Publicidad

Dos uruguayos crearon un juego de mesa apto para ciegos de cuya preventa en una plataforma internacional depende su futuro

La plataforma internacional Kickstarter eligió a Super Kittens Arena como uno de los juegos que ama. Ahora debe reunir apoyo para lograr financiarse y hacer los ajustes para ser apto para personas con discapacidad visual.

Compartir esta noticia
game with zombie expansion.jpeg
Super Kittens Arena.

¿De qué hacemos el próximo juego, Olivia?”, le preguntó Diego Melo a su hija. Él y su socio Alejandro Palmero venían de crear dos exitosos juegos de mesa con su empresa POW Games. “Papá, quiero gatitos ninja”, le contestó la niña de 9 años. Diego se puso a pensar y un día que caminaba por la zona de la escuela Francia vio una única baldosa de cuadraditos que sobresalía entre las de diseño con rayas y enseguida pensó en el juego del Tatetí. “Entre los gatitos ninja de mi hija, la baldosa y una ida al supermercado nació el concepto de Kittens Arena”, cuenta Diego a Domingo.

El juego fue lanzado a fines de 2023 apoyado por el capital semilla de ANDE (Agencia Nacional de Desarrollo). “Lanzamos una pequeña edición y tuvo una muy buena repercusión. Fuimos a muchos eventos, a muchas ferias grandes como Montevideo Comics, y lo mostramos a algunas personas de la industria de los juegos de mesa a nivel internacional y les gustó. Les pareció que tenía potencial”, recuerda por su parte Alejandro.

Fue así que se animaron a llevar adelante su primera campaña internacional de Kickstarter, la principal plataforma de crowfunding (pre-financiación) a nivel mundial y también a nivel de juegos de mesa.

“Casi todos los juegos de mesa hoy se lanzan por ahí”, destaca Alejandro sobre un mecanismo que consiste en que la gente pre-compre el juego para que el mismo se pueda fabricar.

“Para productores muy pequeños como nosotros, que no tenemos una espalda muy grande y que no podemos hacer una gran inversión para imprimir los juegos y mandarlos a todo el mundo, este tipo de herramientas es clave para lograrlo”, explica el emprendedor.

Ale y Diego con Agustín y Camila en UNCU_2023.jpg
Alejandro Palmero y Diego Melo con la gente de la Unión de Ciegos del Uruguay.

Los diferenciales

Kittens Arena consiste en una batalla de gatos por el dominio del arenero, es decir el lugar donde hacen sus necesidades.

Cuando sus creadores lo empezaron a probar se dieron cuenta de que el juego tenía ciertas características que, haciendo algunos ajustes en el diseño, lo podía tornar inclusivo para personas ciegas, de baja visión o daltónicas.

Comenzaron a investigar al respecto y descubrieron que no había en el mundo juegos que cumplieran con esta condición, algo que terminaron por confirmar cuando se reunieron con la Unión de Ciegos del Uruguay (Uncu) para mostrarles el prototipo de Kittens Arena.

“Queríamos ver con ellos qué repercusión tenía, si tenía buena llegada, si les parecía interesante colaborar con nosotros. Ahí vimos que lo único que los ciegos tienen para poder jugar juegos de mesa es el Ajedrez, las Damas, el Uno, el Dominó y un par de juegos más, no hay mucho más”, apunta Alejandro.

El experto indica que en la industria internacional de juegos de mesa, en promedio se lanzan unos 4.500 juegos nuevos por año, de los cuales un ínfimo porcentaje está adaptado para personas ciegas o con baja visión. “Por lo que nuestro juego fue un hallazgo importante”, destaca.

Fue así que los socios comenzaron a trabajar con Uncu para ajustar todos los detalles para hacer de Kittens Arenas un juego inclusivo, lo que no significa que esté destinado solo a personas con discapacidad visual, sino un juego “que fuera atractivo tanto para los que podemos ver como para los que no; una inclusión real”, aclara su creador.

Por ejemplo, los dados están hechos con relieve y son un poquito más grandes que en la primera versión. También están estudiando colocar una grilla plástica transparente encima del tablero para que quienes no ven puedan saber mediante el tacto dónde está cada casillero. Como los equipos se identifican con cruces y círculos, por la forma ya pueden reconocer sus fichas.

“También vamos a usar un sistema que no es exactamente Braille, pero que usa los relieves y los puntos, para marcar algunas bases para que el jugador sepa si el personaje tiene o no poderes, porque hay gatitos con superpoderes”, cuenta Diego sobre las cosas que se han ido agregando.

“Está bueno porque estamos usando técnicas que permiten a cualquier ser humano, aunque no sepa Braille, detectar las cosas y entender”, acota Alejandro.

Además, las reglas pueden ser escuchadas usando el teléfono celular, al que se va poder descargar los manuales que se van a elaborar.

“Todavía hay algunos detalles en cuanto a los contenidos visuales y demás que estamos terminando de afinar con la Uncu, pero ya terminamos de redondear un juego que estaba muy, muy sólido para salir al mercado internacional”, señala Alejandro sobre lo que finalmente se convirtió en el Super Kittens Arena.

Actualmente lo que POW Games está vendiendo es la primera versión. “Es un juego cien por ciento hecho en Uruguay, pero que todavía no tiene los ajustes para ciegos”, aclaran sus responsables a Domingo.

Para la nueva versión todavía se encuentran en fases de pruebas y ensayos, por lo que estiman que el nuevo prototipo estará pronto entre octubre y diciembre de este año.

dados amarillos cyan.jpeg
Dados del Super Kittens Arena.

Transportables

Otro diferencial muy importante de Super Kittens Arena es que fue pensado para ser portable. “Lo puedo jugar en el ómnibus, en un auto, en el avión, en la sala de espera del dentista… Abro la caja y ya estoy jugando”, resalta Diego sobre una característica que los juegos de mesa abandonaron allá por los años 90.

Precisamente así fue como nació POW Games en 2018. Fue por la idea que tuvo Diego para entretener a Olivia en el viaje de unos 40 minutos en ómnibus desde Ciudad Vieja hasta la zona de la Plaza Varela para ir a la escuela. Él se resistía a darle su teléfono celular para que se distrajera, entonces nació la idea de crear juegos de mesa transportables.

Diego y Olivia en Friki Fest 2023.jpg
Diego Melo con su hija Olivia (POW Games).

POW es la sigla de Play On the Way, que significa “jugar en el camino”.

En 2020, durante la cuarentena por la pandemia del covid-19 lanzaron POW Robots, su primer juego gratuito, y dos años después se sumó POW Space, que ya va por su segunda edición. Todos estos juegos se pueden adquirir a través de la web pow-games.com, las redes sociales de la empresa, algunas tiendas físicas (Jugatelá, Frikantec, Collectables, Sparta Games, Pocitos Libros, América Latina) y los canjes de Itaú Volar.

Sus responsables destacan que son juegos para todas las edades y, que si bien los plantean de 7 años para arriba por un tema de saber leer, los han jugado en ferias con niños de 4 o 5 años. “Con saber la base ya lo pueden jugar”, señala Diego. También les ha pasado que hay adultos a los que les da vergüenza comprarlos porque creen que son solo para niños y no es así.

“Cuando sacamos la primera versión de Kittens Arena, los primeros compradores fueron adultos. Hicimos un pequeño lanzamiento en una cafetería con un torneo y cuando llegamos ya había una cola de varias personas, todos adultos, esperado para comprar el juego. No podíamos creer lo que nos estaba pasando”, confiesa Alejandro entre risas.

Primer Torneto de Kittens Arena en UAI_Diciembre 2023.jpg
Lanzamiento del Kittens Arena.
La campaña

Cómo se hace para colaborar con el juego

La campaña en la plataforma Kickstarter comenzó el pasado 19 de marzo y se extiende hasta el 11 de abril. “El objetivo es alcanzar la mayor cantidad de fondos posible para llegar a todo el mundo con nuestro juego”, explica Alejandro Palmero sobre lo que define como el Mundial de Clubes de los juegos de mesa.

La gente debe ingresar a kickstarter.com, registrarse y en el buscador poner Kittens Arena o POW Games o Uruguay. Así llegan al lugar donde se puede comprar el juego base, que va a partir de los US$ 39 con envío incluido para el caso de Uruguay. Luego se van sumando una serie de expansiones con distintos precios.

Incluso está la posibilidad de comprar un juego y regalar otro igual a una persona ciega del Uruguay. La Unión de Ciegos del Uruguay se encargará de definir cómo los distribuye.

Si hay quienes no pueden gastar US$ 39, se puede colaborar a partir de US$ 1 con la suma que se quiera. “Ya estás ayudando a que este proyecto, primero se financie con los fondos económicos, y segundo, empiece a tomar otro interés y otro posicionamiento internacional. Así estamos poniendo una banderita uruguaya en el contexto mundial”, dice Alejandro.

También se puede llegar al sitio web de la campaña a través de las redes sociales o el sitio web de POW Games.

Hasta ahora el apoyo ha sido muy bueno, al punto tal que en las primeras 24 horas alcanzaron el primer objetivo, que era lograr los US$ 5.000 para “echar a andar la rueda”. “¡No lo podíamos creer!”, acota Alejandro.

Para los días que restan se busca poder reunir el mayor apoyo posible porque cuanto mayor sea, mejor los posiciona en el ranking elaborado por la plataforma, la cual ya los incluyó dentro de los proyectos que ama. “Es como un galardón en sí mismo”, destaca.

Cuenta que ya les compraron de España, Estados Unidos, Suecia y Gran Bretaña, y recibieron consultas de Países Bajos.

RENDER THUMBNAIL NEW_ES_ 03 copy.jpg
Super Kittens Arena.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad