Denuncia y sanción

Acosó a sus compañeras y por dos años le prohíben estudiar

La UdelaR respaldó la inédita sanción aplicada a estudiante de Química.

Caso público: el Consejo Directivo Central confirmó el martes la sanción por dos años. Foto: Fernando Ponzetto
El Consejo Directivo Central confirmó el martes la sanción por dos años. Foto: F. Ponzetto

Mientras los docentes explicaban "el arte de los medicamentos", en el primer piso del Hospital de Clínicas, a una de las estudiantes le llegó un mensaje de texto: "Ahora te voy a co...". Era otra vez él, el acosador. Este compañero de clase en Química, al que llamaremos Nicolás, llevaba casi dos años de "acoso psicológico" a algunas alumnas.

Unos días antes a otra compañera le había llegado un mensaje de Nicolás. Ella le había explicado que "no quería nada", que la dejara tranquila. Pero cuando sonó su celular ese día, mientras caminaba por el Centro, no aguantó más y radicó la denuncia en la seccional más cercana, y al día siguiente hizo lo mismo ante la decana de la Facultad de Química.

"Del análisis de los elementos probatorios recabados en la causa, surge sin hesitación que el señor Nicolás protagonizó agresiones a sus compañeros en el Servicio, y ha tenido una conducta a todas luces inadecuada" hacia dos docentes a los que desafió en clase. El fallo fue contundente.

Nicolás, quien cursaba cuarto año en Facultad, fue suspendido por dos años; una de las penas máximas que la Universidad de la República aplicó a un estudiante por acoso y la única que se recuerda en Química en las últimas tres décadas.

La sanción, que el martes ratificó el Consejo Directivo Central, se confirmó casi un año y medio después de que fueran presentadas las primeras denuncias. A Nicolás primero se le prohibió el ingreso a la Facultad de Química, tuvo que dar exámenes en el edificio de Medicina (que queda enfrente) y tras confirmarse la acusación perdió su calidad estudiantil hasta 2019.

El remedio.

La Farmacotecnia es la ciencia que estudia cómo manipular las materias primas para lograr un medicamento. Puede que sea esa búsqueda de un remedio, la publicidad —o la consciencia social— que tomó el destrato hacia las mujeres o simplemente el agobio de tanto tiempo de acoso lo que llevó a tres estudiantes —con el respaldo de otros compañeros y docentes— a denunciarlo ante la Facultad y ante la Policía.

Nicolás jamás negó que les mandara mensajes a sus compañeras, pero justificó que se sentía "destratado" por el grupo. Además, aclaró, nunca persiguió a ninguna estudiante ni tuvo contacto físico con nadie. Pero no pudo aportar testigos que avalaran sus dichos.

El acosador "goza de consciencia y voluntad, por lo que es pasible de responsabilidad disciplinaria", informó la División Universitaria de la Salud que examinó el caso.

Los compañeros veían a Nicolás como "un ser solitario". Su abogada defensora lo define "como un buen muchacho, retraído y que se dio cuenta que actuó mal fruto de no saber manejar el bullying que le hacían". A su entender, "la Universidad jamás se preocupó en saber qué le pasaba" a su defendido y nadie dudó porque las denunciantes "eran mujeres".

Al principio las denunciantes no le dieron corte, pero el acoso, recuerda una de ellas, fue tornándose insoportable. Y cuenta: "Dejé de cursar algunas materias por miedo a encontrarme con él en clase; bajaba la escalera con temor a que apareciera y me tirara; y compré un gas pimienta por si se seguía pasando de la raya".

Cuando el caso llegó a estudio del Consejo de la Facultad de Química, hubo consenso: el estudiante debía ser sancionado. Recuérdese que los órganos de dirección de la UdelaR son cogobernados, por lo que incluso los representantes de los estudiantes apoyaron la medida. Las discusiones se centraron en qué magnitud debía adquirir la sanción: unos optaban por un año, otros por cuatro. Terminó "ganando" la postura intermedia. Nicolás apeló, sin éxito.

Pero el caso, inaudito, llevó a que se afianzara el trabajo vinculado al acoso y sirvió, dicen, como medida "ejemplarizante".

ACTUACIÓN DE LA COMISIÓN.

La UdelaR le dice "basta" al destrato

Mucho antes de que la ola de acosos sexuales llegara a Hollywood, la Universidad de la República ya le había hincado el diente al tema. En 2014 había creado una comisión que atiende las denuncias "por acoso sexual, laboral, por actos de violencia o discriminación dentro de la Universidad". Y esto corre para estudiantes, docentes, funcionarios no docentes y hasta egresados. La comisión recibió 109 casos desde su instalación, siendo "mínimos" los episodios que involucran a alumnos y casi "inexistentes" los que versan sobre acoso sexual. Del universo de estudio, 20 casos fueron cerrados porque no se demostró ninguna culpabilidad. Hay 46 casos, la mayoría de ellos vinculados a relaciones laborales, que están en tratamiento. Mientras que los restantes 43 episodios aún no han sido abordados. El prorrector de Gestión de la UdelaR, Hugo Calabria, ha explicado que "hay hechos que no se pueden tolerar". De ahí que él mismo haya sido quien solicitó $ 2,5 millones adicionales para reforzar la Comisión de Acoso. Con ese dinero se pretende contratar a un docente grado 4 y tres docentes grado 3 que sirvan de apoyo técnico. La psicóloga particular de Nicolás, el supuesto "acosador", entiende que esta comisión u otra se debería encargar de dar tratamiento también a quienes son hostigados o "sufren bullying". Es que en el caso de Nicolás, "solo se lo sancionó, pero nadie se preocupó por él", sostuvo su abogada defensora.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)