LA ENTREVISTA DEL DOMINGO

"Cuestiono que se invierta en cosas no esenciales"

Luis A. Heber, presidente del directorio del Partido Nacional.

Senador Luis Alberto Heber. Foto: Darwin Borrelli.
Senador Luis Alberto Heber. Foto: Darwin Borrelli.

Es el parlamentario más veterano y reivindica la vigencia del Herrerismo y de un discurso que enfatiza que el Estado debe racionalizarse para ser eficaz. Un eventual gobierno blanco deberá impulsar una rebaja importante del gasto, y si Luis Lacalle Pou fuera presidente, Azucena Arbeleche tendrá un rol clave en la política económica, dice el senador Luis Alberto Heber. Apoya que el ingreso de personal a las intendencias se haga por concurso.

-Parecía que el año pasado el Frente Amplio estaba a la defensiva en cuestiones éticas. ¿Hoy está a la defensiva el Partido Nacional?

—El Frente Amplio sigue a la defensiva en temas éticos. Hoy hay noticias del senador (Leonardo) De León. No quiere decir que no tengamos problemas éticos todos los partidos. Los tenemos. Ahora, estar a la defensiva el Partido Nacional, no. Nosotros hemos instrumentado en el directorio una discusión que tuvo una votación determinada. No fue la que prefirió el sector Todos, pero hubo una instrumentación institucional por la cual el intendente de Soriano (Agustín Bascou) pidió ser recibido. La Comisión de Ética se pronunció y después hubo un informe de la Junta de Transparencia y Ética Pública (Jutep). En función del informe de la Jutep luego votamos divididos.

—¿Le parece bien, como propone el Frente Amplio, que se concurse para ingresar a las intendencias?

—Sí, ¿ por qué no? El tema con los concursos… nosotros muchas veces los hemos cuestionado porque muchos de ellos están digitados. O sea, dicen que son un concurso, pero después hay una especie de prueba psicológica con la que terminan ingresando los compañeros del Frente Amplio. Esto no lo digo yo solamente. Lo dijo en un reportaje el propio senador (José) Mujica, que no creía en los concursos que muchas veces se instrumentaban. Si se hiciesen bien y dieran garantías, es el sistema al cual nosotros nos vamos a afiliar. Que esta situación se repita en las intendencias, no tenemos inconveniente. ¿Cómo se concursa para recolector de la basura en una intendencia? Eso se determinará con un sistema objetivo de manera que no haya dedos en las designaciones. Yo creo que el sistema tiene que ir hacia la transparencia en el ingreso a la función pública. Y que ingresen menos, que ese es el meollo. En estos años han ingresado en la Administración pública 70.000 personas. El doctor (Jorge) Batlle dejó al Estado con 236.000 empleados públicos. Hoy estamos cerca de los 300.000. Sin contar los que todavía no sabemos de quienes ingresan a las hijas y nietas en las empresas públicas: ALUR, regasificadora, Ducsa. Hemos requerido en la comisión de Presupuesto integrada con Hacienda en las instancias de Rendición de Cuentas que se nos informara y no se nos informó. Anuncian que se nos va a informar en esta Rendición de Cuentas cuánta gente hay. Pero aparte de estos 70.000 nuevos funcionarios que creció, hay un promedio de 10.000 vacantes por año. En estos 13 años son 130.000 vacantes que fueron llenadas. Quiere decir que en estos 13 años de período del Frente Amplio se llenaron 130.000 vacantes más 70.000. Estamos hablando de 200.000 funcionarios públicos nuevos. Sin perjuicio del tema de cómo ingresan o cómo no ingresan, no resiste el Uruguay esta cifra, 300.000 funcionarios es mucho. Y eso es una carga en el aparato productivo muy grande.

—¿Apoya el proyecto del senador Pedro Bordaberry para que los jerarcas no contraten parientes?

—Nosotros estamos de acuerdo. Nunca he designado un familiar. Ni se me ha pasado por la mente porque, además, esto es mal mirado por los propios compañeros del partido. Si mañana uno tiene la posibilidad de tener la designación de un cargo de confianza y elige a un pariente y no entre la gente que lo rodeó a uno y fue parte del equipo de uno, son los primeros que van a juzgarnos mal.

—El intendente de Artigas, Pablo Caram, cuestionado por designar familiares, dice que tiene el apoyo del senador Luis Lacalle Pou.

—Nosotros le hicimos un pedido de informes al intendente de Artigas respecto a quiénes designó. Y queremos ver ese informe como para poder juzgar, porque juzgar al grito… Hay gente que tiene el mismo apellido de Caram que está emparentada pero que ya tenía una realidad política. No es un acomodo familiar. Eran actores políticos. Uno fue diputado, otro fue edil varios períodos. La sobrina Valentina, es una gran militante del Partido Nacional, de muchos años. Hay que mirar si esto es acomodo o no es acomodo. Si es acomodo, está mal, y lo condenamos. Si el señor Caram sale electo, ¿se acabó la carrera política de otras personas que tienen el mismo apellido? Eso no me parece lógico. Por eso yo creo que tenemos que mirar el proyecto de Bordaberry porque puede haber una instancia en donde un intendente vaya a la Junta Departamental y diga: "Bueno señores, necesito un aval porque voy a designar a una persona que ustedes conocen porque ha tenido una larga trayectoria en el departamento que se llama igual que yo".

—La oposición, según las encuestas, no parece estar capitalizando en lo que a intención de voto se refiere el descontento que pueda haber con el gobierno.

—El Partido Nacional sacó el 31% y algo en la elección. El Frente Amplio sacó el 48%. ¿Cuál es la situación del Partido Nacional, según las encuestas? No bajó.

—Tampoco ha subido mucho

—Perdón, no bajó. Siempre estábamos a esta altura del año en el 22%, 23% del electorado. Hay que comparar los años. ¿Cuánto están diciendo las encuestas que hoy vota el Partido Nacional? La que menos nos da, nos da 28%. Otras nos dan 30%, otras 31% o 32%. ¿Y qué pasa en el Frente Amplio? Bajó del 47% al 30%, 31%. La gente no se desilusiona de un día para otro y dice "ah, voy a votar al Partido Nacional, al Colorado o al Independiente" porque está en una etapa de desilusión. Está esperando la elección a ver qué es lo que lo ilusiona, sin un sentido de pertenencia. Es gente que no va a participar en las elecciones internas. Anuncio que ninguna encuesta se va a modificar sustancialmente hasta después de las internas.

—El senador Jorge Larrañaga insiste en que toda la oposición acuerde temas básicos, pero no se ha hecho nada al respecto.

—Una cosa es lo que nosotros deseamos. Y otra cosa es lo que desean los otros partidos.

—¿Hay renuencia en los otros partidos políticos?

—No lo sé todavía. Vamos a recibir en el directorio a Larrañaga mañana para escuchar el planteo. Nosotros podemos acordar en el Partido Nacional porque no tenemos diferencias ideológicas. Hay estilos, formas.

—¿En un eventual gobierno de Lacalle Pou le gustaría ser legislador o tener una responsabilidad ejecutiva?

Voy a estar donde se me diga. Soy un soldado del partido. Me gustaría una experiencia ejecutiva. Voy a cumplir 35 años en el Parlamento. Me gustaría tener una experiencia en la que pueda hacer, concretar…

—¿Ve la reforma del Estado, como hace treinta años, como el principal desafío?

A veces cuando cuestionamos el rol del Estado se nos trata de poner una etiqueta como que somos privatizadores. No. Queremos un Estado eficaz. Estamos viviendo una ola de delincuencia que ha generado miedo en la sociedad. Pero invertimos en ALUR, invertimos en una regasificadora, invertimos en perfumes. Bueno, yo cuestiono que estemos gastando en cosas que no son esenciales para la vida del Estado y no donde el Estado tiene que estar presente y eficaz. El Estado tiene que crecer en el cuidado del medio ambiente. Tiene que regular el mercado y dedicarse a lo esencial. Nos dicen "estás en contra del Estado social". No. Estamos cuestionando el Estado empresarial. Lo que está perdiendo no vamos a permitir que se siga perdiendo.

  
"Lacalle Herrera es un hombre de consulta permanente"
Luis Alberto Lacalle Herrera y Luis Alberto Heber. Foto: Archivo

 

El gobierno atribuye buena parte del déficit fiscal a la asistencia al servicio de retiros militares.

—Para reformarlo tenemos que preguntarnos qué Fuerzas Armadas queremos. Al sistema de retiros militares se le sacaron inversiones que había hecho en aras de que los retiros iban a ser financiados por Rentas Generales. No es una caja, donde se ahorra. Es un servicio de retiro. Si reducimos quienes aportan y le sacamos inversiones... Tenemos que sacarle la culpa al servicio. La culpa no la tienen ni los militares ni el servicio. La culpa la tiene el sistema político. Y también dan pérdida las cajas paraestatales. También da pérdidas el BPS que lo tenemos que asistir con varios puntos del IVA. ¿Por qué vamos a asistir a unos sí y a otros no? Son cajas deficitarias porque hay una misión social del Estado de garantizar una vejez digna. No es poniéndole impuesto a los retirados militares. El gobierno está tratando de tapar un agujero. Porque lo fabricó en otro lado. Porque sigue gastando a pesar de que la recaudación aumenta. Como quiere seguir gastando, quiere sacar el agujero que provocó que son US$ 2.000 millones. Quiere sacar el subsidio de US$ 400 millones que nos cuesta el subsidio al servicio de retiros militares.

—¿Hay que aumentar la edad de retiro?

—Yo tengo 60 años, yo no me puedo jubilar a los 60 años. Tampoco decir "vamos a ir a trabajar a los 75". Pero hoy la vida y las condiciones de vida de los uruguayos por suerte son mejores. Los 60 años de hace 30 años no son los mismos 60 años del día de hoy. Yo me siento bien, y ¿saben qué? Si me jubilo, me muero. Me voy a mi casa a tomar mate, camino por las paredes. Tenemos que estirar, no por obligación sino por mejora del retiro.

—¿Hasta qué edad?

—Que la tasa de retiro que tú tenés sea el atractivo. O sea que yo me voy a ir con mejor jubilación si trabajo 3, 4 o 5 años más. No hacer las cosas obligatorias... Después no te quejes de la jubilación que te dan si se te jubilás a los 60.

—Si el Partido Nacional gana, llegaría al gobierno probablemente con un déficit alto. ¿Qué harán?

—El propio (Danilo) Astori inventa unas palabras muy raras para decir que lo que es ajuste no es ajuste. El tema es el gasto público.

—¿Van a recortar mucho el gasto de entrada?

—El gasto que para mí no da resultado. No puede ser que estemos gastando como hemos gastado en hornos de Ancap, los que ni siquiera fueron desembalados. Y costaron US$ 90 millones. Ancap es un tema que nos está saliendo muy caro. No me pida que adelante lo que va a ser el programa. Eso está en manos de economistas y, dentro de ellos, de Azucena Arbeleche que es la persona en la que seguimos confiando, que nos va a dar la receta de cómo salir sin ajuste.

—A veces pareciera que en Todos se quisiera esconder el sello del Herrerismo.

—No, para nada. El Herrerismo está vigente. Va a sacar su lista al Senado. Va a competir en la interna de Todos. Es un sector que permanentemente se está renovando. Obviamente, Luis Lacalle Herrera cumplió su ciclo y es un hombre de consulta permanente para todos nosotros. De consulta. Nadie duda qué es lo que opina el Herrerismo. Es certeza.

—A usted se lo criticó por no devolver miles de dólares de viáticos.

—Se devuelve lo que sobra, no lo que no sobra. Viajé a Bangladesh. Tuvimos que estar encerrados por un tema de seguridad en el hotel con Ivonne Passada y el secretario Óscar Piquinela. El hotel tenía un restaurante para comer bastante caro. Y me perdieron la valija. Compré ropa. Estoy muy orgulloso de mi trabajo en la Unión Interparlamentaria. Proyectamos al Parlamento uruguayo en forma seria. Nadie puede negar que es una labor que hice con responsabilidad. Del viaje a Leningrado pudimos devolver viáticos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)