Por Luciana Jinchuk

Volver a dormir: ¿Una siesta más o adelantar la hora de dormir?

En esta nueva columna, Luciana Jinchuk cuenta de una siesta a la que llama “de rescate” que busca evitar que el bebé  llegue demasiado cansado a la noche.

Bebé acostado en una cama. Foto: AFP.
Foto: AFP.

¿Te pasa de dudar si hacer dormir a tu hijo una siesta porque está agotado pero tener miedo de arruinar la noche y que no se duerma más después?
Es una situación que se repite muchísimo, por eso hoy quiero traerte unos consejos para cuando te encuentres en la duda.

Existe una siesta a la que yo llamo “de rescate”. Esta es justamente para evitar que llegue demasiado cansado a la noche; no es una siesta recurrente (o no debería serlo) porque es para esos días puntuales en los que la(s) siesta(s) del día fueron cortas o de mala calidad y en los que sentís que ni aunque le adelantes la hora de dormir va a llegar bien a la misma. 

Acordate que los bebés duermen en general entre 2 y 4 horas de siesta totales – depende de su edad y sus necesidades-. Si ves que no llega a completarlo por algún motivo ¡apelá a esta siesta! No debería ser larga – entre 20 y 40 minutos aproximadamente es suficiente. Si duerme más que eso probablemente te atrase toda la rutina nocturna que es lo que queremos evitar.

El objetivo siempre es evitar el sobrecansancio a toda costa, por eso esta siesta va a ser tu aliada para que, cuando finalmente sea la hora de dormir, tu bebé esté cansado pero no pasado de sueño, que es el estado ideal para que quedarse dormido le sea más fácil.

Esta siesta la vas a ofrecer cuando falta más de una hora y media para dormir. Por ejemplo: si tu bebé normalmente se duerme a las 20 horas, esta siesta la vas a ofrecer si son las 18:00 y sentís que ya está muy cansado. En cambio, si fueran las 19:00 mi recomendación es acostarlo directamente para la noche, para favorecer mejor calidad de descanso.

Aunque te de mucha pena, si pasaron más de 40 minutos y está durmiendo despertalo; suele surgir la duda de qué pasa si lo acuesto y sigue de largo o no, yo creo que ante la duda es preferible despertarlo aunque quede un ratito de mal humor, pero que tenga su rutina de todos los días, de lo contrario corrés el riesgo que se despierte al rato con hambre y le cueste mucho más volverse a dormir después. (queremos que siga teniendo sueño para la noche).

Espero que te sirva esta información, acordate que si tenés dudas sobre el sueño de tu bebé o niño pequeño podés entrar a mi web www.volveradormir.com y contratar mis servicios.

CONOCÉ A NUESTRA COLUMNISTA
Luciana Jinchuk
Luciana Jinchuk
Consultora de Sueño Infantil por el Family Sleep Institute. Mamá de Eva y Felix.
A través de su emprendimiento, Volver a Dormir, ha trabajado con más de mil familias en Latinoamérica.

Podés seguirla en Instagram y ver sus novedades en la página web de Volver a dormir.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados