El mundo se está preocupando de nuevo

El coronavirus de China ha revivido los temores económicos mundiales

El brote provocó nuevos temores y los mercados cayeron en picada, ya que los inversores tomaron nota y confiaron su dinero a refugios tradicionales, elevando el valor del yen, el dólar y el oro.

Foto: AFP
Foto: AFP

Antes que surgiera una misteriosa enfermedad respiratoria en el centro de China, que se extendía con efecto letal a través de la nación más poblada del mundo, las preocupaciones sobre la salud de la economía global se habían aliviado, reemplazadas por una medida de optimismo.

Estados Unidos y China habían logrado una pausa tenue en una guerra comercial que había dañado a ambas partes. El espectro de hostilidades abiertas entre Estados Unidos e Irán había vuelto a un punto muerto. Aunque Europa permaneció estancada, Alemania, la economía más grande del continente, había escapado de la amenaza de recesión.

Ahora, el mundo se está preocupando de nuevo.

El brote que se originó en China y que va más allá de sus fronteras ha provocado nuevos temores, enviando a los mercados en picada, lo que destruye la riqueza. Ha provocado la alarma de que la economía mundial pueda estar en otra conmoción, compensando los beneficios de la tregua comercial y la relajación geopolítica y proporcionando una nueva razón para que las empresas y los hogares se retraigan.

En los últimos días, los inversores se desprendieron de sus acciones en bolsas de Asia a Europa a América del Norte. Confiaron su dinero a refugios tradicionales, elevando el valor del yen, el dólar y el oro. Bajaron el precio del petróleo por temor a que las economías más débiles significaran menos demanda de combustible.

En resumen, quienes tienen el control del dinero tomaron nota de una creciente crisis en un país de 1.400 millones de personas, cuyos consumidores y empresas son el principal motor del crecimiento económico en todo el mundo, y optaron por reducir su exposición al riesgo.

La aparición del virus en China, cuyo gobierno encarcela a los periodistas y controla estrictamente la información, dejó al mundo incómodamente corto de los hechos necesarios para evaluar los peligros.

"Es la incertidumbre de cómo va a responder la economía global al brote", dijo Philip Shaw, economista jefe de Investec, un banco especializado en Londres. Eso dependerá de la gravedad, la propagación y la duración del brote, dijo, y "realmente no sabemos las respuestas a ninguna de estas preguntas".

El virus y sus incógnitas concomitantes evocaron recuerdos de otra enfermedad mortal que comenzó en China, el brote de síndrome respiratorio agudo severo (SARS) en 2002-03, que mató a casi 800 personas.

"En muchos sentidos, se ve similar", dijo Nicholas R. Lardy, experto en China y miembro principal del Instituto Peterson de Economía Internacional en Washington. “Estamos viendo aumentos rápidos en el número de casos. Los hospitales están abrumados y ni siquiera pueden evaluar a las personas con síntomas. Espero que los casos vayan muy, muy arriba".

Al final, el SARS desaceleró significativamente la economía china, bajando la tasa de crecimiento anual a 9,1% en el segundo trimestre de 2003 desde 11,1% en el trimestre anterior, según Oxford Economics, un instituto de investigación independiente en Londres.

El episodio coincidió con el Año Nuevo Lunar, una fiesta importante en la que cientos de millones de chinos viajan a sus pueblos para visitar a sus familiares.

Con las conexiones aéreas, ferroviarias y por carretera en el centro de China restringidas, ya que el gobierno busca bloquear la propagación del virus, es probable que los hoteles, restaurantes y otras empresas relacionadas con el turismo se vean afectadas.

Algunos economistas suponen que esos efectos se disiparán rápidamente, lo que llevará a una reactivación de la economía de consumo en cuestión de meses. Así es como se desarrollaron los eventos en 2003.

"Nuestra base es que tendrá un impacto bastante grande pero relativamente de corta duración", dijo Louis Kuijs, jefe de economía de Asia en Oxford Economics, con sede en Hong Kong.

Desde el punto de vista esperanzador, el daño económico será contenido por la respuesta agresiva del gobierno chino en la cuarentena efectiva del centro del brote: Wuhan, una ciudad de 11 millones de personas, y gran parte del área circundante en la provincia de Hubei. Pero Wuhan es un centro de la industria, a veces llamado Chicago de China, que intensifica las implicancias de la cuarentena para la economía nacional. "Esto no tiene precedentes", dijo Lardy. “Los efectos económicos pueden ser mucho mayores que el SARS. Wuhan es una ciudad industrial importante, y si básicamente la estás cerrando, tendrá un efecto importante", sostuvo.

El gobierno de China extendió el feriado del Año Nuevo Lunar por tres días, hasta el 2 de febrero, asegurando que los trabajadores migrantes no regresen a sus trabajos de fábrica tan pronto como se anticipó, lo que casi seguramente interrumpe la producción. Suzhou, una importante ciudad industrial cerca de Shanghai, ha extendido las vacaciones hasta al menos el 8 de febrero.

Dado que la economía de China es la fuente de aproximadamente un tercio del crecimiento económico mundial, la desaceleración podría sentirse ampliamente.

Más directamente, los vecinos de China absorberían los efectos, especialmente aquellos que dependen de turistas de China, entre ellos Hong Kong, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam. Precisamente, China anunció que estaba prohibiendo los viajes grupales al extranjero por parte de sus ciudadanos.

Si las fábricas de China se ven obstaculizadas por restricciones adicionales en el transporte que limitan la producción fabril, eso podría convertirse en un evento global. Podría afectar a las minas de mineral de hierro en Australia e India que alimentan materias primas en las fundiciones de China. Podría limitar las ventas de chips de computadora y pantallas de paneles de vidrio fabricados en plantas en Malasia y Corea del Sur. También reducir las ventas de maquinaria de fábrica producida en Alemania y autopartes fabricadas en la República Checa, Hungría y Polonia. Incluso podría afectar las compras de productos agrícolas estadounidenses adicionales que China acordó en virtud del acuerdo comercial firmado este mes.

El impacto está golpeando justo cuando China se enfrenta con su ritmo más lento de crecimiento económico en décadas, reviviendo los temores de que su apetito reducido por los bienes y servicios del mundo podría poner en peligro los empleos en múltiples costas.

Pero a medida que los inversores globales intentan evaluar las perspectivas, un elemento es el mismo que siempre en China: la información es escasa. La confianza en las autoridades es mínima.

Durante el brote de SARS, el gobierno tardó en reconocer la existencia del virus ya que los funcionarios locales encubrieron activamente los casos, permitiendo que la amenaza se multiplicara.

Esta vez, el gobierno ha tratado de proyectar la sensación de que está contando directamente con la crisis. El presidente Xi Jinping ha reconocido públicamente la amenaza, al tiempo que advirtió a los funcionarios locales que no oculten informes de problemas. Pero en el momento actual de agitación, cualquier falta de información percibida tiende a ser una mala noticia. "Esto, por supuesto, sigue siendo un sistema de gobierno donde la transparencia no se mantiene como un criterio importante", dijo Kuijs de Oxford Economics. " un sistema general en el que las decisiones discrecionales de los burócratas están impulsando todo en lugar de reglas muy claras".

(*) Peter S. Goodman

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados