JUSTICIA

Tres condenados en el marco del crimen de Cristina Jones

Resta la sentencia para el presunto autor del homicidio de la mujer de 78 años que desapareció en junio del 2018 en Punta del Diablo.

Homicidio de Cristina Jones. Foto: Francisco Flores
Homicidio de Cristina Jones. Foto: Francisco Flores

Mientras daba clases de inglés en Maldonado, Carola Ravecca se enteró que en la casa de su madre Cristina Jones -desaparecida hace más de un año- habían hallado restos óseos. Ese 24 de setiembre de 2019, entonces, emprendió un viaje hasta esa vivienda ubicada en Punta del Diablo (Rocha).

Esa noche la pasó durmiendo en su auto frente a una comisaría porque tenía miedo: el principal sospechoso del crimen estaba prófugo.

Al otro día seis personas fueron detenidas en el marco del esclarecimiento del crimen. Tres fueron dejadas en libertad esa misma noche al inicio de una audiencia de formalización. Las otras tres, un hombre y dos mujeres, fueron imputadas por la entonces fiscal de Chuy Sandra Fleitas, ahora en Rosario. Dos como presuntos cómplices de homicidio especialmente agravado y otra como coautora. Ninguna de esas presunciones se pudieron probar. La Justicia determinó en ese entonces la prisión preventiva mientras continuaba la investigación. Al otro día de esa audiencia la Policía logró detener al principal sospechoso: Alejandro Rodríguez, el casero o quien se presentó así ante Carola, Francisco y Alfonso Ravecca, hijos de Jones.

Ese mismo día el hombre declaró ante la fiscal Fleitas que la noche del 15 de junio de 2018, un día antes de que trascendiera la desaparición de Jones, llegó a la casa de la mujer y que ahí habían comenzado a beber. Indicó que en determinado momento se pusieron a bailar en el balcón de la casa. Luego Jones, dijo Rodríguez, hizo una “media vuelta”, se apoyó en la baranda de madera y esta cedió. Jones, agregó, se cayó y se golpeó contra una maceta que estaba sobre el patio de la casa. Narró que luego bajó por la rampa que da al costado del predio y que subió a Jones hasta el dormitorio. Ahí vio que tenía un golpe en la cabeza y que estaba sangrando. En ese momento le preguntó a Jones si pedía una ambulancia, y agregó que ella no respondió y que empezó a tener convulsiones. Fue ahí, relató, que se dio cuenta que Jones estaba sin vida. Luego confesó que la envolvió con una sábana, la ató con unos cables y la enterró en el pozo donde fue hallado el cuerpo.

Fleitas dijo en ese entonces que la declaración era inconsistente ya que, según las pericias realizadas al cuerpo, el fallecimiento de Jones se dio de asfixia por estrangulamiento. El hombre fue imputado ese mismo día por ser el presunto autor de un homicidio especialmente agravado.

Tras la salida de la fiscal Fleitas de Chuy, el caso quedó en manos de Matilde Mattos. El pasado 14 de agosto las tres personas que habían sido acusadas por el crimen de Jones fueron condenadas luego de un proceso abreviado. Según indicaron fuentes judiciales a El País, no se logró probar la participación de dos de los antes imputados. Sí se logró condenar a una mujer por encubrimiento. Era la vecina de Jones que había dado alojo al casero en su casa. Para esta mujer la pena fue de tres años de penitenciaria: 18 meses de prisión efectiva, seis meses de arresto domiciliario y 12 meses en régimen de libertad vigilada, según la sentencia a la que accedió El País. Otra mujer fue condenada por un delito de hurto especialmente agravado y cumplirá 10 meses y 27 días de prisión: era la pareja del casero que vivió en la casa de Jones cuando esta estaba enterrada en el predio.

Según las fuentes, la mujer vendió varios muebles de la casa. El hombre, por su parte, fue condenado por un delito de negociación de estupefacientes e irá 16 meses a prisión. Cuando fue detenido en Montevideo, se lo encontró con droga. El presunto autor aún no tiene condena.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados