HOY IMPUTARÁN AL PRINCIPAL SOSPECHOSO

Homicidio por hurto, la principal hipótesis del crimen de Lucas Zanolli

La fiscal de Homicidios Adriana Edelman solicitará hoy a la Justicia que se impute al principal sospechoso del crimen. El móvil del homicidio fue el hurto, según apuntan los investigadores.

Manifestación por el crimen de Lucas Zanolli. Foto: Leonardo Mainé
VEA EL VIDEO

"Vamos a buscar la plata a mi casa”. Esas fueron las últimas palabras que escuchó Lucas Zanolli cuando se subió en el Volkswagen Gol que tenía en venta. Se había encontrado con un presunto interesado en comprar su auto a las 19 horas en Colón, donde vivía con su madre. No podía imaginar el horrendo desenlace.

Lucas subió al vehículo junto al interesado y a la madre de este, que también había ido hasta el lugar. Ya se habían encontrado al menos una vez anteriormente. Pero lo cierto es que nunca hubo una intención de compra. Era una trampa.

Los investigadores presumen que a Lucas lo mataron estrangulándolo, aunque aún restan las pericias forenses que lo terminarían de confirmar. También suponen que Lucas nunca llegó con vida a esa casa donde le iban a pagar los US$ 4.500 que pedía por su Volkswagen Gol G1 del año 1986.

La investigación en torno al asesinato ha avanzado en las últimas horas. La fiscal de Homicidios Adriana Edelman pedirá hoy que se impute al principal sospechoso de haber matado a Lucas. Esta persona es un hombre de 20 años carente de antecedentes penales, pero con varias indagatorias policiales encima. Entre ellas, narró una fuente, un hecho de similares características en el que habría intentado engañar a otra víctima para robarle.

Quienes están a cargo de la investigación del homicidio dicen que el hombre que está detenido se dedicaba a la “construcción” y que “hacía changas”. Hoy la fiscal, en una audiencia de formalización que quedó fijada por Edelman, deberá presentar su teoría del caso y determinar, según las pruebas que recogió en las 48 horas que lleva de indagatoria, si los detenidos fueron los asesinos de Lucas y qué rol tuvieron en el fatal desenlace.

De acuerdo a lo que explicaron fuentes del caso a El País, el móvil del crimen habría sido el hurto. Señalaron que quienes lo mataron pensaron primero en robarle el auto, que luego terminaron asesinándolo y que querían deshacerse del cuerpo una vez que se “enfriara todo”. Pero el plan se frustró porque la Policía pudo hallar a Lucas, que estaba desaparecido desde las 19 horas del lunes, cuando se encontró a quienes habrían sido sus asesinos.

El auto fue finalmente hallado en una casa del barrio Jardines del Hipódromo. Allí también estaba Lucas, ya sin vida, por lo que los investigadores creen que fue llevado muerto al lugar.

Manifestación por el crimen de Lucas Zanolli. Foto: Leonardo Mainé
Manifestación por el crimen de Lucas Zanolli. Foto: Leonardo Mainé

Justicia.

Decenas de personas se concentraron ayer con el objetivo de unir sus voces y gritar: “¡Justicia!”. Amigos y conocidos de Lucas, los que compartían su pasión por los autos, llegaron sobre las 17:30 horas a los alrededores del Palacio Legislativo y cortaron la calle.

Los gritos por momentos quedaron tapados por otro sonido: el de los motores. Así fue como los allegados al joven decidieron hacerse sentir.

“Esto no puede pasar más, queremos justicia”, dijo a El País Sebastián Coitiño, que conocía a Lucas porque a él también le gustan los autos.

“Era un botija laburante, que siempre luchó por tener lo de él, un pibe familiar, y se lo llevaron así como si nada, por un auto”.

Los conductores que pasaban por la zona se sumaban al reclamo, al apoyo y al dolor. “Fuerza gurises”, gritó un hombre mientras pasaba lentamente por al lado de los manifestantes que sostenían carteles con la foto de Lucas.

El joven de 18 años había sido despedido más temprano por sus familiares y muchos de sus amigos. La investigación por su asesinato se iniciará penalmente hoy.

Manifestación por el crimen de Lucas Zanolli. Foto: Leonardo Mainé
Manifestación por el crimen de Lucas Zanolli. Foto: Leonardo Mainé

El crimen de Lucas, entonces, según la principal hipótesis de la Policía, se trató de un homicidio por un hurto. Si bien su familia recibió un llamado pidiendo plata a cambio de entregar al joven con vida, esto habría sido un engaño. La Policía, según supo El País, tiene descartada la teoría de un secuestro.

Era mecánico, tenía un negocio y amaba los autos
Manifestación por el crimen de Lucas Zanolli. Foto: Leonardo Mainé

Dicen que Lucas Zanolli, desde que tenía dos años, veía ruedas y se “transformaba”. El joven asesinado, según cuentan sus allegados, amaba los vehículos desde muy pequeño. No importaba si era una bicicleta o el mejor de los automóviles.

Vivía en Colón con su madre. Tenía cuatro hermanos y pasó tres de sus 18 años estudiando para convertirse en lo que logró el año pasado, ser mecánico automotor.

Estudió en los Talleres Don Bosco, en el Centro, donde hizo también varias amistades. El año pasado, durante la pandemia, Lucas había decidido emprender su propio negocio y la mejor forma que encontró para hacerlo fue a través de su cariño por los autos. Así, inauguró “Zanolli Carwash”, un lavadero de vehículos que funcionaba los sábados y domingos de 10 a 18 horas. En sus redes sociales documentó cada auto que pasó por allí y poco a poco la comunidad que lo seguía empezó a crecer. Lucas también era apasionado por la fotografía y muchas veces unía sus dos amores.

“A veces iba a Sauce de Portezuelo o a Piriápolis y le sacaba fotos al auto”, cuenta a El País un allegado al joven. Y agrega: “Todos lo recuerdan como un chiquilín superalegre y la situación shockeó tanto a conocidos como desconocidos”. Es cierto que los que vivieron cerca de Lucas destacan su alegría y su ancha sonrisa.

“Era muy fierrero”, comenta un allegado. También explica que el Volkwagen Gol que pretendía vender era su segundo auto y que quería cambiarlo. Fue por eso que el joven puso a la venta el vehículo en la plataforma Marketplace de la red social Facebook. Pero Lucas fue engañado y ese presunto comprador que se contactó con él ahora es el principal sospechoso de su asesinato.

“El auto era su vida, era una de las cosas que más quería. Siempre le hacía algunas arreglitos y alguna cosita para que quedara más lindo”, cuenta a El País otro conocido del joven conmocionado por su muerte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados