Publicidad

BPS otorgó nueve permisos por día para seguir trabajando después de la jubilación

El presidente del BPS, Alfredo Cabrera, apuntó que la nueva normativa ayuda a la formalidad ya que, dentro de las personas que se sumaron a los programas, “tal vez” algunos trabajaban en negro.

Compartir esta noticia
Banco de Prevision Social
La reforma aprobada por el actual gobierno permite por diversas modalidades a los jubilados trabajar
Foto: Estefanía Leal

La reforma de la seguridad social dio la posibilidad de poder seguir en actividad después de la jubilación. Aunque esta no es 100% una novedad -ya que antes se podía hacer en un sistema estricto que en los hechos solo habilitaba a algunos- el gobierno amplió las posibilidades. A ocho meses de que comenzó a aplicarse el nuevo sistema, el Banco de Previsión Social (BPS) dio 2.155 permisos a personas para continuar trabajando o volver al mercado laboral.

Uno de los problemas que se buscó subsanar con la nueva legislación es que, hasta la reforma, la persona podía seguir en actividad siempre que lo hiciera en otro sector. Entonces, era difícil para quien se había desarrollado en el sector privado ya que se tenía que volcar al público a una edad tardía. Ahora, quien cumple con las condiciones en la normativa, puede continuar en el sector del que se retiró, que es una de las novedades de la reforma de este gobierno.

El camino que puede elegir cada persona para continuar en actividad depende del recorrido laboral que haya hecho. Hay opciones para quienes trabajan como empleados, que son la mayor parte (73%) de las solicitudes que se dieron. Así como también para quienes están en calidad de no dependencia -por ejemplo, una persona que tiene un quiosco-, grupo que es el 27% restante de las solicitudes otorgadas.

El presidente del BPS, Alfredo Cabrera, realizó una valoración positiva de los cambios que se hicieron en la normativa. Es una medida que tiende a la formalidad -indicó a El País- ya que, dentro de las personas que se sumaron a los programas, “tal vez” algunos trabajaban en negro y ahora pueden hacerlo en la legalidad. Además, hace que sea un sistema más “equitativo” porque ahora acceden personas que antes no podían hacerlo.

Al diferenciar por departamento, Montevideo es donde más personas accedieron a algunos de los planes que brinda el BPS. Fueron el 32% de las 2.155 habilitaciones. Le siguió con el 14% de las autorizaciones Canelones, con el 8% Maldonado, y con el 6% Colonia.

Y si se distingue por actividad, la categoría producción agropecuaria, forestación y pesca es donde más habilitaciones se dieron: 447, el 21% del total. Cabrera, por su parte, indicó que esto puede “tener relación con personas que se jubilan y quedan en la estancia o el campo”, o “patrones que dejaron a sus hijos trabajando y que hasta ahora no se jubilaban porque la empresa seguía estando a nombre de ellos”.

Después se ubicaron el sector comercio al por mayor y al por menor -con 340 autorizaciones (16%)-, transporte y almacenamiento -con 232 (15%), y construcción -con 187 (9%).

Nuevo régimen

Los 2.155 permisos -hasta marzo, lo que da un promedio de casi nueve por día- son por las modalidades que dio el gobierno para el envejecimiento activo, y no contabilizan las autorizaciones que se dieron para el retiro parcial flexible.

Consultado sobre cómo valora la cantidad de permisos, Cabrera indicó: “Los detractores de esta medida dicen que las personas vuelven a trabajar porque no les alcanza la jubilación. Si eso fuera así, deberíamos decir que es muy poca la gente que tomó esta opción, lo que desmentiría la hipótesis inicial. Por otra parte, si dijera que son muchas personas las que vuelven a trabajar porque quieren hacerlo, tampoco tengo ningún elemento para valorarlo”.

A su entender, “regresan al mercado por distintos motivos que no refieren estrictamente a lo económico” sino que es para “mantener un envejecimiento activo”. En ese sentido, apuntó que hay personas de 60 años -“jóvenes en términos relativos y que están en actividad”- que quieren seguir en el mercado laboral por la “satisfacción personal de seguir estando activos, aparte de la satisfacción económica”.

Dentro del retiro activo, quien es jubilado por el sector industria y comercio, construcción, rural o trabajo doméstico puede mantener su jubilación y empezar a trabajar como dependiente o no dependiente en el mismo sector.

Nuevos jubilados tendrán una serie de cambios en la pasividad. Foto: EFE
Para Cabrera, hay personas de 60 años "que quieren seguir en el mercado laboral por la “satisfacción personal".
Foto: EFE

Si la persona dependiente quiere ir a una compañía en la que no trabajó en forma previa o que no forma parte de un mismo conjunto económico, puede iniciar una nueva actividad sin restricciones. Pero, si busca comenzar una nueva actividad como dependiente en el mismo lugar, tiene que acreditar que hayan transcurrido como mínimo seis meses de la finalización de la relación laboral.

Por otra parte, quien tiene 65 años o más, y está afiliada en los sectores de industria y comercio o rural del BPS -y que en los últimos tres años haya sido no dependiente-, puede optar por varios caminos. Uno de ellos es mantener su actividad no dependiente, sin hacer aportes jubilatorios, siempre que cuenten con 30 años de servicios reconocidos. En este caso, los años posteriores de hacer el trámite no se computarán para el cálculo del retiro.

Otra opción es comenzar a cobrar la pasividad del retiro y mantener su actividad no dependiente. Para hacer uso de esta opción, la persona tiene la obligación de ocupar personal en su empresa.

ADEMÁS

“¿Por qué hicieron lo contrario a lo que pregonan?”, apuntó Saldain

El principal redactor de la reforma de la seguridad social, Rodolfo Saldain, lamentó el lunes a la noche que “Marcelo Abdala y el Pit-Cnt hayan rechazado la invitación a debatir” con él sobre el plebiscito que lleva adelante la central sindical y algunos sectores del Frente Amplio para cambiar el sistema jubilatorio.

Saldain indicó en X (antes, Twitter) que el plebiscito es una “reforma previsional en sí porque cambia la estructura del régimen mixto de 1996 y establece todos los parámetros relevantes (edades, tiempo de trabajo y fórmula de cálculo)”.

Y se preguntó: “¿Por qué hicieron lo contrario a lo que pregonan? Su propuesta de nuevo régimen previsional nació huérfana de todo diálogo social; exactamente lo contrario del superintenso proceso de diálogo de la reforma promulgada en mayo de 2023 por el actual gobierno”.

También cuestionó que se intente modificar el sistema jubilatorio a través de la Constitución. Y es que, según explicó, los “regímenes previsionales son siempre materia de ley, ajena a la rigidez de la norma constitucional porque actúan sobre una realidad esencialmente cambiante”.

Y remató quien llevó adelante la construcción -a la que después se le hicieron modificaciones- de la reforma: “El Pit-Cnt y los sectores del Frente Amplio que apoyan la iniciativa plebiscitaria, ¿no se han preguntado por qué ningún centro de estudios, especialista en el tema, economista o de cualquier formación, los ha apoyado? ¿No será prueba de lo descarriado de la iniciativa?”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad