DENUNCIAN FALTA DE RESPUESTA JUDICIAL

“Se olvidaron de nosotros”, dice dueño de Friopan tras ocupación que generó daños millonarios

Adolfo Fernández dice que la empresa familiar todavía se está recuperando de las pérdidas sufridas en 2019. Sus abogados reclaman que la investigación "se paralizó".

Friopan
Entre desperdicios, roturas y falta de mercadería la empresa perdió seis millones de pesos.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Adolfo Fernández dice que durante esos cuatro días no pudo dormir. Que perdió la brújula y que no sabia a dónde ir porque su empresa estaba ocupada por un grupo de más de 30 sindicalistas. Fernández es la cuarta generación de panaderos de Friopan.

Dice que esa empresa familiar todavía se está recuperando de las pérdidas millonarias que sufrió luego de ser ocupada entre el 24 y 28 de mayo de 2019. Ese 28 de mayo, cuando terminó la ocupación, uno de los empleados que no acompañó la medida sindical, divulgó en redes sociales un video de cómo había quedado la empresa luego de ser desocupada. En las imágenes se veían varios kilos de masa desperdigados por el suelo en estado de fermentación y varios elementos de trabajo dañados.

“Sentí que era una maldad, un atropello, una violación al trabajo, al respeto, a la falta de valores, porque es un producto delicado”, dice Fernández a El País 16 meses después de aquel día, y agrega que las pérdidas que sufrió la empresa por este episodio fueran aproximadamente de “$ 6.000.000 tanto en materia prima como en mercadería”.

“Hubo roturas, robos, dieron vuelta las cámaras de seguridad y hubo clientes que me dijeron ‘no me cumpliste, no me importa vos tenés tus problemas y yo los míos’. Nosotros quedamos como los malos de la película”, sostiene Fernández.

En junio de 2019 los abogados Andrés Ojeda y Fernando Posada presentaron una denuncia penal sobre lo que sucedió dentro de la empresa durante los cuatro días que estuvo ocupada. En la denuncia, a la que accedió El País, la escribana actuante detalló algunos de los daños que sufrió la elaboradora de panificados congelados. Los mismos van desde casilleros abollados, sillas de plástico rotas, hasta media tonelada de masa que quedó en las máquinas amasadoras. Por otra parte, detalla la denuncia, “además de no producir y generar un gran perjuicio a la empresa, se obstaculizó el reparto de pan y bizcochos a los clientes”.

Pero a más de 16 meses de aquella ocupación, los abogados de la empresa dicen que desde julio de 2019, un mes después de la presentación de la denuncia, la investigación por parte de Fiscalía “se paralizó”. “Aportamos mucha prueba y no entendemos por qué razón la Fiscalía dejó de investigar de un día para el otro y nunca retomó la investigación”, dice Posada a El País.

La fiscal de Flagrancia de 3° Turno Silvia Pérez, a cargo del caso, señaló a El País que “la investigación sigue” y que “está demorada un poco, porque había mucha evidencia para analizar, muchas horas de filmación que nos aportaron los denunciantes (...) Nosotros como Fiscalía tenemos que mirar toda la filmación y en eso estamos”, agregó Pérez. La denuncia presentada por Ojeda y Posada destaca que a criterio de los denunciantes, los sindicalistas que estuvieron esos cuatro días ocupando la empresa cometieron “al menos delitos de daño, apropiación indebida y violencia privada”.

Fernández, dueño de Friopan, dice que aún cargan “con una mochila pesada” tras lo sucedido. “No encontramos en la Justicia aún una respuesta, un seguimiento. Está todo trancado y pareciera que esto (por los daños y las pérdidas) no pasó nunca. Se olvidaron de nosotros”, indica el propietario y agrega: “Queremos que se resuelva esto en la Justicia”.

Un empleado que no se adhirió fue amenazado

El conflicto que derivó en la ocupación sindical se dio por la llegada de dos nuevas máquinas que la empresa había adquirido. Allí, dicen en la empresa, se instaló el rumor de que esto generaría despidos. “La gente iba a ser trasladada a otros sectores, donde teníamos mucho falta de personal. No se iba a echar a nadie”, explicaron en Friopan a El País.

Por otra lado, la denuncia presentada por Ojeda y Posada tiene una segunda parte: una amenaza que habría recibido un empleado que no se adhirió a las medidas sindicales y viralizó el video de cómo quedó la planta luego de la ocupación. “Vos no tenés que difundir nada, mañana te voy a hacer sentir el rigor”, fue uno de los textos que le llegaron al hombre, según consta en la demanda. “Esa investigación está mas avanzada”, dijo la fiscal Pérez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados