ASISTENCIA A LA POLICÍA

Militares tendrán su marco legal para actuar en la frontera

Trobo considera que sin ley los soldados “son unos porteros”.

Alerta: el trabajo fronterizo lleva a los soldados al norte. Foto: Archivo El País
Alerta: el trabajo fronterizo lleva a los soldados al norte. Foto: Archivo El País

El Poder Ejecutivo establecerá un marco legal que permita la actuación de las Fuerzas Armadas en la asistencia a la Policía en la custodia de las fronteras secas con Brasil, anunció el ministro de Defensa Jorge Menéndez. El proyecto de ley que se encuentra a estudio del gobierno será enviado al Parlamento en breve, explicó el jerarca.

Menéndez compareció ante la comisión de Defensa del Senado a pedido del diputado nacionalista Jaime Trobo, que lo consultó sobre ese tema. Según Trobo, al no haber un marco regulatorio de la presencia de los militares, "están como porteros".

El ministro rechazó ese calificativo y dijo que un decreto de comienzos de enero habilita en forma parcial la actuación de los uniformados, pero el legislador replicó diciendo que el mismo es insuficiente. Por eso, ahora el Ejecutivo apurará la ley que fijará con mayor rigurosidad el ámbito de actuación de las Fuerzas Armadas.

"El decreto aprobado es una expresión de deseo del Poder Ejecutivo y elude resolver por la vía legal, para lo cual es necesaria una aprobación legislativa, las garantías y el resguardo que necesitan el personal de las Fuerzas Armadas, especialmente del Ejército, para actuar de acuerdo a las competencias que les corresponden por la ley marco de Defensa. El uso de la fuerza o de medios militares para proteger la soberanía y el territorio deben ser respaldados por normas legales que protejan a los funcionarios que actúen, como ocurre con el respaldo legal que fue necesario para el personal que realiza custodia de los perímetros de los establecimientos penitenciarios", manifestó Trobo.

Menéndez insistió en que la tarea de los militares debe ser la de asistencia con logística, tecnología, inteligencia a la Policía, y disuadir con su presencia, pero que no participarán en detención de personas ante la comisión de delitos.

Antecedentes.

Ya en 2016, con motivo de los Juegos Olímpicos que se celebraron en Brasil, el Ejército movilizó a 500 efectivos para reforzar los controles, mientras que la Policía aportó 400, entre los que se cuenta a 250 hombres de la Republicana.

Las bases del Ejército estuvieron en Chuy, Río Branco, Aceguá, Rivera y Artigas. Además se desplegó un patrullaje a lo largo de toda la frontera, con jeeps y vehículos blindados. Se movilizó a unos 70 vehículos, cinco de ellos equipados con radares, cámaras de video y láser, tecnología que permite identificar a una persona a 12 kilómetros de distancia y a un vehículo a 40 kilómetros, con registro de 360°.

A fines de 2017 las Fuerzas Armadas fueron nuevamente desplegadas en la zona fronteriza con Brasil. En total hubo 230 efectivos desplegados con patrullas fijas y móviles, junto con radares llamados SVT (sistema de vigilancia terrestre).

La zona de control abarcó los 250 kilómetros de frontera con Brasil desde el Río Negro, Arroyo la Mina, Río Yaguarón y parte de la Laguna Merín. También se usó equipamiento logístico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)