Negocios

Con Rapiboy, llega el "Uber" de delivery para restaurantes

Locales podrán contratar repartidores por jornadas, ya sea por hora o cantidad de pedidos

Crecimiento. Desde su lanzamiento en 2017, incrementa su negocio entre un 10 y 20% mensual. (Foto: Rapiboy)
Crecimiento. Desde su lanzamiento en 2017, incrementa su negocio entre un 10 y 20% mensual. (Foto: Rapiboy)

Lega el fin de semana y a los restaurantes les «explotan» los pedidos de comida a domicilio y sus repartidores muchas veces no dan abasto. Pensando en una solución a esta problemática surgió Rapiboy, una plataforma tecnológica B2B (empresa a empresa) creada en Córdoba (Argentina) en 2017 que funciona como nexo entre los restaurantes y los repartidores independientes, y que desembarcará en Uruguay en mayo de este año.

Su modalidad es sencilla: cuando un restaurante necesita un repartidor por un momento en particular «terceriza» ese servicio contratando «Rapiboys» a través de la aplicación, explicó a El Empresario Agustín Achaval, cofundador de la empresa junto a Francisco Copello, Lucio Pavone y Alejandro Guzmán.

A diferencia de otras apps de delivery como Rappi, Glovo o PedidosYa!, Rapiboy no tiene como cliente a los usuarios finales sino a los restaurantes.

Además de a Uruguay, la compañía llegará este año a México como parte de su plan de expansión internacional.

El año pasado, la empresa recibió una inyección de US$ 200.000 para consolidar su crecimiento en el país vecino, donde ya tiene presencia en siete ciudades de Córdoba, Santa Fé, Rosario, Tucumán, La Plata y Buenos Aires. En total, más de 400 restaurantes utilizan la aplicación contratando a algunos de los más de 800 repartidores activos en la app. Entre sus clientes destacan Almacén de Pizzas y Grido, que también tienen franquicias en Uruguay.

Desde su lanzamiento, ya se registraron más de 1,1 millones de entregas y se alcanzó un crecimiento de entre 10% y 20% mensual.

Según Arachaval, muchos de los clientes «tienen uno o dos repartidores en nómin»a, pero para ciertos momentos no tienen la plantilla para cumplir todo el servicio. «Entonces, le solucionamos un problema a las empresas», resaltó.

La modalidad de contratación de los delivery es por jornada y, según cada mercado, puede ser por horas o cantidad de envíos, y se puede hacer con cuatro meses de anticipación. «Es más, se puede cargar una semana modelo y repetir», dijo. Para asegurar la rentabilidad para los repartidores, la empresa fijó como mínimo contratos de tres horas o 10 envíos, y máximo de seis horas y 15 envíos.

En Rapiboy, el negocio pasa por cobrar una tarifa única a los restaurantes que en Argentina promedia los US$ 4 por un promedio de tres horas. Además, deben pagar a los repartidores entre US$ 15 y US$ 20. Si bien la tarifa puede variar en cada mercado, Achaval adelantó que en Uruguay será «muy similar».

El proceso para formar parte de la plantilla de «Rapiboys» se asemeja al de otras apps de delivery: requiere descargar la app y «subir» todos los documentos. Si están correctos, quedan habilitados. Luego, además de un curso de instrucción, una vez que se habilita al repartidor, éste pasa a buscar una caja de delivery de la empresa, porque puede trabajar tanto con la caja del restaurante que lo contrata como con la de Rapiboy.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados