INFORME

Cara a cara: el reconocimiento facial conquista a más empresas

Compañías privadas y dependencias públicas incorporan la tecnología para reforzar su seguridad, controles y brindar nuevos servicios

Cámaras de reconocimiento facial en el Estadio Centenario. Foto: Fernando Ponzetto
Centenario. El estadio es uno de los espacios públicos que ya cuentan con esta tecnología que gana terreno en Uruguay. (Foto: Archivo El País)

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Los sistemas de reconocimiento facial son una herramienta cada vez más frecuente en el día a día de las personas en todo el mundo, tanto a la hora de desbloquear el celular, realizar pagos o identificarse.

Sin embargo, en el último tiempo su aplicación se ha extendido también a nivel comercial y Uruguay no es ajeno a esta tendencia global que han impulsado gigantes tecnológicos como Google, Amazon, Apple y Facebook y que incluso han implementado gobiernos de diferentes países.

El sistema de reconocimiento facial es una forma de autenticación biométrica que utiliza datos del rostro de las personas (boca, nariz, tamaño de ojos y contornos de la cara) para posteriormente verificar la identidad de cada individuo. Las imágenes crean una base de datos que luego permitirá al sistema comparar dicha imagen con el rostro y corroborar la identidad de cada persona.

El mercado de reconocimiento facial estaba valorado en US$ 5.070 millones en 2019 y las previsiones apuntan a que tendrá un crecimiento significativo —de un 12,5% anual— lo que le permitiría alcanzar los US$ 10.190 millones para 2025, según datos de la consultora india Mordor Intelligence.

Múltiples usos

Si bien la tecnología está disponible desde hace décadas, firmas uruguayas que venden soluciones de reconocimiento facial desde 2015 coinciden en que recién ahora están siendo realmente considerados por los clientes corporativos.

Previo al auge del reconocimiento facial, las empresas que operan en el mercado local utilizaban otras tecnologías biométricas de identificación tales como la huella dactilar, el reconocimiento de voz o de iris. No obstante, la precisión y eficiencia de estas soluciones ha demostrado ser menor a la de biométrica facial.

En Uruguay ya la utilizan el Aeropuerto de Carrasco para los trámites migratorios, los ministerios de Interior y Trabajo, el Instituto Uruguayo de Meteorología, OSE, ASSE, DGI, y el estadio Centenario. A su vez, se está ejecutando un plan piloto en los casinos del Estado (ver recuadro). En el ámbito privado ya se sumaron empresas como HSBC, Berkes, Zonamerica y SEMM, entre otras.

El mercado de reconocimiento facial estaba valorado en US$ 5.070 millones en 2019 y las previsiones apuntan a que trepará hasta los US$ 10.190 millones para 2025

El sistema de reconocimiento facial tiene múltiples usos y un enorme potencial, tanto a nivel de seguridad como en el plano comercial. En la mayoría de las empresas uruguayas es utilizado con fines de seguridad y control del ingreso, egreso y acceso de los empleados a determinados lugares restringidos, pero otras compañías como el banco HSBC dieron un paso más y lo utilizan como un servicio adicional para el cliente.

Alberto Mello, director general adjunto y gerente de Banca Persona de HSBC, explicó que la institución lanzará en marzo una aplicación que —en una primera fase— utilizará la tecnología para facilitar diferentes transacciones como una transferencia o el cambio de moneda, entre otros usos.

La segunda etapa, prevista para abril, incluye la autenticación del público en general, es decir, se utilizará el reconocimiento facial para todos los individuos que no sean clientes del banco y que quieran solicitar una tarjeta de crédito o un préstamo personal. La autenticación de la imagen de la persona incluye la comparación con el registro de la Dirección Nacional de Identificación Civil (DNIC). Se cruzan y comparan los datos del documento de identidad con la cara de la persona, los datos de la DNIC y la autenticación del teléfono.

«Para nosotros es un salto de calidad tecnológica bastante importante», indicó Mello y explicó que decidieron implementar esta tecnología por dos razones: seguridad y experiencia del usuario. «Proteger la información de los clientes es algo que tiene cada vez más valor. Las formas para probar la identidad hoy son mediante un objeto como una llave, una tarjeta de acceso o una clave, pero eso tiene problemas, ya sea la pérdida o el olvido. Por eso optamos por identificar a las personas por lo que son, y entre las soluciones biométricas disponibles preferimos la del rostro porque es más robusta que la huella», detalló Mello.

La empresa proveedora del sistema de reconocimiento facial utilizado por HSBC es la española Face Phi. Su CEO, Javier Mira, dice que las aplicaciones de biometría «son prácticamente infinitas» dado que es «una tecnología que llegó para quedarse» y que estará cada vez «más presente en sectores como la administración pública, el control de accesos, el automovilístico» y el financiero.

En 2016, otro banco —BBVA— comenzó a ofrecer el servicio «Alta Inmediata», que permite -mediante reconocimiento facial- que cualquier persona pueda abrirse una cuenta por canales online con solo sacarse una selfie y participar de una videollamada para verificar sus documentos e identidad.

El banco BBVA ya utiliza la herramienta de reconocimiento facial para ofrecer nuevos servicios a sus clientes.
El banco BBVA ya utiliza la herramienta de reconocimiento facial en algunos países para ofrecer nuevos servicios a sus clientes. (Foto: Gentileza BBVA)

Según explicó Miguel Villaumbrales, responsable global de Servicios de Autenticación en BBVA, el servicio está disponible actualmente en España, Colombia y México y si bien no especificó cuándo se implementará en Uruguay, dijo que el servicio «seguirá llegando progresivamente» a más países.

«Apostamos por la biometría como palanca estratégica para facilitar las experiencias digitales de los clientes», combinando diferentes tipologías de identificación «como el reconocimiento facial, de voz, o de huella, lo que hace que una plataforma sea verdaderamente robusta y garantiza al mismo tiempo una experiencia de usuario ligera y hasta casi transparente», apuntó Villaumbrales.

Tres Cruces Shopping también se sumará a la tendencia, confirmó su gerente general Marcelo Lombardi. Las cámaras ya están instaladas y están finalizando la puesta en funcionamiento del sistema, que apuntará a «dotar de mayor seguridad al complejo».

Eficiencia

Con distinta antigüedad en el rubro, varias empresas venden en Uruguay sistemas de reconocimiento facial. Actualmente, los proveedores ven una mayor apertura entre las empresas.
Equipos. Actualmente, los proveedores de sistemas de reconocimiento facial ven una mayor apertura entre las empresas uruguayas. (Foto: Archivo El País)

En el mercado uruguayo hay múltiples empresas como Fusionar, Aliar 11, New Technology, Prosegur y Securitas que ofrecen la tecnología de reconocimiento facial. Algunas desde hace más de 10 años, otras se iniciaron en el rubro hace tan solo seis meses.

La uruguaya Fusionar comenzó a vender este tipo de soluciones en 2010, principalmente para el control de ingreso de empleados. Su director, Jorge Núñez, manifestó que si bien el producto «demoró en ser demandado» ahora hay empresas públicas y privadas que ya van por la tercera y cuarta generación de uso de equipos de reconocimiento biométrico.

Es que según Núñez el reconocimiento de rostro «es el sistema biométrico más fiable» y el más demandado actualmente por el mercado local.

«Este sistema se pide cada vez más porque es más eficiente, no como las huellas dactilares que muchas veces no se pueden leer o una tarjeta de acceso que se puede perder», comparó Núñez. Asimismo, el empresario destacó que el sistema le da mayor seguridad al empleador dado que como no requiere elementos adicionales, «ningún trabajador puede marcar el ingreso a la empresa por otra persona».

Los precios de las soluciones varían según la calidad. Como con otros desarrollos tecnológicos, cada avance trae mejoras a los algoritmos de reconocimiento por lo que surgen nuevas gamas que son más eficientes pero también más caras.

Núñez estima que los equipos oscilan entre los US$ 350 y US$ 1.800 en el mercado y que en promedio se venden unos 30 o 40 por mes.

En Uruguay, los precios de los equipos van desde los US$ 350 a US$ 1.800; al mes se venden unas 30 o 40 unidades

La economía también juega un rol importante en la venta de los productos, dijo el empresario. «Hoy las empresas cada vez quieren controlar más» pero lo hacen de forma anticíclica. Es decir, «cuanto mejor está la economía no se preocupan por controlar demasiado pero cuando empeora, quieren controlar más, verificar el acceso de los empleados y ver si hay que descontar», señaló Núñez.

Daniel Giménez, gerente de Servicios Técnicos de la empresa Aliar 11, afirmó que hay rubros como la construcción, la impresión gráfica o la limpieza, que demandan con mayor frecuencia esta tecnología dado que son los «más castigados» a nivel físico en donde la huella dactilar no es tan eficiente.

Giménez dijo que si bien sus clientes usan la tecnología principalmente para el control de ingreso y egreso del personal, también la emplean para vigilar el acceso de personas a áreas restringidas de la compañía relacionadas al manejo de dinero o documentación importante.

Más allá de la solución biométrica que se utilice, según los proveedores «todos los equipos tienen margen de error», equivocaciones y denominados «falsos positivos». Esto es aún un problema a nivel mundial y local ya que en ciertos casos como en los de actuación policial un error puede tener consecuencias importantes.

Plan piloto en casinos

Los casinos y salas de juego del Estado de Montevideo son el escenario de una prueba piloto con cámaras de reconocimiento facial. El objetivo del plan es brindar mayor seguridad. La premisa apunta a la detección de cualquier tipo de comportamiento sospechoso, así como también la identificación y revocación del acceso a los individuos que integran el programa de exclusión para ludópatas.

«Queríamos tener una identificación cada vez más fidedigna. Hay una cantidad de aspectos positivos que recomiendan su aplicación y otras insuficiencias a corregir en materia de eficiencia del reconocimiento», afirmó el director de Casinos del Estado, Javier Cha. Si se implementa finalmente o no «será una cuestión que tendrá que evaluar la próxima Administración», aclaró el jerarca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)