Educación

Renunció por "presiones" y el gobierno lo desacredita

Director dejó el Ineed y generó dudas sobre la autonomía del organismo.

Palamidessi es el segundo director ejecutivo que deja el cargo por diferencias con la directiva. Foto: L. Mainé
Palamidessi es el segundo director ejecutivo que deja el cargo por diferencias con la directiva. Foto: L. Mainé

Esta es la historia de un organismo nuevo, pero con vicios viejos. O es la crónica de cómo la política quiere controlar el conocimiento técnico. El Instituto de Evaluación Educativa (Ineed) tiene solo seis años y ya han renunciado a él dos directores ejecutivos. ¿El motivo? Las "presiones" de quienes gobiernan, dicen.

El argentino Mariano Palamidessi trabajó en el Ineed hasta ayer. Este doctor en Educación, que desde hace tres años dirigía el Instituto al que había llegado por un concurso internacional, dijo "¡basta!" La suya es la cuarta renuncia que registra el organismo en pocos meses; "algo extraño para una institución nueva, que paga relativamente bien y ofrece buenas condiciones laborales, ¿no?", se pregunta Palamidessi.

Ya a comienzos de este año a Palamidessi se le prohibió acudir a algunos medios de comunicación sin el acompañamiento de una integrante de la comisión directiva —la misma "bajada de línea" recibieron los técnicos de la institución. También se le impidió participar durante el transcurso completo de las reuniones de directiva, a tal punto que ni siquiera fue tenido en cuenta en algunas sesiones —siendo él el nexo con el equipo técnico en un instituto especializado en la evaluación.

"Hoy está en discusión la autonomía que tiene el instituto", dijo el director renunciante. "Los institutos autónomos de evaluación surgen, en todo el mundo, para que no dependan de la autoridad educativa (quien fija las políticas a evaluar). Puede que a veces se digan cosas que gustan y a veces no, pero es lo que necesita un sistema serio".

Según contó Palamidessi a El País, la aparente pérdida de autonomía radica en "cómo está compuesta la directiva del instituto". Cinco de los seis integrantes de la comisión, dijo a emisora Del Sol, "representan a organismos que el Ineed evalúa". La presidenta Álex Mazzei es puesta por el Ministerio de Educación, al igual que Óscar Ventura. Marcelo Ubal y Límber Santos son parte de la ANEP. Pablo Cayota, que es el único que ha votado en contra de las resoluciones que "perjudicaron" al director ejecutivo, representa a los colegios privados; y Alejandro Maiche está por la UdelaR.

Pero como el Ineed nace por mandato de la ley de Educación, explicó el renunciante, debería haber "más diálogo con los legisladores que son los representantes del pueblo o con técnicos independientes".

Palamidessi reconoce que el Ineed es un instituto político desde el momento que tiene funciones asignadas por una ley o que fija planes estratégicos. Pero, "luego hay un pata técnica que, en teoría, debería controlarse por otros técnicos externos y no por obediencia a los directivos de turno".

—¿Los directivos se han inmiscuido en los procesos técnicos?

—Ha habido interferencias, sí. Ha habido intentos de querer revisar los procesos técnicos en el medio y no cuando están finalizados con la independencia que corresponde. Esos tire y aflojes han sido muy desgastantes.

—Teniendo en cuenta sus reparos, ¿se puede confiar en los informes que el Ineed ha presentado hasta ahora?

—Si estuve hasta ahora es porque los informes terminaron saliendo como el equipo técnico quiso que salieran. Pero no puedo asegurar cómo saldrán de aquí en más. Acaba de renunciar el segundo director ejecutivo y vendrá el tercero: temo que se pueda caer en la tentación de que se quiera elegir un perfil más dependiente, que obedezca a lo que le diga la comisión directiva.

El senador Pablo Mieres (Partido Independiente) solicitará hoy la comparecencia al Parlamento de la ministra de Educación, María Julia Muñoz, y de las autoridades del Ineed. Las declaraciones del director renunciante hablan de "una situación muy grave y preocupante: es el organismo que tiene a cargo la evaluación técnica de la educación", advirtió el legislador. En el Ineed renunció "gente de primer nivel, con reconocida solvencia técnica" y sus partidas "dejan preguntas sin una clara respuesta: ¿se está haciendo trampa al solitario? ¿Hay cosas que en el Ineed no se pueden decir?"

Pablo Mieres. analiza los pasos a seguir por la cadena de televisión protagonizada por Fernando Vilar. Foto: Francisco Flores.
Pablo Mieres. Foto: Francisco Flores.

Para Mazzei, quien preside el Instituto, "no existe presión alguna, sino que hay un orden". Según ella, "el director ejecutivo está supeditado a la comisión directiva y, por tanto, "la comisión tiene que estar interiorizada en todos los procesos, también los técnicos".

Al ser consultada si no le llama la atención la renuncia de dos directores ejecutivos por motivos similares y siendo ambos técnicos reconocidos, respondió: "Los directores sabían cómo eran las reglas de juego cuando asumieron, ellos fueron nombrados en el marco de una ley muy clara… Siento mucho haberlos perdido".

La ministra Muñoz señaló a Monte Carlo que desconocía la existencia de presiones y recordó que el motivo principal de la renuncia del director fue "por razones familiares".

Sin embargo, el directivo del Ineed Cayota respaldó a Palamidessi y expresó: "Algo está mal en nuestro sistema educativo pues se expulsa a los talentos; en vez de descalificar y negar sería bueno hacer autocrítica".

El Instituto que evidenció problemas de educación.

Uruguay declaró que la educación es obligatoria desde los cuatro años del jardín hasta el término del liceo o UTU. De esos 14 años que, en teoría, todo ciudadano debería estudiar, en promedio solo se cursan nueve. Esos problemas "no los va a cambiar el Ineed, porque es quien evalúa las políticas, pero no quien las propone", explicó Mariano Palamidessi, hasta ayer el director ejecutivo del organismo. Pero que exista un Ineed "es una forma de garantizarle a la sociedad cómo está siendo la marcha educativa".

"El Ineed está en una crisis"
Mariano Palamidessi. Foto: Leonardo Mainé

A la "crisis" política que atraviesa el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineed) y que llevó, en parte, a la renuncia del director ejecutivo y del director de Evaluación (Juan Soca), se le suma "la crisis económica". Año a año el Ineed está "perdiendo plata". Es que desde que terminó el 2016 y hasta que acabe el 2020, el presupuesto del Instituto seguirá "estancado" en $ 70 millones, sin ajustarse por la inflación. "En un momento en que el organismo debería expandirse, sucede lo contrario", explicó el director renunciante, Mariano Palamidessi. "Para este año se recibieron $ 18 millones extras pero que eran destinados a un proyecto específico (un censo de educación media rural), y eso que los técnicos ya advirtieron que la partida no sería suficiente". Tal como está planteado el esquema presupuestal, indicó, "corre riesgo la correcta aplicación del piloto de Aristas que ya debe ir a campo el año que viene". Los informes del Ineed han confirmado, por ejemplo, que solo cuatro de cada diez estudiantes terminan la educación obligatoria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)