SAUCE DE PORTEZUELO

Expulsan a argentino tras fiesta de 560 personas en Maldonado

El hombre será expulsado de Uruguay por haber violado las normas que prohíben realizar aglomeraciones para evitar la propagación del coronavirus.

Mónica Gonzaga, madre de Adriano Sessa, dijo que su hijo  “está muy triste”. Foto: Ricardo Figueredo
Mónica Gonzaga, madre de Adriano Sessa, dijo que su hijo “está muy triste”. Foto: Ricardo Figueredo

A la exvedette argentina Mónica Gonzaga y a su hijo Adriano Sessa los citaron ayer a la tarde en la Jefatura de Policía de Maldonado para darles una mala la noticia. El ministro del Interior, Jorge Larrañaga, había decidido cancelar la residencia temporaria de Sessa y expulsarlo del territorio uruguayo tras haber organizado una multitudinaria fiesta clandestina.

“Me acaban de avisar que hay una confirmación de deportarlo, no entiendo si es verdad o mentira”, dijo Gonzaga en diálogo con El País luego de acudir a la Jefatura.

La decisión de Larrañaga se tomó, de acuerdo a lo que indicaron fuentes de la cartera a El País, porque se entendió que Sessa “violó normas que prohíben expresamente las aglomeraciones en función de la emergencia sanitaria declarada por el Poder Ejecutivo”.

El pasado sábado la Policía y personal de Gestión Ambiental de la Intendencia de Maldonado se hicieron presentes en la casa de Gonzaga en Portezuelo, tras recibir denuncias sobre una fiesta clandestina. Según indicaron fuentes policiales, al llegar al lugar se encontraron con 560 personas aglomeradas.

Las autoridades dieron cuenta al fiscal Schubert Velázquez, que estaba de turno, y este dispuso la incautación de una computadora, un proyector y luces de colores.

Cuando llegó la Policía, indicaron fuentes de Fiscalía, la fiesta se disolvió sin problemas por lo que no se constató un delito de desacato.

Sin embargo, el Ministerio del Interior comenzó a analizar de inmediato la posibilidad de expulsar del territorio uruguayo a Sessa, quien se hizo responsable del evento. Desde la cartera entienden que se trata de una medida ejemplarizante para que no vuelvan a ocurrir este tipo de situaciones, las que generen un riesgo para la salud en momentos de crecimiento exponencial de los casos de COVID-19.

Sessa y Gonzaga niegan que se haya organizado una fiesta clandestina. “Se hizo un cumpleaños con amigos y mi hijo mandó una propaganda entre los amigos y ellos empezaron a invitar chicas”, comentó la exvedette. Ella, que es la propietaria del lugar, dijo que “empezó a llegar gente por la rambla”, pero sostuvo que muchos “estaban en la rambla” y no en su casa.

Adriano Sessa y Mónica Gonzaga. Foto: Ricardo Figueredo.
Adriano Sessa y Mónica Gonzaga. Foto: Ricardo Figueredo.

La madre de Sessa sostuvo que la decisión de expulsarlo de Uruguay le parece “dura”. “Entiendo que sea una forma ejemplarizante para todas las fiestas que hay clandestinas. Pero nosotros no somos organizadores de fiestas clandestinas”, agregó.

Fuentes de la cartera señalaron a El País que “se dispuso la cancelación de la residencia temporaria oportunamente otorgada por la Dirección Nacional de Migración del ciudadano argentino” Sessa y como consecuencia de eso “se dispondrá la expulsión del territorio nacional de la persona” a la brevedad.

Gonzaga añadió que tanto ella como su hijo tienen la residencia temporaria desde hace “un poco más de un año”.

“Él está muy triste, yo vivo en la casa en la playa y él me estaba acompañando mientras estudiaba para los exámenes de ingeniería”, dijo la madre y alertó que ellos mismos fueron los que “pararon la cosa” -en referencia a la fiesta- y llamaron a la Policía”.

“Estamos en situación de pandemia y evidentemente así como en un momento cerraron las fronteras ahora deciden deportar a mi hijo”, reflexionó Gonzaga.

Interior pide reunión con Cosse por “medidas”

Autoridades del Ministerio del Interior le enviaron una carta a la intendenta Carolina Cosse para que solicite una reunión “urgente” del Cecoed. Desde la cartera le expresaron a Cosse que la Policía ha intervenido 20 veces durante el fin de semana pasado por aglomeraciones en distintos puntos de la capital.

Por otra parte, le señalaron que se dieron aglomeraciones por cuerdas de tambores, “llegando a haber 200 personas” reunidas.

Es por esto que las autoridades le plantearon a Cosse la “necesidad” de que haya un vallado los fines de semana a partir de las 21 horas en la zonas donde se dieron estas situaciones y que, además, se fiscalice “el desplazamiento de las cuerdas de tambores por las calles con el fin de evitar aglomeraciones que ponen en riesgo la salud de todos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error