INVESTIGACIÓN

Con el asesino de Lucas Zanolli preso, la Policía va ahora tras una mujer

La Policía pudo comprobar que había una mujer en el auto con Lucas y su asesino. Ahora, los investigadores trabajan para identificarla, detenerla y llevarla ante la Justicia.

Operativo policial por el homicidio de Lucas Zanolli. Foto: Francisco Flores
Operativo policial por el homicidio de Lucas Zanolli. Foto: Francisco Flores

El asesino de Lucas Zanolli no quiso declarar. Lo único que dijo durante la audiencia de formalización de la investigación por el crimen del joven de 18 años fue “sí”. Lo dijo en respuesta al juez Alejandro Asteggiante, quien le preguntó si había entendido el argumento presentado por la fiscal Adriana Edelman para imputarlo por un homicidio muy especialmente agravado. Y fue el único sonido que emitió durante los 20 minutos que duró la instancia judicial.

Ayer Asteggiante determinó que había elementos suficientes para que el hombre de 20 años fuera enviado a prisión preventiva como medida cautelar mientras Edelman sigue adelante con la investigación de cara a un juicio oral. En este se conocerá la eventual condenado por el asesinato del joven de 18 años que conmocionó al país.

En tanto, la investigación del caso determinó ayer que dos de las mujeres que habían sido detenidas el martes quedaran en libertad. La fiscal no encontró, hasta el momento, pruebas suficientes como para involucrarlas en el homicidio de Lucas. Ahora la Policía apunta a tratar de identificar quién estaba con Lucas y su asesino cuando se subieron al Volkswagen Gol de la víctima.

Lo que se sabe.

En noviembre Lucas Zanolli puso su auto a la venta. A través de la plataforma Marketplace, de la red social Facebook, y también por Mercado Libre, publicó fotos de su auto, un Volkswagen Gol G1 del año 1986. El día 3 de ese mes recibió un mensaje a través del chat de Facebook. Era una persona interesada en comprar su vehículo. El hombre que lo contactó se identificó con su nombre real, pero tenía de perfil su segundo apellido y no el primero. Le hizo varias preguntas sobre el auto, y luego pasaron varios días sin que la conversación se retomara. El 20 de noviembre, sin embargo, esta persona volvió a escribirle a Lucas. Ahora quería encontrarse con el vendedor para poder ver el vehículo. Ese día pactaron un encuentro en la casa de Lucas, en Colón. También estaba la novia de Lucas cuando el hombre llegó al lugar. El supuesto interesado le preguntó por el sistema de GPS que el vehículo tenía, y luego salieron juntos para probarlo.

Policía Científica trabaja en la escena del crimen de Lucas Zanolli. Foto: Francisco Flores
Policía Científica trabaja en la escena del crimen de Lucas Zanolli. Foto: Francisco Flores

Pasaron 7 días de ese encuentro y Lucas volvió a recibir otro mensaje del hombre. Otra vez quería ver el auto y terminar de sacarse algunas dudas para comprarlo, según argumentó. Lucas y esta persona volvieron a dar una vuelta en el vehículo.

Finalmente, el 29 de noviembre el interesado le dijo para verse una vez más, pero ya para comprarlo. Dijo que quien le daría los US$ 4.500 que Lucas pedía por su auto sería su madre. Y entonces fue nuevamente a Colón con una mujer que lo acompañó.

Eran las 18:00 horas; Lucas estaba arreglando un auto con unos amigos. Les dijo que ya volvía, que iba a probar su auto con el comprador y su madre. Pero pasaba el rato y Lucas no regresaba. Sus amigos, preocupados, decidieron llamarlo y notaron que el teléfono estaba apagado. Su última conexión había sido a las 18:40. A las 19:28 de ese lunes también se apagó la señal de GPS que tenía el vehículo. Enseguida los familiares denunciaron la ausencia del joven de 18 años y mantuvieron la esperanza de que la Policía lo encontrara.

Pero al otro día llegó la peor de las noticias: habían hallado el cuerpo de Lucas y también su auto en el galpón de una casa ubicada en Bérgamo y Tesino, en Jardines del Hipódromo. Ahí vivían tres personas: el presunto comprador, su madre y su hermana. Los tres fueron detenidos.

Según se desprendió del análisis de las cámaras de videovigilancia del Ministerio del Interior, Lucas subió al auto con dos personas: un hombre y una mujer. El hombre iba del lado del acompañante y la mujer del lado de atrás. A Lucas lo mataron en el trayecto que se realizó desde Colón, donde vivía, hasta Jardines del Hipódromo, donde lo encontraron. Murió de asfixia mecánica (estrangulado), y el único motivo para matarlo, de acuerdo a la investigación, fue hacerse de su auto. Un delito con el fin de cometer otro delito; un hurto seguido de un homicidio. Por eso la fiscal pidió que se tipificara homicidio muy especialmente agravado, que tiene una pena mínima de 15 años de penitenciaría.

Quien hoy esta en prisión preventiva por este crimen dejó el auto en el garaje de su casa y luego escondió el cuerpo del joven en un galpón. Según dijeron a El País fuentes de la investigación, la intención del asesino era deshacerse del cuerpo, pero no le dio el tiempo: la Policía encontró el auto en pocas horas. Lograron ubicar el lugar porque rastrearon el nombre del presunto comprador en Facebook. Cuando la Policía llegó también vio que el vehículo ya tenía puesta una chapa apócrifa.

La fiscal Edelman y la Policía están convencidos, porque las pruebas así lo indican, de que en el auto de Lucas había tres personas: la víctima, el asesino y una mujer. Ahora los investigadores van tras los pasos de esta persona. Para poder determinar su identidad será clave el análisis de las cámaras.

La madre del asesino y su hermana habían sido detenidas en el marco de la investigación, pero finalmente fueron liberadas por falta de pruebas. De todas maneras, se continúan reuniendo y analizando elementos para poder determinar quién era la mujer que tuvo participación en el asesinato de Lucas.

Fuerza intensa.

“El aberrante hecho fue consumado por el imputado y su acompañante durante las primeras horas mediante estrangulación”, relató la fiscal Edelman ayer durante la audiencia de formalización. La representante del Ministerio Público indicó también que en la vivienda del asesino se incautaron diferentes objetos. Una escopeta, un rifle, una gran cantidad de cartuchos con diferentes calibres, una pistola, las chapas que el asesino puso en el auto de Lucas y una campera blanca, que se presume habría utilizado el día que pactó el encuentro para ver el auto.

Manifestación por el crimen de Lucas Zanolli. Foto: Leonardo Mainé
Manifestación por el crimen de Lucas Zanolli. Foto: Leonardo Mainé

“La víctima fallece por estrangulamiento, que requiere un ejercicio de fuerza intensa que solo puede ser ejercida por quien tiene una intención homicida y que no cesó hasta que su acto delictivo fue consumado”, explicó ayer la fiscal Edelman durante la audiencia.

Por estos argumentos, sumados a que aún hay una persona que no fue ubicada y que participó del crimen; y teniendo en cuenta el riesgo de fuga que existe debido a la cantidad de años que podría pasar en prisión si se probara la teoría en un juicio oral, además de que el imputado puede ser un riesgo para la familia de la víctima, es que la fiscal Edelman solicitó ayer la prisión preventiva. Esta medida cautelar vencerá el 3 de junio de 2022. Mientras, Edelman seguirá recolectando evidencias para probar en un juicio que el imputado mató a Lucas, y la Policía seguirá en busca de su cómplice.

“Muchas puntas por investigar”

La fiscal de Homicidios Adriana Edelman habló ayer en rueda de prensa sobre la formalización de la investigación respecto al crimen de Lucas. “Tengo que ser muy cautelosa, quedan muchas puntas por investigar”, indicó. A su vez, explicó que “el vehículo (de Lucas) es importante” en el desenlace fatal. “Quiero ser cautelosa”, repitió Edelman, y luego agregó: “Se lo imputó por homicidio muy especialmente agravado y la pena mínima (por ese delito) es de 15 años”.

Descartado totalmente el secuestro.

Mientras que la Policía estaba abocada a la búsqueda de Lucas, su familia recibió un llamado. Pedían dinero a cambio de entregar con vida al joven, pero eran oportunistas. La llamada provino de un número mexicano y quedó descartado que Lucas hubiera sido secuestrado. “Según la información policial, ha sucedido en otras ocasiones que cuando se publican imágenes por internet existen oportunistas de otros países que pretenden sacar rédito de esto”, explicó ayer la fiscal del caso.

Conmoción

Lucas había desaparecido el lunes alrededor de las 19:00 horas. El martes la Policía halló el cuerpo del joven y el vehículo que intentaba vender. El auto estaba en el garaje de una casa ubicada en Jardines del Hipódromo. El cuerpo del joven estaba escondido dentro de un pequeño galpón. La muerte de Lucas, que se dio para robarle su auto, generó indignación, dolor y conmoción en el país. Las huellas dactilares que había en el auto permitieron a la fiscal solicitar la imputación del principal sospechoso de haberlo asesinado.

Lucas y más homenajes de despedida
Manifestación por el crimen de Lucas Zanolli. Foto: Leonardo Mainé

Está previsto que este domingo, en el viejo aeropuerto de Carrasco, se realice un encuentro de automóviles en honor al joven asesinado el lunes. “En memoria de Lucas Zanolli”, se llama el evento de personas que conocieron al joven por compartir la misma pasión: los autos. También amigos y fanáticos de autos se movilizaron el miércoles en reclamo de justicia. En un clima de dolor y respeto, decenas de allegados a Lucas cortaron la calle y unieron sus voces para pedir justicia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados