MARKETING DEPORTIVO

La marca de autos de James Bond quiere ganar en la Fórmula 1

Para revitalizar su nombre, el fabricante británico Aston Martin regresa a la competencia tras 60 años

007. A lo largo de su historia en la gran pantalla, el personaje siempre ha utilizado autos de Aston Martin
007. A lo largo de su historia en la gran pantalla, el personaje siempre ha utilizado autos de Aston Martin

Vettel. Sebastian Vettel». Así podría presentarse el tetracampeón de Fórmula 1 durante la temporada 2021, ya que lucirá los colores y el logo de la escudería inglesa Aston Martin, conocida mundialmente por ser la marca de coches que conduce el famoso agente 007, James Bond.

La presencia del piloto alemán y su compañero de equipo, el canadiense Lance Stroll, fue parte de los anuncios que hizo Aston Martin esta semana confirmando su regreso a la principal competencia del deporte automotor luego de 60 años. El debut de la marca de lujo de Gaydon será en el asfalto de Melbourne en el Gran Premio de Australia, que se celebrará el próximo 21 marzo.

Algunos detalles sobre el retorno de Aston Martin aún no fueron develados como los colores que identificarán a la escudería; se conocerán en febrero, dijeron los responsables del equipo en un comunicado.

Si bien la firma británica ha participado en diversas competiciones, ganando incluso en carreras renombradas como las 24 Horas de Le Mans, cree que la F1 tiene un valor inigualable para revitalizar su marca. Aston Martin volverá entonces como fabricante; la compañía había sido patrocinador principal de la empresa Red Bull Racing.

«Es un deporte verdaderamente global con una gran audiencia que creemos que puede ayudar a reavivar la marca y aumentar aún más su atractivo en todo el mundo», explicó en el comunicado, Lawrence Stroll, el presidente ejecutivo de Aston Martin y padre del piloto que acompañará a Vettel.

Para cimentar la relación con sus fanáticos, la marca llevará la «experiencia del equipo en la parrilla» a todas sus redes sociales y a un nuevo sitio web, creado «específicamente para esta gran aventura», dijo Stroll.

En carrera

Sebastian Vettel
Sebastian Vettel. El tetracampeón de F1 lucirá el uniforme de Aston Martin en la temporada 2021.

La incursión de Aston Martin en la F1 llega en una etapa desafiante en la que la empresa británica busca recuperarse tras años de declive.
La compañía tuvo una fallida salida a Bolsa en octubre de 2018; esperaba una valoración de US$ 5.200 millones pero terminó siendo de poco más de US$ 1.200 millones.

Al rescate finalmente salió Stroll, un magnate canadiense con una fortuna de US$ 2.700 millones y gran aficionado a la F1, que hace un año compró el 17% de Aston Martin por algo más de 215 millones de euros. Actualmente, su participación en la compañía asciende al 25%.

Por otra parte, la presencia de la alemana Daimler entre los accionistas es estratégica para el futuro del fabricante británico de lujo. La firma propietaria de Mercedes Benz tiene actualmente un 3% de las acciones de Aston Martin, pero la cifra subirá al 20% para 2025 a cambio de £ 286 millones (US$ 388 millones al cambio actual).

Como parte del acuerdo, Daimler no solo aportará dinero a la compañía sino también la tecnología de transmisión eléctrica e híbrida de Mercedes. El movimiento resulta clave para Aston Martin, que el año pasado tuvo que descartar dos proyectos de vehículos eléctricos, reportó Forbes. La inyección de capital también permitirá que la empresa eleve su producción, pasando de casi 6.000 unidades en 2019 a 10.000 para 2025.

Daimler, el fabricante de Mercedes Benz, subirá su participación accionaria en Aston Martin; le proveerá tecnología híbrida y eléctrica y le ayudará a incrementar su producción

Mientras, Aston Martin ha puesto sus esfuerzos en nuevos lanzamientos, entre ellos su primer SUV, el DBX, fabricado en China en 2019 y a un precio lanzamiento de US$ 190.000.

La marca también ha tratado de volver a impulsarse al firmar diversos productos más allá del rubro automotriz, como aviones, desarrollos inmobiliarios y hasta un submarino.

El regreso a la F1 apunta en esa dirección. De cara a la temporada, la marca que popularizó James Bond confía en que sus pilotos tendrán «licencia para matar» en la pista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados