Publicidad

Un sustituto de las grasas no saludables que reduce el colesterol malo y promueve la longevidad

Propiedades nutricionales de este alimento versátil y natural que es fundamental en la dieta mediterránea y beneficia la salud cardiovascular.

Compartir esta noticia
Aceite de oliva
Aceite de oliva.
Foto: Freepik.

El Universal (México)/GDA
Consumir productos ricos en vitaminas, proteínas y fibra es fundamental para mantener la salud de nuestro cuerpo. Uno de los alimentos con múltiples beneficios para el organismo es el aceite de oliva, que, de hecho, es un pilar de la dieta mediterránea.

Una investigación publicada en el Journal of the American College of Cardiology mostró que el consumo de aceite de oliva se relaciona con una mejora en la longevidad. El estudio, enfocado en más de 30.000 hombres y 60.000 mujeres, encontró que el alto consumo de aceite de oliva se asocia con un menor riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares, oncológicas, neurodegenerativas y respiratorias.

Además, el aceite de oliva es muy útil como sustituto de otras fuentes de grasas menos saludables. Por lo tanto, los expertos recomiendan incorporar este alimento como parte de una dieta equilibrada, para promover una vida más larga y saludable.

Beneficios del aceite de oliva.

La relación entre el aceite de oliva y un menor riesgo de mortalidad no es casual. Este alimento, que puede utilizarse como aderezo o para freír, destaca por el aporte de vitaminas K y E, minerales como calcio y potasio y una alta concentración de antioxidantes y ácidos grasos monoinsaturados y poliinstaturados.

Según la Fundación del Corazón de España, el aceite de oliva eleva los niveles de colesterol HDL (bueno), disminuye el colesterol LDL-c (colesterol malo), promueve el control de la hipertensión arterial, reduce la aparición de trombosis y previene la diabetes.

Es importante consumir las cantidades recomendadas por su médico o nutricionista.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad