Publicidad

Caso Pinar Norte: narcotraficante usó a cuatro niños como "escudo" por si era detenido

Las hipótesis manejadas en la investigación sostienen que los menores fueron llevados por el narco para ser usados como “escudos". La fiscal Fleitas ya tiene pistas sobre la identidad de los homicidas.

Compartir esta noticia
La Fiscalía y la Policía de Canelones buscan ahora identificar a las personas que mataron al joven y a un menor de 2 años.
La Fiscalía y la Policía de Canelones buscan ahora identificar a las personas que mataron al joven y a un menor de 2 años.
Foto: Francisco Flores/El País

El Chevrolet Aveo arrancó a las 23 horas del jueves 22 desde la ciudad de Canelones en dirección a El Pinar. El auto era conducido por un hombre de 40 años hoy investigado por la fiscal de la Costa, Sandra Fleitas, y la Policía canaria por tráfico de drogas.

En el Chevrolet viajaban el conductor, un joven de 22 años como acompañante y en el asiento trasero iban cuatro niños de dos, cinco, seis y ocho años. En un momento, los dos adultos pensaron en llevar también a un bebé de ocho meses, hijo de uno de ellos, pero desistieron a última hora.

Era la madrugada del lunes 23 cuando el auto llegó a una casa de madera ubicada en las calles Figueroa y Canelones (Pinar Norte), el conductor del vehículo descendió. Caminó unos metros e ingresó a la vivienda donde funciona una “boca” de venta de drogas.

Supuestamente, según declaró horas más tarde, su intención era vender drogas. Sin embargo, la investigación de la Fiscalía y de la Policía constató que el individuo arribó al lugar a cobrar una “cuenta” por la entrega de estupefacientes.

Mientras el hombre hablaba con dos mujeres que regenteaban la “boca” de drogas, se escuchó una ráfaga de disparos que impactaron en el Chevrolet Aveo. Le habían hecho una emboscada.

El joven de 22 años y su hijo de dos resultaron heridos de gravedad. Otros dos niños, de cinco y ocho año sufrieron lesiones. Un cuarto menor resultó ileso.

Los tiros provinieron de un auto y de una moto. Vecinos contaron hasta una treintena de disparos.

El hombre salió de la casa y se subió al auto. Trasladó al niño ileso hasta una pizzería donde lo dejó con un celular y pidió que no se lo dieran a nadie. Posteriormente, regresó al auto donde estaban los niños heridos y el joven de 22 años agonizando y prosiguió camino hacia las calles Wilson Ferreira y Avenida del Lago (Paso Carrasco) donde pidió ayuda en la Seccional 26.

El joven falleció en la seccional y los niños fueron derivados al Hospital Pereira Rossell donde permanecen estables.

Al momento de ser detenido, el chofer del auto llevaba $ 16.000 con él. “Era dueño de un auto, no trabajaba y hacía poco que había salido de la cárcel” dijo una fuente del caso a El País.

¿Por qué el traficante de drogas llevó a cuatro niños pequeños en la madrugada a una “boca”? Según hipótesis manejadas en la investigación, el conductor del Chevrolet Aveo y su acompañante subieron a los cuatro niños en el auto para utilizarlos como “señuelos” en caso de que la Policía detuviera el vehículo -las probabilidades eran altas porque sabían el vínculo que tenía el conductor con una familia de traficantes de Canelones- o como “escudos” porque intuían que podían enfrentar problemas con las personas que regenteaban la “boca de drogas” ubicada en Pinar Norte.

“Los expertos”

El conductor del Chevrolet Aveo está vinculado sentimentalmente con una de las hijas de un conocido traficante de drogas de Canelones, hoy preso por ese delito.

Las dos hijas del viejo narco son madres de los niños utilizados como “escudo” en Pinar Norte y ambas tienen antecedentes penales por comercialización de drogas. La madre del niño de dos años muerto salió hace pocos meses de prisión donde purgaba una condena por narcotráfico. Mientras que la madre de los otros dos niños heridos en la emboscada actualmente cumple prisión domiciliaria por tráfico de drogas. Poco después de llegar a su hogar, la mujer vendió dos autos: un Chery modelo QQ y un BYD.

“Se trata de una familia de traficantes de drogas. No estamos ante un caso de venta de drogas por vulnerabilidad económica como se dijo. Las mujeres son jóvenes y tienen casas y autos de su propiedad”, explicó la fuente del caso.

Ahora la indagatoria apunta a identificar a los autores de los dos homicidios. Las pericias serán claves para la investigación de la fiscal Fleitas.

Además

Imputan a chofer y a dueña de una “boca”

El viernes 23, el juez de Ciudad de la Costa, Bernando Bueno, decretó la prisión preventiva de una de las mujeres que estaban en la “boca” de venta de droga frente a la que mataron a un niño de dos años y su padre de 22 en Pinar Norte.

La imputación fue por venta de estupefacientes y deberá cumplir 100 días de prisión preventiva mientras continúa la investigación. La abogada defensora de la imputada apeló alegando, entre otros argumentos, que la mujer está embarazada. Un Tribunal de Apelaciones le dio la razón y por ello la mujer enfrentará una prisión domiciliaria de 90 días. Además, deberá utilizar una tobillera electrónica.

La madre de la imputada, que también había sido detenida, quedó libre porque, según informó el director de Comunicación de Fiscalía, Javier Benech, esta persona pudo demostrar que estaba de forma casual en la casa donde funcionaba la “boca”.

El hombre que dirigía esa “boca” está preso, pero según dijo el jefe de Policía de Canelones, Víctor Trezza, en conferencia de prensa, su pareja y la madre de ella reabrieron el lugar.

A las 17:30 horas del viernes 23 comenzó la audiencia de formalización en el Juzgado de Canelones del chofer del auto donde viajaron las víctimas de la balacera en Pinar Norte. La Justicia lo formalizó por encubrimiento y omisión de asistencia.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Judicialesnarcotráfico

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad