Bienestar

¿Quiénes no deben comer jengibre y por qué?

El jengibre se caracteriza por sus numerosos beneficios para la salud; sin embargo, hay personas que podrían ponerse en riesgo si consumen esta raíz.

Jengibre

Ya sea en postres, guisados o infusiones, el jengibre aporta un ligero toque de picor a las recetas. Esta raíz se ha popularizado por su peculiar sabor y por sus efectos para la salud, como el alivio de malestares digestivos, la pérdida de peso, la prevención de enfermedades respiratorias y de padecimientos degenerativos.

Si bien la mayoría puede beneficiarse de sus nutrientes, el jengibre también tiene contraindicaciones; por lo tanto, hay personas que podrían sufrir consecuencias nocivas si agregan este ingrediente a su alimentación cotidiana.

Aquí te decimos quiénes no deberían consumir jengibre y por qué.

Mujeres embarazadas

Aunque el jengibre reduce los vómitos y las náuseas matutinas asociadas al embarazo, su uso sin supervisión médica podría ser peligroso. Un artículo de Canadian Family Physician contraindica el jengibre en mujeres cerca del parto, con antecedentes de aborto espontáneo, sangrado vaginal o trastornos de coagulación, debido al riesgo de hemorragia.

En caso de utilizarlo para las náuseas matutinas, se recomienda un consumo máximo de un gramo dividido a lo largo del día, determina el Centro Médico de la Universidad de Maryland; sin embargo, para mayor seguridad, es necesario que evalúes la situación con tu médico, tanto en el embarazo como en la lactancia.

La institución educativa agrega que los niños menores de 2 años no deben comer jengibre. Después de esa edad, puede usarse en dosis bajas como remedio para las náuseas, calambres y dolores de cabeza.

Personas con trastornos hemorrágicos

Debido a sus efectos vasodilatadores, el jengibre aumenta el riesgo de hemorragia en personas que toman medicamentos anticoagulantes, explica el Centro Médico de la Universidad de Maryland. Si ingieres warfarina, clopidogrel o aspirina, consulta a tu médico antes de integrar esta raíz a tu dieta.

Tampoco se sugiere su ingesta si sufres de trastornos hemorrágicos, como la hemofilia y la enfermedad de Von Willebrand. De acuerdo con la Sociedad Estadounidense de Hematología, estos padecimientos impiden la correcta coagulación de la sangre. Como resultados, los afectados sufren sangrados excesivos por la nariz, en las encías, por cortes pequeños y después de las cirugías.

Por su parte, el blog especializado Continental Cuisine Chefs no recomienda el jengibre si tienes sangrados abundantes durante tus periodos menstruales, ya que podrían ser más abundantes.

Personas con enfermedades cardíacas

No se aconseja el consumo de jengibre si consumes nifedipino, verapamilo, diltiazem, isradipino, felodipino, amlodipino u otro fármaco bloqueante de los canales de calcio como tratamiento para la hipertensión, la angina de pecho y la arritmia cardíaca.

Considera que el jengibre incrementa los efectos hipotensores de estos medicamentos y podría causarte visión borrosa, confusión, mareos, fatiga, debilidad, vómitos e incluso desmayos, afirma la Clínica Mayo de los Estados Unidos.

Además, un estudio publicado en la revista científica PLOS One concluyó que comer 10 gramos de jengibre evita la coagulación adecuada en pacientes con problemas cardíacos, por lo cual se disminuyó la dosis a cuatro gramos.

Ante cualquiera de estas condiciones, es importante la opinión previa de un médico especializado sobre el consumo de jengibre en tu caso particular. Para el resto de la población, esta raíz puede causar dolor abdominal, agruras, eructos, diarrea, irritación en la boca y en la garganta si se ingiere en grandes cantidades a diario, asegura el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral de los Estados Unidos.

Por esta razón, se sugiere un límite de cuatro gramos de jengibre al día en personas sanas, señala la Universidad de Maryland. No sobrepases esta indicación para que le saques el máximo provecho a sus beneficios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados