FEMICIDA ESTABA RECLUIDO EN EL COMCAR

Un suicidio que dejó a la familia de Micaela Onrrubio sin escuchar la palabra “culpable”

“Deja una infinidad de dudas complicadas de esclarecer”, dijo el padre de Micaela Onrrubio sobre la muerte de Gabriel Pistón.

Audiencia judicial por el crimen de Micaela Onrrubio. Foto: Fernando Ponzetto (Archivo)
Audiencia judicial por el crimen de Micaela Onrrubio. Foto: Fernando Ponzetto (Archivo)

El teléfono de Darío Onrrubio sonó bien temprano. La primera vez, del otro lado de la línea estaba su hija; la segunda, su esposa. Pero el motivo de las dos llamadas era el mismo: se había suicidado Gabriel Pistón, el hombre acusado de matar a su otra hija, “Mica”, como él la llama.

Enseguida Darío, que estaba trabajando en la planta 8 de Conaprole que está ubicada en ciudad Rodríguez (San José) comenzó una ronda de llamadas para confirmar lo que su familia le había contado.

“Arranqué a llamar por teléfono hasta que me lo confirmaron”, dijo Onrrubio a El País. La primera sensación que tuvo, contó, fue que “todo se fue como arena entre los dedos”.

“Se te viene el mundo arriba porque vos tenés más o menos pensado que podes saber algo más sobre el caso y te quedaste sin nada”, agregó el padre de Micaela Onrrubio.

A unos 90 kilómetros de donde estaba Darío cuando recibió la noticia, Gabriel Pistón había aparecido muerto dentro de una celda del Comcar, donde cumplía prisión preventiva tras ser acusado de ser el femicida de Micaela.

Pistón estaba recluido en la Unidad 4A de prisiones preventivas del complejo penitenciario número 4, lo que antes era el módulo 8 del Comcar, explicó a El País la directora del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), Ana Juanche. En ese lugar, agregó, es donde se aloja a las personas que están con la medida cautelar de prisión a la espera de una sentencia.

A primeras horas de la mañana de ayer la guardia penitenciaria llegó a la celda de Pistón, donde hay otras tres personas más, para realizar “el control numérico que se hace todas las mañanas”, indicó Juanche. En ese momento los guardias despertaron a los otros tres reclusos que estaban durmiendo. El cuarto privado de libertad, Pistón, estaba suspendido en el aire dentro de su celda.

carcel
Comcar. Foto: Archivo El País.

Sobre las causas de muerte del acusado de asesinar a Micaela Onrrubio, Juanche explicó que “está en proceso de investigación”. “Fiscalía dispondrá si hay razón de iniciar una investigación penal o si con el informe de Policía Técnica y los datos que tiene es suficiente para entender que se suicidó”, agregó.

“Si hubiera empezado el caso...si hubiera empezado el juicio oral”, se lamentó Darío y luego reflexionó: “Ocho días faltaban para que arrancara el juicio oral”.

El padre de Micaela recordó que Pistón dijo “siempre que era inocente” y que el abogado del hombre decía tener “causas para justificar” las declaraciones del acusado. “A ocho días de comenzar el juicio oral se quita la vida, me da que pensar”, comentó.

“Por qué lo hizo, cómo lo hizo, qué pasó, si fue solo él. Son infinidad de preguntas, infinidad de dudas que va a ser muy complicado poder esclarecerlas”, indicó Onrrubio sobre el trágico desenlace de esta historia.

El 18 de noviembre de 2019 la Fiscalía de San José de 2° turno pidió 30 años de penitenciaría más otros 15 años de medidas eliminativas para Pistón, el hombre acusado de matar el 27 de marzo a Micaela Onrrubio.

“La Fiscalía Departamental de San José de 2º turno, a cargo de la fiscal Reneé Primiceri y representada por el fiscal adscripto Hugo Pereira, presentó la acusación contra un hombre por el femicidio de Micaela Onrrubio, ocurrido en marzo”, señalaba la Fiscalía por esa fecha. El caso se resolverá en un juicio oral, agregaba.

Pero esa instancia nunca llegó. “Primero hay que ver en qué termina el tema de la investigación de la muerte de él. Luego que eso esté culminado se extinguiría el delito porque se muere el imputado antes de que haya condena”, explicó la fiscal Primiceri a El País.

“Fue mucho trabajo de todas las áreas que intervinieron, pero forma parte del trabajo. Son circunstancias que nosotros no podemos prever”, indicó la fiscal y agregó que “la prueba lo señalaba a él (Pistón). No estamos hablando de otra persona involucrada, era él. Estaba toda la prueba para acusarlo”.

A Fanny Cabrera, prima de Micaela, la noticia de la muerte de Pistón le “cayó como un baldazo”. “Me hubiera gustado, que por lo menos llegara a escuchar la palabra culpable de parte de un juez”, contó a El País. “Todo lo que tenemos, lo tenemos que guardar en un cajón porque no hay juicio, no hay nada”, agregó la prima de Micaela.

Para ella, su familia quedó “con la sensación de que el caso no se terminó, de que no se cerró” y de que no se pudo hacer Justicia. Pero esa percepción sobre el desenlace del femicida de Micaela no solo quedó en su familia. “A nosotros también nos queda esa sensación después de un año de tanto trabajo”, indicó la fiscal Primiceri.

Darío Onrrubio, de todas maneras, seguirá en busca de respuestas “para poder ahí sí, descansar tranquilo”.

Asesinada el 27 de marzo en San José
En Rodríguez todos conocían a Micaela desde niña. Foto: Fernando Ponzetto

Micaela Onrrubio desapareció el 27 de marzo en el paraje “El Tropezón”, ubicado a unos 15 kilómetros de la ciudad de San José de Mayo y a pocos metros de Ciudad Rodríguez.

Era madre de dos niñas de 8 y 9 años de edad. Luego de 63 días de búsqueda, un peón rural encontró en mayo una bolsa con resto óseos y de inmediato se comunicó con la Policía.

Una semana más tarde, el Instituto Técnico Forense confirmó que los restos óseos hallados dentro de la bolsa muy cerca de una cañada y a diez kilómetros del puente Carreta Quemada pertenecían a Micaela.

Al momento de su desaparición, Onrrubio trabajaba como empleada doméstica en la vecina localidad de Capurro. Según se pudo establecer, la mujer resolvió terminar con la relación y Pistón la esperó al salir de su trabajo. Ese día, 27 de marzo, Micaela desapareció.

Gabriel Pistón, expareja de Onrrubio, fue acusado de homicidio especialmente agravado por femicidio y fue enviado a prisión preventiva 180 días como medida cautelar, a la espera de una acusación fiscal final. En noviembre la Fiscalía pidió 45 años de pena para Pistón. En febrero próximo iba a comenzar el juicio oral.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados