entrevista

"Uruguay debe apostar a aplicar Inteligencia Artificial en un nicho donde sea experto"

Sebastián García es cofundador, junto a cuatro socios, de Idatha, empresa con fuerte foco en aprendizaje automático que en cuatro años cuadruplicó su facturación y apuesta a crecer en EE.UU.

Sebastián García. "Uruguay podría tener 200.000 ingenieros y todos tendrían trabajo", aseguró. (Foto: Francisco Flores)
Vea el video aquí

Tiene 37 años, es profesor en la Facultad de Ingeniería (UdelaR) y junto a cuatro socios creó la empresa de Inteligencia Artificial cuando el tema no estaba maduro en el país. Dice que aún hay mucho para crecer en el área y asegura que eligen sus proyectos por el impacto positivo que tienen, lo que los llevó «a rechazar trabajos». Hoy contratan sus productos hasta empresas de EE.UU, y aplican análisis y monitoreo de redes sociales en el ámbito político y empresarial (local y regional). Asegura que las fake news afectan su negocio y si bien crea herramientas para combatirlas alerta que la falla está en la educación. Está casado, tiene dos hijos y en sus ratos libres disfruta de leer y ver fútbol.

Desde el inicio de la empresa, hace cuatro años, apostaron por la Inteligencia Artificial (IA) cuando aún no estaba en auge, ¿qué los llevó a tomar esa decisión?
Idatha surge de profesores de la Facultad de Ingeniería que teníamos ganas de hacer algo con esta experiencia. Empecé a contactarme con otros docentes y personas en empresas con los que tenía excelente relación; uno se dedicaba a procesamiento de imágenes, otro estudiaba bases de datos. Lo primero que surgió fue procesar el lenguaje natural en redes sociales, porque estaba arrancando la campaña electoral. Rápidamente generamos un producto y salimos a buscar inversión. Uno de los cuatro socios se dedicó al proyecto y el resto seguíamos en nuestros trabajos y aportábamos algo del sueldo.
Al tercer intento de conseguir inversión llegamos al grupo Pyxis, que invirtió en nosotros. A los dos años adquirió la mayor parte de las acciones y ahora somos parte de ese ecosistema, pero manteniendo nuestra independencia. Nuestra primera tarea fue monitoreo de redes en una campaña electoral para el Grupo Radar que es nuestro cliente hasta el presente. Hoy sumamos a otras consultoras y somos 23 personas.

Sebastián García

"Lo que hacemos ahora es aprendizaje automático y aprendizaje profundo. Con estos dos temas abarcamos todo y sobra".

¿Estaba madura esa tecnología en Uruguay?
La IA no era típica en el mercado, por eso, una de las primeras cosas que hicimos fue hacer un viaje al evento Data Rockstar donde van los referentes y muestran lo que se viene. Ahí vimos que esto llegaba a una velocidad abrumadora y nos convencimos. Ahora hay muchas empresas invirtiendo en esto, pero lejos de ser una amenaza, que se expanda es positivo para todo el ecosistema. Uruguay podría tener 200.000 ingenieros dedicados a esto y no hacer mella, todos tendrían trabajo.

¿Qué cambió en la IA desde la creación de la empresa?
La IA son técnicas que de alguna manera permiten a la máquina emular la inteligencia humana. Es una definición que tiene más de 50 años. Lo que hacemos ahora es aprendizaje automático, una rama muy chica de la IA y con eso nos alcanza y sobra para resolver todos los problemas que surgen. Otra subrama es el aprendizaje profundo, que explotó en los últimos tiempos pero aún es chico. Con estos dos temas abarcamos todo y sobra. Hoy se habla de la inteligencia artificial como algo todopoderoso, que todo lo puede hacer, pero va a dejar a todos sin trabajo, pero no es tan así, tiene que ver con las capacidades que logre cada uno. Lo que se va a sustituir es lo repetitivo, pero en el resto estamos lejos aún.

García. "Lo que va a sustituirla Inteligencia Artificial es lo repetitivo, en el resto estamos lejos aún". (Foto: Francisco Flores)
García. "Lo que va a sustituirla Inteligencia Artificial es lo repetitivo, en el resto estamos lejos aún". (Foto: Francisco Flores)

¿Cuáles son sus principales líneas de negocio?
Tenemos dos áreas: una de social media inteligente y otra de ingeniería, donde desarrollamos productos a medida para clientes. Esta segunda unidad, que es más nueva, representa el 80% de la facturación porque es un área que ha evolucionado mucho. Con la primera unidad hacemos varios negocios: uno es farmacovigilancia, el monitoreo de redes (siempre monitoreamos redes abiertas como Twitter, Instagram, Facebook, la prensa digital) para reconocer si un medicamento tiene algún rechazo. En general esto se hace directamente en los laboratorios llenando un formulario, pero en algunos países se detectó que en las redes sociales hay campo fértil para detectar síntomas adversos. Hay gente que en Twitter dice que tomó un medicamento y tiene un síntoma extraño como dolor de cabeza y pregunta a otros que tengan su misma patología si tienen el mismo síntoma. En Uruguay trabajamos para un laboratorio. También monitoreamos en política y en marcas qué se dice, medimos la reputación. De estas tres lo comercial es lo más importante, es un 60% de la facturación.

Sebastián García

"Uno de nuestros servicios en redes es farmacovigilancia, el monitoreo para reconocer si un medicamento tiene algún rechazo".

¿Cuánto crece la empresa?
Año a año duplicamos la facturación, pero las predicciones para 2019 son más conservadoras. El año pasado llegamos al punto de equilibrio.

¿Cómo monitorean la reputación de las empresas?
Nuestro producto entiende si se habla de una empresa en forma positiva o negativa, si es un reclamo, si alguien se refiere a una autoridad. Podemos detectar cuando algo se está volviendo viral y emitir una alerta antes de que suceda. Alertamos pero no decimos cuál es la estrategia, eso corre por cuenta de la empresa. Acá, a diferencia de lo político, lo que detectamos son viralizaciones de hechos reales, de personas que se quejan por un servicio o producto, pero no de noticias falsas.

Su principal negocio proviene del área de ingeniería y soluciones, ¿en qué sectores lo están aplicando?
Ofrecemos productos de procesamiento de imagen, audio, lenguaje natural. Este negocio tiene que ver con técnicas de IA en industrias generalmente tradicionales. Por ejemplo, en una que produce láminas de acero probablemente se pueda predecir cuándo una máquina va a dejar de funcionar. Esto es muy bueno, porque cuando esa máquina entra en mantenimiento está un tiempo sin funcionar y cada hora es una pérdida de miles de dólares. Pero lo que ofrecemos no son técnicas per se, sino soluciones a medida, tratamos de entender qué es lo que necesita cada cliente para su problema. Hoy se puede saber con exactitud cuándo y dónde se puede aplicar una solución de IA.

Valores. "Le dijimos no a un sitio de apuestas; buscamos aportar en forma positiva", dijo García. (Foto: Francisco Flores)
Valores. "Le dijimos no a un sitio de apuestas; buscamos aportar en forma positiva", dijo García. (Foto: Francisco Flores)

¿Qué han hecho?
Uno de nuestros principales clientes está en EE.UU. en el área del entretenimiento. Le ofrecemos una solución para reducir horas de edición. Es una plataforma que identifica cuándo aparece la cara de un actor, si el actor aparece con un logo atrás, cuando aparecen escenas de desnudos o de violencia o cuando está la claqueta que marca la acción. Todo eso se identifica utilizando técnicas de aprendizaje profundo que funcionan muy bien en esto de procesar imágenes y video. Es una gran base de datos donde el editor puede consultar, por ejemplo, las escenas donde aparece determinado actor o por tipo de escena. También trabajamos con el sector de servicios, como empresas de telecomunicaciones o de energía renovable. En este último caso podemos determinar y predecir, en base a datos, la capacidad de generar energía tanto en «molinos» como paneles solares. En empresas de telecomunicaciones estamos trabajando a la interna para conocer mejor el cliente para darle mejores servicios o productos acordes a sus necesidades. Otra área que estamos explorando es la fintech, donde hay un montón de oportunidades. También trabajamos con el Estado, que es entre un 20% y 30% del negocio total.

¿Le ofrecieron contratar sus servicios para actividades ilícitas?
Hemos dicho que no a clientes, porque el propósito del uso de la tecnología no estaba acorde a los principios de la empresa. Por ejemplo, nos han pedido grandes sitios de apuestas utilizar técnicas conocidas de comportamiento humano para motivar el juego utilizando datos de cómo apuesta el usuario. No es ilegal, pero preferimos hacer cosas donde estemos aportando positivamente. También hay que entender que el equipo se motiva por esto, al saber que está generando algo que está bueno.

Sebastián García

Uno de nuestros principales clientes está en EE.UU. en el área del entretenimiento. Le ofrecemos una plataforma que identifica cuándo aparece la cara de un actor, si el actor aparece con un logo atrás, cuando aparecen escenas de desnudos o de violencia o cuando está la claqueta que marca la acción"

EE.UU. es uno de los principales mercados del sector tecnológico uruguayo, ¿su estrategia es crecer más ahí?
Uruguay y la región es un 60% de la facturación, EE.UU. es un 40% y el plan es apostar a crecer allí. Pyxis tiene oficinas en Nueva York y eso ayuda. En el nicho de procesamiento de imágenes en video se corre la voz de nuestro trabajo y están surgiendo llamados de interesados.

¿Uruguay puede posicionarse como referente en IA?
Todos los países que están pensando seriamente en tecnología están pensando en políticas a nivel nacional que tienen que ver con IA. China se plantó en el lugar de ser referente en IA y producción de conocimiento e innovación en un período de 10 años. Ya hay artículos en inglés que salen de ahí. EE.UU. está en la misma línea. Pero acá tenemos que hacer como Alemania, que van por la excelencia de la aplicación de IA en un nicho determinado. Uruguay debe apostar a eso, a aplicar la IA en la industria forestal, ganadera, agrícola. Tenemos la experiencia, el conocimiento como para obtener soluciones de vanguardia que podemos exportar. Creemos que en algún momento nuestra empresa va a converger en esto. En unos años, el valor del técnico que sepa aplicar IA se va a reducir porque habrá más profesionales. Sin embargo el que va a tener mucho más valor es el profesional que conozca qué «le duele» a una empresa determinada y pueda aplicar técnicas de IA. Uruguay tiene muy buena imagen en esas áreas productivas y en tecnología. Si las juntamos, le agregamos mucho más valor.

"Los grandes viralizadores de fake news son las personas"

Las fake news se han convertido en un problema en el ámbito de redes sociales, ¿llegan a impactar en su negocio?
Pesan mucho. En Uruguay hay una granja de cuentas de Twitter que están activas comenzando a funcionar. Nosotros ya identificamos cerca de 5.000 cuentas. Más allá del tema tecnológico y la lucha que podemos hacer contra esto, hay un tema más profundo que es de educación en la sociedad civil, porque los grandes viralizadores son las personas. Estas son las que deben verificar lo que les llega antes de compartirlo. Por nuestra parte, estamos desarrollando herramientas que permitan identificar qué autoridad tiene el usuario para dar esa información para entender si es confiable. Para esto se puede analizar su historia, qué tan confiables son sus contactos, qué tan seguido se distribuyen sus contenidos. Esto genera un índice que nos dice su injerencia.
Además, en la Facultad de Ingeniería se está trabajando un proyecto de grado que permita detectar las fake news: analizar el texto de la noticia para saber qué probabilidad tiene de ser falso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)