ACCIDENTES FATALES

Hay un lesionado en el tránsito cada 16 minutos

En 14 días hubo 20 muertos, tres más que el año pasado.

Tres de cada cinco fallecidos en la primera quincena de enero circulaba por rutas nacionales. Foto: La Semana
Tres de cada cinco fallecidos en la primera quincena de enero circulaba por rutas nacionales. Foto: La Semana

Antes de lo que demora un niño en leer esta nota, habrá habido un nuevo lesionado por accidentes de tránsito. Hay un 7% de posibilidades de que ese lesionado fuera en un vehículo en que el conductor estaba alcoholizado. Existe un 2% de chances de que en lugar de un lastimado, se trate de un muerto. Y de ser un fallecido cabe la misma probabi-lidad que al tirar una moneda —50 y 50— de que circulara en moto.

Esta catarata de especulaciones es el reflejo de los datos de siniestralidad en la primera quincena de enero. La Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev) constató un arranque de año accidentado; con 1.222 lesionados, de los cuales hubo 1.043 heridos leves, 159 graves y 20 fallecidos, tres más que en igual período de 2017.

Entre los muertos, la mitad circulaba en moto y la mayoría (tres de cada cinco fallecidos) se accidentó en rutas nacionales. Solo la ruta 5, en sus 500 kilómetros, se cobró cuatro vidas; tres a la altura de Tacuarembó y una en Florida.

Uno de los fallecidos en la ruta 5 era brasileño, siendo el único ciudadano extranjero dentro de los muertos en la primera quincena del año. El hecho ocurrió el 12 de enero, cinco minutos antes del mediodía. En ese mismo siniestro, a la altura del kilómetro 309, murió otra persona.

La jornada más mortal del año fue el Día de Reyes. Entre las 10 de la mañana y las 22 horas de este 6 de enero murieron cinco personas, cada una de ellas en un accidente distinto.

El primero de los fallecimientos del año, siempre por accidentes de tránsito, fue a las 21 horas del 2 de enero, en Montevideo.

La capital concentra a uno de cada cuatro siniestros en los que hubo un fallecido y la mitad de los muertos en ciudades o caminos departamentales.

En rutas nacionales, sin embargo, las que pasan por Canelones y Tacuarembó son las que obtuvieron peores resultados de siniestros fatales.

El informe preliminar de la Unasev solo toma los quince primeros días, cuando el organismo usa la referencia mensual. Esto puede hacer variar la estadística, aclaró a EFE el director Fernando Longo. Además, la Unidad da un margen de 30 días posterior a un siniestro para contabilizar si los lesionados terminan falleciendo.

El control.

Del total de 608 espirometrías que se realizaron a los conductores que participaron en siniestros de tránsito con lesionados, hubo 43 (7%) en las que se encontró alcohol en sangre —o su equivalente en la exhalación.

En casi la mitad de los resultados positivos (19 de los 43) el conductor presentaba 1,2 gramos o más de alcohol por litro de sangre. Estos conductores estaban literalmente borrachos. Recuérdese que con cuatro gramos de alcohol por litro ya se ingresa en el coma etílico.

La otra mayoría de las espirometrías positivas (10 de 43) estaban en la franja más baja: de 0,1 a 0,3 gramos por litro. Estos conductores no hubiesen sido sancionados previo a la normativa de 2016, la que eliminó la tolerancia de esta droga para el manejo.

Los restantes 14 casos se reparten, casi equitativamente, entre las franjas intermedias. Estos resultados son similares a los que la Policía de Tránsito de Maldonado ha registrado en base a intervenciones al azar.

Aunque la cifra de alcoholemias positivas haya sido inferior a otros períodos, la Unasev reitera que la relación entre la droga y los accidentes es muy estrecha. Y antes de que termine esta frase, cuente otro lesionado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)