FENÓMENO QUE PREOCUPA

Cuatro rapiñas a policías en un día; buscan armas, entrenarse y mayor estatus criminal

La violencia contra policías continúa. Ayer, en menos de 24 horas, cuatro agentes fueron rapiñados por delincuentes. En el año ya se registraron 12 ataques a policías.

En uno de los intentos de rapiña ocurridos ayer un delincuente fue abatido por una agente. Foto. Fernando Ponzetto
En uno de los intentos de rapiña ocurridos ayer un delincuente fue abatido por una agente. Foto. Fernando Ponzetto

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Atacar a un policía
puede ser parte de un entrenamiento que el delincuente realiza para posteriormente realizar otro delito. También puede ser para obtener estatus dentro de los grupos criminales. Otros lo hacen para dar un mensaje a la población: si ataco a un policía la gente me va a temer más.

Así lo explicó a El País Zósimo Nogueira, directivo del Círculo Policial del Uruguay con vasta experiencia en investigaciones. “En el entrenamiento el delincuente enfrenta un riesgo superior, como es un policía, que puede detenerlo o repeler a balazos su ataque, después es muy sencillo asaltar a un particular en la calle o a un local de cobranza”, explicó.

Wilfredo Rojas, presidente del Círculo Policial indicó que el fenómeno detrás de los ataques a efectivos policiales “no es algo nuevo”. “Para empezar hay hechos históricos. Este tipo de cosas pasó en otra época y con otra finalidad, después unos dos o tres años atrás se había dado este mismo fenómeno, pero según se dijo, fue que los narcos y delincuentes querían armarse”, agregó.

Sobre este último punto señaló que “hoy se dice lo mismo”. Es decir que narcos y delincuentes van por policías para armarse. “Realmente nadie tiene la certeza de que sea para eso. Uno tiene que manejar la duda porque si es un acto preparatorio y se está trayendo algún acopio de armas ya tenemos que disparar la investigación de que hay algo organizado y ahí tenemos que sacar hipótesis: o son narcos o son delincuentes comunes, o se está armando alguna célula que en el futuro quiere hacer algo, o es un grupo que se radicalizó del todo y todavía no se ha dado a conocer”, reflexionó.

Según Rojas debería existir una investigación “desde el punto de Inteligencia” policial para poder atar cabos entre cada uno de los casos y así poder determinar a qué responden los ataques.

Cuatro ataques.

En menos de 24 horas cuatro agentes policiales fueron rapiñados por delincuentes. En dos de esos casos los efectivos estaban uniformados, mientras que en los restantes los agentes iban de civil. A la 1:00 de la pasada madrugada ocurrió el primer caso.

El policía, que iba de particular, fue abordado por dos delincuentes en la Ruta 1 y la calle Cibils y le robaron la moto. El agente se desempeña como efectivo de la Zona Operacional IV de Montevideo. Unas cinco horas más tarde una funcionaria policial, que también iba de civil, abatió a un delincuente en un intento de rapiña.

Patrullero de policía de Montevideo. Foto: Leonardo Mainé (Archivo)
Patrullero de policía de Montevideo. Foto: Leonardo Mainé (Archivo)

Este episodio ocurrió en el barrio Manga. El delincuente le tiró una bolsa de escombros mientras ella conducía su moto. La agente resultó lesionada y fue trasladada al Hospital Policial.

"Es una funcionaria policial que iba hacia su trabajo con su mochila y fue interceptada por una persona, hasta ahora no individualizada, quien le lanzó una bolsa conteniendo escombros e hizo que la conductora perdiera el dominio de su rodado. Toma su mochila y en esas circunstancias la funcionaria repele esa agresión y realiza un disparo que en definitiva provocó la muerte del atacante", explicó el fiscal de Homicidios de 1er Turno, Juan Gómez.

En la misma mañana una agente uniformada fue rapiñada y le robaron el arma de reglamento. En el barrio Las Acacias ocurrió el cuarto asalto del día: un efectivo fue interceptado por dos hombres cuando estaba por llegar a su casa. Los delincuentes le quitaron la moto en la que se trasladaba y su arma de reglamento.

En lo que va del año son 12 los casos en que policías son rapiñados. En ocho de ellos los agentes estaban uniformados y en los restantes cuatro iban de civil.

Producto de los mismos murió César David Texeira, un agente de 29 años y Enrique Cabeza, otro efectivo policial, se encuentra aún internado en el Hospital Policial tras recibir un disparo en la cabeza.

Un efectivo murió tras intentar evitar rapiña

Carlos Adrián de los Santos González estaba parado frente a una pizzería ubicada en la esquina de las calles 18 de Julio y Avenida Rocha, en la ciudad de San Carlos (Maldonado). Tenía puesta su mochila y estaba hablando por teléfono, apoyado sobre un muro, cuando escuchó el ruido de un disparo dentro del local gastronómico.

De los Santos, de 42 años, era agente policial de la seccional primera de Maldonado y llevaba unos 20 años unido a la fuerza policial.

Eran las 23 horas del sábado 25 de enero. Luego de escuchar el disparo, el agente, que en ese momento estaba de particular, cortó el teléfono y entró a la pizzería para ver qué pasaba. Una vez dentro vio a un delincuente apuntando con un arma al dueño del local y exigiéndole el dinero.

Luego de un intercambio de disparos el delincuente cayó. El agente se acercó para auxiliarlo y desde el piso el asaltante le disparó en el pecho. El agente murió. Su asesino, que era su excuñado, también.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados