Publicidad

Es abogado corporativo y hace terapias de bosque para potenciar la salud y la inteligencia

Una técnica para conectar con la naturaleza a través de los sentidos que brinda bienestar y mejora la relación con nosotros mismos y los demás.

Compartir esta noticia
Naturaleza
Niños en la naturaleza.
Foto: Freepik.

Julián Ruiz Sáez hace de todo: es abogado especialista en Derecho Ambiental, dirige una empresa que brinda soluciones sostenibles para el mundo corporativo, pinta, cofundó e impulsa la ONG Sistema B Uruguay y guía terapias de bosque y naturaleza. Hace de todo, pero, al mismo tiempo, hace una sola cosa: construye vínculos más sanos y presentes entre el entorno y las personas.

— ¿De dónde viene su interés por la naturaleza?
— Fue algo que siempre me gustó, pero que de grande quizás me olvidé, como a veces pasa cuando crecemos. Retomé el interés cuando me especialicé en Derecho Ambiental. A partir de ahí empecé a vincularme otra vez con la naturaleza y conectar con cosas de la infancia, como trepar el árbol al que me llevaba mi abuelo o disfrutar del cuidado del jardín como lo hacía con mi abuela. Todos tenemos pequeños recuerdos que nos conectan con la naturaleza —aunque vivamos en la ciudad, como es mi caso— y muchas veces esos recuerdos también nos conectan con nuestros seres queridos.

Soy abogado corporativo —estuve más de 20 años en una firma de abogados y ahora trabajo de forma independiente— y en paralelo desarrollo terapias de bosque y naturaleza. Descubrí algo que, en realidad, muchos expertos subrayan hace tiempo: la experiencia de estar en la naturaleza es sanadora. Me di cuenta de que los entornos naturales nos dan bienestar, y sin embargo no los tenemos tan en cuenta. Entonces, quise ayudar a otras personas a tener esa experiencia de sanación y creé Pausa Verde.

Julián Ruiz Sáez.jpeg
Julián Ruiz Sáez.
Foto: Cortesía Julián Ruiz Sáez.

— ¿Qué es Pausa Verde?
— Son paseos en entornos naturales, que no tienen porqué ser salvajes; puede ser un parque, un jardín, una playa. Invito a la gente a estar allí entre una y dos horas, con el celular silenciado o apagado, y siguiendo mi guía para conectar con los sentidos y la naturaleza. Es algo único para cada participante.

— ¿Cómo podemos empezar a conectar más con la naturaleza?
— Muchas veces esperamos al verano, cuando el tiempo está lindo, pero en realidad es un trabajo de todo el año. El acto voluntario de dejar la computadora, salir de casa aunque haga frío, escuchar el canto de un pájaro y sintonizar con ese sonido, crea un efecto de pausa que nos ayuda a continuar con nuestras tareas. De ahí viene mi desarrollo con la pintura, como forma de prolongar el beneficio de la experiencia de la naturaleza. Salgo afuera y luego pinto lo que orientan mis sentidos.

— ¿Qué es lo que más le preocupa sobre cómo nos vinculamos con la naturaleza hoy?
— Parece que vamos por un camino en el que elegimos no vivir en este Planeta Tierra; un camino de desconexión a través del mundo digital. Lo noto mucho en los jóvenes. Son ellos quienes más se entusiasman con mis propuestas porque entienden perfectamente lo que es estar todo el tiempo en las redes o con la tecnología y disfrutan el estar en la naturaleza y conectar con los sentidos.

El ser humano está generando un montón de conocimiento en torno al desarrollo tecnológico y al mismo tiempo está cortando sus sentidos, que es a través de lo que se nutre la experiencia y la inteligencia. Con las pantallas solo usamos los ojos; nos focalizamos en un sentido y anulamos todos los demás. En un proceso gradual, nos atrofiamos.

Las personas inteligentes del futuro serán quienes dominen la tecnología como herramienta, pero que no se desconecten de La Tierra y puedan nutrirse a nivel sensorial. Esa será la gente que guíe a los que estén desconectados.

— ¿Cómo influye la conexión con la naturaleza en el cuidado del ambiente?
— Una cosa lleva a la otra. La conexión con la naturaleza a través de los sentidos es una forma de educación ambiental. Uno se convence a través de la experiencia; vive cómo la naturaleza le da bienestar y salud física, psíquica y emocional, y genera un vínculo de amor y cuidado con ella. El contacto con la naturaleza nos ayuda a conectar mejor con el entorno, con nosotros mismos y con nuestros seres queridos.

Terapia de bosque y naturaleza con Julián Ruiz Sáez
Terapia de bosque y naturaleza con Julián Ruiz Sáez.
Foto: Cortesía Julián Ruiz Sáez.

Este año, Ruiz Sáez planea realizar una exposición de arte que combine la pintura con propuestas de conexión con la naturaleza. Ha hecho experiencias personalizadas para escuelas —incluso dentro de las aulas—, adultos mayores, personas con adicciones y empresas. Además de estas actividades a medida, comparte sus propuestas para todo público a través de su cuenta de Instagram @pausa___verde.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

vida sananaturaleza

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad