SALUD

Una bacteria obliga a aislar camas en CTI de hospitales

El MSP citó a prestadores para evaluar situación “endémica” en los centros.

Al menos cuatro hospitales de ASSE tuvieron que separar a los pacientes del CTI. Foto: G. Pérez
Al menos cuatro hospitales de ASSE tuvieron que separar a pacientes del CTI. Foto: G. Pérez

Las autoridades de los hospitales Pasteur, Maciel, Español y el de Clínicas debieron aislar esta semana a pacientes en los CTI tras constatar la presencia de una bacteria multirresistente que inactiva a determinados antibióticos. En el Ministerio de Salud Pública (MSP) la situación fue calificada como "endémica", por eso ya se convocó a una reunión para evaluar la situación junto a las mutualistas y a la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE).

En la secretaría de Estado se informó a El País que ante estos cuadros se sigue el protocolo ya dispuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El mismo establece que en caso de detectar la bacteria no se mezcle a los pacientes, sino que por el contrario, se los separe.

A su vez, indicaron que "se está realizando el seguimiento correspondiente para aplicar el protocolo". A fines de marzo, el MSP reunirá a todos los prestadores de salud para evaluar las políticas de control y de seguimiento ante los casos reportados. La situación "no es grave" pero ocurre a nivel mundial, explicaron.

El director del Hospital Maciel, Álvaro Villar, dijo a El País que esta semana se tuvo que aislar a un paciente que estaba contaminado. Luego de detectar el caso se tomaron muestras a otros pacientes y se descartó su contagio. "Lo importante es que no hay pacientes contaminados, pero tampoco camas bloqueadas", informó el médico.

Si bien ya existe una normativa que rige para los casos de brotes por la bacteria multirresistente, el director del centro de salud explicó que "el problema es cuando se detecta un brote, ya que allí se debe cerrar todo un sector".

En el hospital hay dispuestos cuatro sectores de aislamiento y en caso de detectarse la bacteria, se dispone de las medidas correspondientes para contrarrestar la situación, por ejemplo, con la utilización de un atuendo especial para los médicos.

El protocolo de actuación frente a estos casos suele ser el mismo en todos los hospitales. Primero se realiza una serie de estudios para confirmar que se trate de la bacteria y luego se procede a aislar a los pacientes portadores. En el Hospital de Clínicas hay varios casos de pacientes en esta situación. En el centro indicaron a El País que "se tienen que hacer varios estudios para evaluar la situación, pero está todo controlado". Agregaron que "desde que se confirma que hay un caso de un posible portador, se mantiene al paciente en un lugar apartado".

El 17 de abril de 2011, el Hospital Mautone, en Maldonado, detectó el primer caso de la bacteria Klebsiella, KPC: "Fue la primera vez que se vio en el país una resistencia tan fuerte", recordó a El País el infectólogo Eduardo Savio. La comunidad médica calcula que en 2015 hubo 15 brotes en los hospitales uruguayos y en 2017 la cifra se duplicó. Los primeros datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la vigilancia de la resistencia a los antibióticos, señalan que los niveles de resistencia a algunas infecciones bacterianas graves son elevados tanto en los países de ingresos altos como en los de ingresos bajos.

Las bacterias resistentes más frecuentes son la Escherichia coli, Klebsiella pneumoniae, Staphylococcus aureus y Streptococcus pneumoniae, seguidas de Salmonella spp. El Sistema de la OMS no incluye datos sobre las resistencias de Mycobacterium tuberculosis (el bacilo que causa la tuberculosis).

Caso.

El Hospital Pasteur tuvo que armar de apuro, en enero, un plan de contingencia tras constatar que siete pacientes fueron infectados por una bacteria que resiste a casi todos los antibióticos, informaron a El País. Hubo que separar a los afectados directos del resto de los internados; fueron aisladas tres salas del CTI y los médicos pasaron a usar un atuendo especial. El caso se controló, pero evidenció la problemática que tienen hospitales uruguayos públicos y privados.

Solución.

El presidente de la Sociedad de Infectología Clínica del Uruguay (SICU), Fabio Grill, explicó a la revista Ser Médico del Sindicato Médico del Uruguay (SMU) que "si bien el fenómeno de la resistencia a los antibióticos es conocido desde siempre, la magnitud y la complejidad del problema se viene observando desde hace 15-20 años en forma más importante. Por ejemplo, en los años 90, para la Klebsiella pneumoniae y otras enterobacterias el problema más importante en resistencia, era la pérdida de eficacia en cefalosporinas".

Ante este escenario, para Grill se deben adoptar distintas medidas, por ejemplo, "consolidar y jerarquizar los Comités de Infecciones hospitalarias, con auditoría de los procesos en control de infecciones, profesionalizar las Unidades/ Departamentos de limpieza y desinfección hospitalaria, e implementar el uso de programas de uso de antimicrobianos (PROA) a nivel sanatorial y comunitario".

El galeno reclamó mejorar la Educación Médica Continua sobre esta problemática e instrumentar cambios en las "conductas asistenciales, por ejemplo, programas de lavado/higiene de manos, etc". Otro de los cambios que impulsa el profesional son "cambios en los diseños hospitalarios, con habitaciones que tengan menos número de camas, así como un fuerte compromiso de la comunidad para evitar el abuso en el consumo de antibióticos".

Infectólogos plantean auditar los controles

La Sociedad de Infectología Clínica del Uruguay (SICU), plantea "consolidar y jerarquizar los Comités de Infecciones hospitalarias, con auditoría de los procesos en control de infecciones, profesionalizar las Unidades/Departamentos de limpieza y desinfección hospitalaria e implementar el uso de programas de uso de antimicrobianos (PROA), a nivel sanatorial y comunitario". Además reclamó mejorar la Educación Médica Continua sobre esta problemática, apuntaron desde el sindicato.

OMS

Exhorta a evaluar y vigilar casos en los centros

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a todos los países evaluar y vigilar las situaciones epidemiológicas ante la presencia de la bacteria multirresistente en los CTI de los hospitales. En octubre de 2015, la OMS puso en marcha el Sistema Mundial de Vigilancia de la Resistencia a los Antimicrobianos, denominado GLASS por sus siglas en inglés.

Según consideró el presidente de la Sociedad de Infectología Clínica del Uruguay (SICU), Fabio Grill, y publicó el sitio web del SMU, se trata de un fenómeno global, con diferente repercusión según la región en la que nos encontremos, ya que los recursos que se manejen en cada lugar ejercen un fuerte impacto. En una nota sobre la problemática "Uruguay no escapa a la realidad mundial se sostiene que en el país también circulan las bacterias multirresistentes por diferentes causas: por el consumo masivo de antibióticos tanto en la salud humana como en animal; por el aumento en la sobrevida de la población (debido a trasplantes de órganos, cuidados intensivos, cirugías terapéuticas para diferentes patologías y cirugías más complejas); así como el incremento de la circulación de las personas en el mundo (viajes, etc.)". Según explicó Grill, las bacterias más problemáticas son: "Las enterobacterias con resistencia plasmídica los beta lactámicos entre las que se destacan las carbapenemasas, entre ellas la KPC, NDM, etc." Por otro lado, según la investigación realizada por el profesional médico, las infecciones producidas por estos microorganismos generan un desafío enorme en cuanto a su tratamiento, así como a las medidas de control de infecciones (aislamiento) que deben implementarse en los hospitales. Grill mencionó además otro grupo de bacterias que tiene resistencia a los carbapenémicos y otros beta lactámicos de alto impacto clínico, por ejemplo Acinetobacter baumannii, Pseudomonas aeruginosa o Staphylococcus aureus con resistencia a la meticilina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º