INVESTIGACIÓN

Recrean el crimen de Cabral frente a casa de Punta Gorda

Ayer cortaron la Rambla para investigación de Policía Científica y la fiscalía.

Un grupo de técnicos de la Policía Científica evaluó desde distintos ángulos las posibles trayectorias del disparo. Foto: Leonardo Mainé
Un grupo de técnicos de la Policía Científica evaluó desde distintos ángulos las posibles trayectorias del disparo. Foto: Leonardo Mainé

La fiscal de homicidios de segundo turno, Mirta Morales, se pasó toda la tarde de ayer en el lugar donde ocurrió el crimen del grafitero Felipe Cabral, en la Rambla República de México, a metros de Belastiquí. Si bien técnicamente no fue una reconstrucción del hecho, porque no hay un imputado o sospechoso, personal de la Policía Científica realizó una puesta en escena de todos los elementos e indicios con los que se cuenta.

En la tarde del sábado 16 de febrero el artista, vinculado a la Unión de Juventudes Comunistas (UJC), llegó en bicicleta hasta la vivienda que todavía mantiene sus aberturas tapiadas. En su mochila llevaba una cámara de fotos, pinceles y aerosoles.

El joven murió de un balazo en la cabeza. Se sabe que se sentó en un muro y que el disparo fatal ingresó por el parietal izquierdo.

Se sospecha que el disparo podría venir desde atrás y que habría sido disparado desde una casa vecina, ocupada por un hombre de 77 años de edad que fue imputado por tráfico interno de armas.

Tras el crimen, la Policía detuvo al anciano y su hijo pero no se obtuvo las pruebas necesarias para imputarlo. En la actualidad no es sospechoso.

Por lo que se pudo observar desde la vereda de enfrente, un efectivo policial ocupó el lugar del grafitero. Durante varias horas se estuvieron probando diversos ángulos de tiro. Uno de ellos fue desde un portón de hierro ubicado en la casa del vecino imputado.

Para esa prueba se utilizó un puntero láser que marcaba la potencial trayectoria del disparo. La luz roja se marcó sobre una hoja blanca colocada en el cráneo del modelo. Por otro lado, funcionarios policiales de Científica recorrieron la zona con detectores de metales. Además, se tomaron medidas de toda la escena.

El tránsito de Coimbra se desvió por la calle Ciudad de Guayaquil. La rambla se podía tomar recién desde la calle Líbano. En el medio, las calles Belastiquí, Uspallata y la Avenida San Marino estaban cortadas con vallado y guardia policial. Cuando los vecinos pretendían ingresar a sus casas, tenían que explicar muy bien hacia dónde se dirigían. En auto no se podía atravesar la zona.

De todos modos, desde la faja costera la prensa pudo tomar imágenes de una etapa de la reconstrucción. Esa zona no podía ser liberada por la Policía porque es jurisdicción de la Prefectura Nacional Naval.

En determinado momento la fiscal Morales solicitó a la Prefectura de Trouville que retirara a la prensa y los curiosos del área costera.

Un grupo de efectivos, a cargo de un alférez se presentó en una camioneta y dos motos y se desplegó en la zona, dando cumplimiento a la orden de la propia fiscal.

Hasta el momento, la Fiscalía no tiene personas investigadas ni detenidas. "No fue una reconstrucción, estamos tratando de ubicarnos en el lugar. Buscamos pruebas científicas. Nos constituimos en el lugar para ver qué pasó", indicó la fiscal Morales a El País.

Por otro lado, consignó que no se descarta ninguna hipótesis y que la investigación sigue su curso. "Descartamos suicidio, hurto o rapiña. Lo otro todo es probable", afirmó.

Homenaje
Durante la mañana y el mediodía de ayer un grupo de artistas realizó el segundo homenaje al grafitero. Foto: Leonardo Mainé

Durante la mañana y el mediodía de ayer un grupo de artistas se concentró ante un muro de la esquina de Avenida Italia y José Batlle y Ordóñez. En el lugar los grafiteros pintaron un mural de grandes proporciones en homenaje a Felipe Cabral. La palabra "justicia" fue subrayada.

El muro, que está ubicado en uno de los sitios de mayor movimiento de la ciudad, fue pintado de blanco previamente. Decenas de jóvenes participaron de este segundo homenaje. El primero ocurrió el pasado fin de semana en una de las paredes del Cementerio del Buceo.

En la ocasión se colocaron los gatos que dibujaba el artista callejero, un rodillo en acción, un joven en bicicleta y la firma recreada de Felipe (Plef).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)