INSEGURIDAD

Policía desconcertada y sin pistas por la ola de robos

Apuesta a filmaciones de delincuentes para hallar líneas de investigación.

Comando policial ordenó incrementar patrullajes en áreas críticas para cajeros. Foto: A. Colmegna
En los últimos tres meses fueron explotados 13 cajeros automáticos.  Foto: A. Colmegna

A fines de diciembre, se desató una ola de violencia, se extendió por todo enero y tiene sus ramificaciones este mes. Arrancó con rapiñas a locales de cobranza en Montevideo, tuvo su "pico" con un atraco millonario al casino ubicado en Montevideo Shopping. Y se extendió con robos mediante explosiones con garrafas de gas a cajeros electrónicos de Montevideo y en el interior. El último ocurrió ayer en Parque del Plata.

Anoche se sumó otra perla al largo collar cuando cinco individuos fuertemente armados robaron una de las joyerías del hotel Conrad en Punta del Este.

Para la Policía hay varias bandas protagonizando estos delitos, aunque no tiene prácticamente pistas sobre los integrantes de las mismas.

Los investigadores apuestan a las filmaciones de los robos para conseguir líneas de investigación. Sin embargo, los delincuentes hasta el momento no se dejan ver, desaparecen rápido y evitan dejar huellas.

El Comando de la Jefatura de Montevideo adoptó medidas especiales para prevenir los robos: más patrullajes en los barrios periféricos y que el personal investigador redoble esfuerzos. Sin embargo, el problema es complejo: en todo el país hay 100 cajeros ubicados en áreas críticas. Así se definen aquellas zonas donde los cajeros sufren una exposición al vandalismo o tienen una baja operativa.

Ancianas.

En poco más de 30 días, ocurrió un atraco millonario al casino ubicado en el propio Montevideo Shopping Center y nueve asaltos a redes de cobranza.

El 22 de enero, llegaron dos delincuentes disfrazados de ancianas y con bastones al casino Maroñas. Uno de ellos disparó contra un guardia. Luego otros cinco sujetos, con los rostros cubiertos por máscaras de Anonymous, ingresaron al local. Los delincuentes se llevaron cerca de $ 5.500.000.

Uno de los supuestos rapiñeros fue filmado con la cara descubierta al ingresar a una panadería antes de que apareciera la banda. Con sus propias manos abrió una heladera y eligió un jugo de naranja. Allí dejó sus huellas dactilares, pero no se lo ha ubicado.

La seguidilla de asaltos a los locales de cobranza comenzó en Montevideo el 26 de diciembre de 2017. Dos asaltantes rapiñaron un comercio ubicado en José Enrique Rodó y Gaboto.

Tres días más tarde, cuatro sujetos en moto cometieron un violento atraco en un local de pagos de la ciudad de Progreso, Canelones (calle Artigas y Florida). En el lugar habían diez personas. Se llevaron entre $ 1.500.000 y $ 2.000.000. A un cliente le pegaron un culatazo en la cabeza. El guardia de seguridad también fue golpeado.

El raid delictivo, que tuvo a los locales de cobranza en la mira, continuó en enero de este año. El 3 de enero, dos rapiñeros, ambos con revolver, asaltaron el local de pagos ubicado en Franzini y Bulevar España (barrio Pocitos). Los asaltantes actuaron a cara descubierta usando gorro con visera.

Tras reducir a las tres personas que estaban al frente del negocio se llevaron dinero de la caja. Cinco días más tarde, el 8 de enero, un solitario delincuente ingresó armado al local ubicado en Rivera y Buxareo.

Al rapiñero no le importó que la persona que atendía el local estaba embarazada de seis meses. Tras amenazarla de muerte, le pegó un culatazo en la cabeza. El asaltante se llevó $ 200 mil. También hubo asaltos similares a locales de cobranza ubicados de Montevideo, Ciudad de la Costa, Canelón Chico en los días 9, 18, 23, 27 (dos casos) y 29 de enero pasado.

Riesgo.

Primero colocan la garrafa de gas de tres o trece kilos dentro del cajero. Luego instalan un sistema para realizar una chispa a distancia para no verse afectados por la explosión. Ese el procedimiento básico para explotar un cajero.

En ocasiones los delincuentes utilizan una batería para provocar la chispa mediante electricidad. "El sistema explosivo casero falla en la mayoría de las ocasiones", según dijo a El País el vocero del Ejército, coronel Wilfredo Paiva.

"(Los delincuentes) querían hacerlo igual que los que lo hacen bien. En las explosiones corren peligro quienes las realizan y terceros que pasan por el lugar", agregó.

Delincuentes intentaron explotar ayer un cajero ubicado en Parque del Plata (calle 13 y Mario Ferreira). No pudieron llevarse el dinero.

El director Nacional de Policía, Mario Layera dijo en la víspera a radio Océano que, desde enero de 2017 se intentó explotar 27 cajeros automáticos.

El viernes 2, una banda explotó un cajero ubicado en un supermercado de Acuña de Figueroa y Treinta y Tres, en la ciudad de Canelones.

La explosión, que ocurrió sobre las 3:38 horas de la madrugada, permitió que los delincuentes se llevaran casi todo el dinero depositado en la máquina. La Policía halló $ 21.000.

Horas más tarde, la Policía detuvo a dos individuos que circulaban en una moto en un camino secundario. Cerca de la moto encontraron "miguelitos".

El juez de Santa Lucía, Luis Sobot dijo a El País que ambos detenidos son de Montevideo. "Se les inició la formalización de la investigación penal. Dispuse la prisión preventiva de ambos por 100 días", dijo.

Guillermo Maciel, director de Fundación Propuesta vinculada al Partido Colorado, dijo a El País que la solución a las explosiones de los cajeros no pasa por cerrar o limitarlos sino por atrapar a los delincuentes. Enseguida agregó: "Esta modalidad no solo pone en cuestionamiento el actual despliegue policial (en especial por la noche) sino que también pone en tela de juicio la forma como se previene, disuade y combate este tipo de delito. En seguridad se tiene que estar un paso por delante del delincuente".

Layera: Las empresas deben asegurar los fondos de cajeros.

El director Nacional de Policía, Mario Layera, afirmó ayer que solo seis cajeros fueron robados con éxito en 27 intentos ocurridos desde enero de 2017 al mismo mes de este año.

Layera dijo a Telenoche que se mantuvieron conversaciones con las instituciones bancarias y les explicaron que "no es necesario" que el Estado promulgue un decreto para que se tomen las medidas adecuadas.

"Le corresponde a las instituciones asegurar sus propios depósitos", dijo.

Además, recordó que en países de la región como Paraguay, se utilizan sistemas para inhabilitar el dinero y así, desestimular a los delincuentes.

Ante la ola de robos a los cajeros automáticos, la comisión de seguridad del sindicato bancario AEBU respaldó ayer la "esterilización" del dinero mediante entintado.

Aunque la solución del uso de bombas de tinta no es nueva y existen mecanismos técnicos para adoptarlos, el gremio bancario consideró que la demora en aplicar esta medida podría responder a que el dinero de los cajeros y el propio equipo electrónico cuentan con seguros.

Desde AEBU se indicó a radio Monte Carlo que han propuesto analizar el tema con las autoridades, e impulsan que se disponga un posible descuento del Banco Central del Uruguay (BCU) sobre el valor facial de los billetes para canjearlos por otros nuevos.

La comisión de seguridad del gremio bancario consideró ese costo de inutilizar dinero puede estar dificultando la toma de medidas por parte de los bancos. Por su parte, las redes de cajeros automáticos mantuvieron contactos con jerarcas del Ministerio del Interior con el objetivo de profundizar las medidas de seguridad sobre todo para aquellos cajeros más expuestos al vandalismo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)