INFORME DE PISA

Los uruguayos son los que menos se involucran en la educación de sus hijos

Solo el 23% de los padres se ha interesado -motu propio- en conocer cómo le está yendo a su hijo de 15 años.

Reflexión: ¿Para qué educar? Esa pregunta tan simple de formular y difícil de responder será el eje de la discusión entre eruditos. Foto: archivo El País
Reflexión: ¿Para qué educar? Esa pregunta tan simple de formular y difícil de responder será el eje de la discusión entre eruditos. Foto: archivo El País

Cuando Albert Einstein regresaba de la escuela, su madre no le consultaba sobre qué había aprendió de nuevo o cómo se había portado en el recreo. Solo repetía una frase: “¿Qué preguntas hiciste hoy?”. Dicen que el involucramiento que mantuvo Pauline Koch con la escuela de su hijo, no solo fue la base de su pensamiento crítico, sino el anclaje para que el pequeño, tildado de disléxico, pudiese continuar los estudios. En el Uruguay de hoy parece que faltan muchas madres de Einstein. Al menos eso revela el último informe de PISA.

Las familias uruguayas son, en comparación con la de otros 78 países, las menos involucradas en el proceso educativo. Solo el 23% de los padres se ha interesado -motu propio- en conocer cómo le está yendo a su hijo de 15 años. El 34% ha discutido en el liceo o UTU por cómo va la marcha de los estudios, pero lo hizo luego de la convocatoria de un docente. Y menos del 10% fue voluntario en actividades del centro educativo.

Al informe PISA (sigla en inglés de Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) se lo conoce por sus famosos rankings de desempeños en Lectura, Ciencia y Matemática. Pero más allá de una prueba de dos horas frente a la computadora, esta evaluación cuantifica otros aspectos que hacen a la calidad y el clima de la enseñanza. Por eso entrevistan a los directores de los centros de estudio. Y, a juzgar por los directores uruguayos, los padres están al final de la lista sin distinción entre rurales, urbanos, privados y públicos.

A nivel global, cuatro de cada diez padres en el mundo concurren al centro educativo, por interés propio, para conocer de primera mano cómo está avanzando su hijo y en qué puede ayudar. Y seis de cada diez lo hace porque se lo pide un profesor. Esos guarismos muestran que las familias uruguayas están “muy por debajo” del promedio mundial, y “lejísimos” de países como Suecia (86%) o Filipinas (72%).

En esta última edición, PISA hizo foco en la lectura. En este sentido, los investigadores de la OCDE encontraron un vínculo entre el involucramiento de los padres y el rendimiento de lectura de sus hijos. “El puntaje promedio en lectura fue mayor en aquellos países y economías donde más padres discutieron el progreso de sus hijos por iniciativa de los maestros. Esa asociación positiva incluso se mantiene después de medir las diferencias socio-económicas (los contextos) de los centros educativos”.

En 17 países, de los cuales Uruguay no fue parte, se entrevistó también a los padres. Un tercio de esos encuestados dijo que su falta de involucramiento se debía a la incompatibilidad con los horarios laborales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados