CASO DE LA MANSIÓN DEL SEXO

Crimen de Edward Vaz: 24 y 25 años para la expareja y los sicarios

Para Leticia Giachino, conocida como la "hermana del alma" de Moraes se dispuso una pena de ocho años, la misma que para el chofer que manejó en Maldonado.

El chalet de Punta del Este, que pasó a ser conocido a nivel público como la mansión del sexo. Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo

La jueza de Maldonado Ana María Guzmán dispuso 24 años de prisión para Lulukhy Moraes por coautoría del homicidio del docente y expareja, Edward Vaz, informó a El País Martín Etcheverry, abogado de la familia del profesor. También estableció la misma pena para la pareja de Moraes de ese momento, Mauro Machado.

Por otra parte estableció penas para dos de los tres sicarios que participaron del crimen. Uno de ellos, quien manejó desde Montevideo para llevar al ejecutor, fue sentenciado con 24 años. Otro, encargado de tocar el timbre para que Vaz saliera recibió 25 años, ya que no es primario. El tercero, que fue quien se presume que apretó el gatillo, será juzgado en una investigación aparte, dijo Etcheverry.

Asimismo, Leticia Giachino, conocida como la "hermana del alma" de Moraes, deberá cumplir una pena de ocho años. "Ella compró los celulares que se usaron para comunicarse entre los dos vehículos, pero no tuvo una participación directa en el planeamiento del homicidio, fue subordinada y ordenada por Moraes y por tanto fue una herramienta", explicó Etcheverry.

La misma pena de ocho años se dictó para el chofer que manejó en Maldonado, empleado de Moraes, "que fue el que los fue a buscar en la parada 40, los llevó a lo de Vaz y volvió para atrás. Él creía que le iban a dar un susto, no sabía que la intención era matarlo", agregó el abogado.

El docente de inglés Vaz fue asesinado en 2018 por sicarios contratados por su excónyuge y una amiga, según la Fiscalía. Por diferencias patrimoniales con su expareja Vaz, Moraes y su íntima amiga, Leticia Giachino, contrataron a sicarios de Montevideo para ultimar al docente.

Moraes mantuvo un vínculo sentimental con Vaz de más de diez años hasta 2005 cuando la misma finalizó. Sin embargo continuaron viviendo en la misma mansión. Posteriormente, Moraes mantuvo una relación sentimental con un joven hasta el momento de la acusación de la Fiscalía (2018). Todos vivían bajo el mismo techo junto a Leticia Giachino, amiga de la “reina gitana” como Moraes era conocida. Pero la puja por el dinero deterioró la relación de Vaz con el resto de los que vivían en la mansión y tras una discusión con la nueva pareja de Moraes, el docente decidió irse a un apartamento. Moraes y Vaz compraron varios bienes cuando estaban casados y en 2016 se los vendieron, en su mayoría, a Giachino.

El pago para el encargado de tocar el timbre fue $ 3.000, y su tarea era garantizar que el docente saliera al exterior. El encargado de disparar recibió una suma de $ 7.000.

El caso se conoce como la “Mansión del Sexo” porque la residencia denominada “Gipsy Queen” y ubicada en el barrio Beverly Hills de Punta del Este, fue escenario de fiestas swinger.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados