Publicidad

Incautan en Bélgica dos toneladas de cocaína provenientes de un contenedor que había sido escaneado en Uruguay

Funcionarios de la Aduana aseguran que con la tecnología actual "a veces es imposible" detectar los cargamentos; en los próximos meses se instalarán otros tres escáneres.

Compartir esta noticia
Las más de dos toneladas de cocaína viajaron en un contenedor, camufladas entre envoltorios de budín y alfajores
Las más de dos toneladas de cocaína viajaron en un contenedor, camufladas entre envoltorios de budín y alfajores

Redacción El País
En los últimos días se hizo público por parte de la prensa de Bélgica que se llevó a cabo una incautación en el puerto de Amberes de un cargamento de más de dos toneladas de cocaína. La droga había llegado en un barco proveniente de Uruguay.

Según informaron los medios belgas y pudo confirmar El País con autoridades uruguayas, el cargamento fue hallado e incautado el pasado 28 de diciembre.

La droga viajó hacia el país europeo camuflada en alimentos, método utilizado frecuentemente por los narcotraficantes para hacer pasar droga.

En esta oportunidad, la mercadería se encontraba debajo de envoltorios de budines y alfajores de la marca uruguaya Portezuelo, tal como puede verse en varias de las imágenes divulgadas que muestran las incautaciones.

Según confirmaron a El País fuentes del caso, el contenedor en el que viajaba la droga fue escaneado en el puerto uruguayo en noviembre, aunque los funcionarios aseguran no haber visto que se trataba de un cargamento de cocaína.

“El protocolo se cumplió”, aseguró a El País el presidente del sindicato de funcionarios aduaneros, Roberto Valdivieso. Consultado sobre por qué entonces no se reportó la existencia de la droga, dijo que “con el escáner que se sigue usando a veces es imposible darse cuenta de lo que hay adentro”, e hizo hincapié en que “se necesita más tecnología y personal para aumentar la efectividad de los controles”.

De igual manera, Valdivieso dijo que ve “buenas intenciones” por parte de las autoridades y celebró que hace pocos meses haya sido anunciada la compra de tres nuevos escáneres que aumentarán la capacidad de revisión de contenedores, aunque se mostró preocupado con que “faltan meses para que comiencen a funcionar”.

Debido a que se tomó conocimiento del caso en los últimos días, la investigación es aún muy primaria y se están comenzando a recabar las primeras informaciones, por lo que al momento no hay ningún funcionario que esté siendo investigado por el caso.

Según pudo saber El País, previo al control del escáner que realizan los trabajadores aduaneros, se tiene en cuenta un llamado “control de riesgo”, por lo que se presumía que la exportación no tendría mercadería ilícita.

Según la información a la que pudo acceder El País, el cargamento habría sido enviado a Zonamérica, desde donde salió hacia el puerto para ser enviado a Europa.

Se desconoce si el destino final de la mercadería era Bélgica, aunque una de las hipótesis es que buscaban su distribución hacia otros países de la región.

Además de la droga que llegó en la embarcación uruguaya, el 22 de diciembre ya se había incautado en el mismo puerto otro cargamento de características similares pero de 1,4 toneladas, proveniente de Ecuador.

El puerto de Amberes es conocido mundialmente por ser uno de los más utilizados por los narcotraficantes en Europa.

Antecedente

A mediados de 2022, también en el puerto de Amberes, se notificó sobre la llegada de un contenedor con cinco toneladas de cocaína, el cual había pasado por Uruguay.

Si bien Uruguay estuvo en la mira, la mercadería no había partido originariamente del país, sino que se presume que únicamente estuvo de tránsito, ya que el cargamento provenía de Paraguay.

La droga había viajado en ese momento camuflada entre varias toneladas de arroz.

Según dijeron fuentes de Fiscalía, en esa oportunidad no se abrió el contenedor debido a que no existía ninguna advertencia sobre que el cargamento pudiera ser “sospechoso o riesgoso”.

Finalmente existió una alerta por parte de las autoridades paraguayas, aunque esta llegó cuando el cargamento ya había partido, por lo que la mercadería fue recién analizada y descubierta en el país europeo.

Además

Este año funcionarán tres nuevos escáneres para aumentar control

Uno de los elementos que ha sido fuente de crítica y del que se ha cuestionado su efectividad es el escáner del puerto de Montevideo. Desde la Dirección Nacional de Aduanas y el Ministerio del Interior se reconoció este problema, y en respuesta se llevó adelante la compra de tres nuevos escáneres, los cuales estarán operativos en este año.

Desde el gremio de trabajadores de la Aduana habían dicho a El País hace algunos meses -previo a la compra- que el escáner estaba “quedando obsoleto”. Según reportes de la Dirección de Aduanas, el escáner que aún sigue funcionando puede registrar entre 100 y 200 contenedores diarios, mientras que los tres nuevos dispositivos tendrán capacidad para escanear 180 por hora.

Según pudo saber El País en diálogo con fuentes del Ministerio del Interior, las nuevas adquisiciones llevarán a que la tasa de revisión de contenedores ronde el 80%, aumentando considerablemente un porcentaje que entienden que era “demasiado bajo”.

La empresa encargada de llevar adelante el servicio es la estadounidense S2 Global Inc., a la cual se le pagarán 42 millones de dólares por estar a cargo de los escáneres durante los próximos 10 años.

Si bien los dispositivos serán destinados al puerto de Montevideo, dos de ellos quedarán instalados de manera fija, mientras que el restante podrá ser trasladado al interior del país, “según las necesidades”.

“Los equipos son de última generación y recogen las últimas mejoras en el control y fabricación”, dijo al momento de anunciar la compra el director de Aduanas, Jaime Borgiani.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

trafico de drogas

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad