizás no fue una decisión acertada” entregarle un apartamento a una militante de su propio partido de forma directa y sin sorteo.

No obstante, volvió a asegurar que la mujer “cumplía con los requisitos” y que los técnicos hicieron un estudio.

La declaración llegó 10 días después de que asegurara que “volvería a tomar la misma decisión (de dar el apartamento), amparada por el marco normativo”. Sus dichos se enmarcaron en la renuncia al Ministerio de Vivienda, en un día álgido para la cabildante.

Por su parte, el líder del partido, Guido Manini Ríos, dijo que “las cosas que se hicieron (vinculados a la vivienda a la cabildante), se dejaron en el expediente” del MVOT. Y añadió a Montevideo Portal el domingo: “Pero si pudiera volver atrás, yo mismo no lo hubiera hecho. Sin embargo, creo que se actuó bien”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad