Publicidad

Investigación administrativa de Cancillería revela que fueron eliminados 10 mails referentes a Sebastián Marset

Informe interno que Francisco Bustillo entregó a Fiscalía concluye que no hubo irregularidades en la concesión del pasaporte al narcotraficante uruguayo.

Compartir esta noticia
Pasaporte uruguayo
Pasaporte uruguayo.
Foto: Darwin Borrelli

Redacción El País
El ministro de Relaciones Exteriores, Francisco Bustillo, informó al fiscal penal Alejandro Machado que la investigación interna que realizó la Cancillería en torno a la entrega del pasaporte con el que escapó el narcotraficante Sebastián Marset de una prisión de Dubái no constató irregularidades administrativas en su gestión.

El jerarca también informó a la Fiscalía que “no ha sido sancionado, trasladado o separado preventivamente del cargo ningún funcionario” de la cartera que dirige.

Tras recibir un oficio de la Fiscalía solicitando información sobre los detalles del trámite del pasaporte de Marset, Bustillo dispuso expresamente a la instructora sumariante que investigara sobre si “se han observado posibles comunicaciones no informadas a la Superioridad en el procedimiento seguido para la tramitación del pasaporte”.

En ese marco, uno de los hallazgos que tuvo la investigación interna se dio el 1° de noviembre de 2022, cuando el director de Tecnología de la Información y Comunicaciones de la Cancillería señaló a la funcionaria sumariante que una auditoría interna arrojó que 10 correos fueron eliminados por usuarios en las bandejas de la Subsecretaria del Ministerio de Relaciones Exteriores que, en ese momento, era titular la vicecanciller Carolina Ache, cuyo asunto o cuerpo refería a Marset.

El director de Tecnología de la Información y Comunicaciones también brindó los nombres de los funcionarios que accedían a la casilla de correo oficial de la subsecretaría del Ministerio de Relaciones Exteriores y agregó en su momento Ache no contaba “con acceso a la casilla de correo”, según se indica en el documento en poder del fiscal Machado.

El director de informática de la cartera también relató a la funcionaria sumariante que “existen seis mensajes enviados de la casilla de la subsecretaria a una cuenta externa de gmail (subsecretariamrree@gmail), de la cual no se puede indicar quién tiene acceso a la misma y cuál es su uso por parte de la Dirección de Tecnología de la Información y Comunicaciones”.

En ese sentido, el 9 de noviembre de 2022, el director de Tecnología de la Información envió a la sumariante un documento señalando que “no existen solicitudes de permiso” para que “la Sra. Subsecretaria Dra. Carolina Ache pueda acceder al correo de Subsecretaría”.

En su informe enviado a Bustillo y que fuera derivado luego por el canciller al fiscal Machado, la funcionaria instructora señaló que “se pudo determinar que existen mensajes al correo de [email protected] desde el 19 de marzo de 2020 al 5 de septiembre de 2022, provenientes principalmente de [email protected]”.

El 14 de noviembre del año pasado, la funcionaria sumariante solicitó información a Ache sobre las personas que accedían al correo subsecretariamrree@gmail.

La exjerarca colorada respondió que esa casilla de gmail era utilizada por “personal de la oficina para temas de agenda”.

La funcionaria sumariante informó a Bustillo que Ache también declaró que fue contactada por el subsecretario del Ministerio del Interior, Guillermo Maciel, en forma telefónica y vía WhatsApp sobre el trámite del pasaporte de Marset detenido en Dubái por portar documentos falsos.

En su informe, la instructora entendió que la pesquisa sobre el contenido de las conversaciones entre Ache y Maciel “exceden” el objeto de la investigación administrativa, en tanto “son comunicaciones entre dos jerarcas políticos del Estado, de diferentes reparticiones, razón por la cual no las agregaré a esta investigación”.

Sin anomalías

En el capítulo titulado “Consideraciones y Conclusiones” del informe enviado a Bustillo y hoy en poder del fiscal Machado, la funcionaria sumariante señaló que “no fue detectada” durante la investigación “ninguna falta administrativa” relativa al procedimiento y gestión del pasaporte de Marset ni en cuanto a las comunicaciones formales por las cuales se impartieron instrucciones.

“Asimismo, las comunicaciones informales aportadas (por distintas reparticiones del Ministerio de Relaciones Exteriores) sustentan la información que por las vías oficiales fueren canalizadas”, se agrega en el texto.

Respecto al procedimiento y la gestión del pasaporte de Marset, la funcionaria dijo que en todo momento la Oficina Consular en Dubái solicitó instrucciones y procedió de acuerdo a lo ordenado por sus superiores en Cancillería.

Y advierte, además, que las reparticiones que dieron instrucciones a la Oficina Consular en Dubái fueron el Departamento de Documentación de Viaje y la Dirección de Asuntos Consulares.

Esas oficinas, afirmó la funcionaria sumariante en su investigación interna, “se ciñeron a impartir las instrucciones en el marco de sus competencias por los funcionarios encargados de dichas áreas”.

Y aseguró que “surge probado” que en todo momento el Departamento de Documentación de Viaje, la Dirección de Asuntos Consulares y la Dirección General para Asuntos Consulares y Vinculación “dieron cuenta” de la situación del pasaporte de Marset remitiendo información recibida por la Oficina Consular en Emiratos Árabes al Ministerio del Interior (Interpol), tanto al canalizarse consultas como en otras instancias.

“Cabe señalar que la normativa vigente al momento de la solicitud de renovación del pasaporte del Sr. Sebastián Marset fueron cumplidos”, expresó la funcionaria sumariante en su informe.

Y agregó que el Departamento de Viaje de la Cancillería efectuó la consulta respectiva sobre si había una requisitoria internacional contra Marset cuando este pedido “no era parte” de las exigencias del trámite. Por ende, manifestó la funcionaria instructora, “no existió irregularidad en cuanto a la tramitación y gestión del pasaporte por las oficinas intervinientes sino que se obró conforme a la legalidad y efectuando los máximos recaudos en atención a las competencias de cada una de las oficinas intervinientes”.

Y concluyó que “no surge” de las comunicaciones entre Ache y Maciel “ningún trato excepcional” en la gestión del pasaporte recordando que la atención inicial del caso surge por encontrarse un ciudadano uruguayo preso en el exterior y, por tanto, se gestionó la asistencia consular de estilo.

En el capítulo denominado “Sugerencias”, la instructora recomienda a Bustillo que la hoy exsubsecretaria del Ministerio de Relaciones Exteriores debería gestionar los permisos necesarios para acceder al correo institucional de su oficina.

Informe

No hubo instrucciones de darle celeridad al trámite

La investigación administrativa realizada en la Cancillería por orden del ministro Francisco Bustillo también apuntó a si el pasaporte otorgado al narcotraficante uruguayo tuvo alguna “ayuda” en la interna de la cartera. La funcionaria instructora afirmó en su documento enviado a Bustillo que sobre el punto fueron consultados todos los funcionarios del Departamento de Documentación de Viaje y de la Dirección de Asuntos Consulares.

Los funcionarios negaron haber recibido instrucciones de algún jerarca de proceder de una forma diversa a la habitual o darle “celeridad” al trámite.

“Todas las declaraciones fueron contestes a la negativa” de una eventual directiva de un jerarca de la Cancillería, agregó la funcionaria sumariante.

Por otra parte, dijo, en todo momento “surge que se mantuvo informado al Ministerio del Interior (Dirección Nacional de Identificación Civil e Interpol) respecto de la situación procesal y de detención de Marset “no habiendo recibido por dichas autoridades comunicaciones específicas de alerta”. “Luego de un análisis exhaustivo y minucioso de los elementos de la presente instrucción, la suscrita instructora se permite concluir que no resulta constatado la ocurrencia de irregularidades administrativas”, concluyó.

La búsqueda

Luego de quedar libre en Dubái al recibir su pasaporte uruguayo, Marset desapareció del radar. Paraguay libró una orden de extradición contra él y durante varios meses su paradero fue desconocido hasta que la Policía uruguaya supo que estaba en Bolivia e informó al gobierno de ese país y a su par de Paraguay.

Los indicios sobre la ubicación real de Marset surgieron luego de diversas operaciones antidrogas, los análisis policiales y otras fuentes de información. Según una fuente de la Policía uruguaya, en los últimos meses se insistió por parte de la Policía uruguaya ante sus pares de Paraguay y Bolivia sobre el posible paradero de Marset en ese país.

Paraguay requiere la extradición de Marset por portar un pasaporte falso de esa nacionalidad cuando fue detenido en Emiratos Árabes Unidos en 2021.

El pasado viernes, el ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Eduardo del Castillo Del Carpio, brindó una conferencia de prensa en la que comunicó los últimos avances en la búsqueda del narcotraficante uruguayo, conocida como el plan de operaciones “León 23”.

Por este caso, dijo, se realizaron más de 83 allanamientos en el territorio boliviano. En estos fueron aprendidas 26 personas, que se encuentran bajo detención preventiva.

“Estamos buscando actualmente a dos personas, cuatro personas fueron beneficiadas por la Justicia con medidas sustitutivas a la detención preventiva, cuatro personas se han beneficiado con mandamiento de libertad y hay 53 personas investigadas”, declaró el jerarca boliviano.

Sin embargo, hasta el momento Marset continúa prófugo de la Justicia internacional.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad