Publicidad

Superalimento: un pequeño fruto afrodisíaco y antioxidante que protege la salud del corazón

El açaí es un pequeño fruto de gusto dulce y fresco, cuyo consumo aumenta diariamente en consecuencia de la gran divulgación profesional que hay sobre sus beneficios para la salud.

Compartir esta noticia
Abreboca Acai

Victoria Vera Ziccardi/La Nación GDA
El açaí es considerado popularmente como un súperalimento y, si bien ahora abunda en tiendas o propuestas gastronómicas, no siempre fue conocido a nivel mundial. Se encuentra repleto de vitaminas, proteínas, fibra, aminoácidos, grasas monoinsaturadas saludables y se piensa que es hasta 30 veces más antioxidante que el vino tinto. No es casual que el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) lo considere como el mayor antioxidante del reino vegetal por su alto contenido nutricional.

Asimismo, el açaí es el nombre por el que se conoce al fruto de la palmera huasaí (Euterpe oleracea), una planta nativa del norte de Sudamérica que hasta hace un par de años atrás se encontraba en zonas específicas y poco accesibles de la selva brasileña. Es precisamente dada su ubicación geográfica en la jungla amazónica que se cree, que desde los tiempos precolombinos, el açaí forma parte de la dieta diaria de los pueblos originarios de la zona. De hecho, existe un fuerte mito popular que ronda el origen de este fruto.

El nombre açaí proviene de una palabra nativa de la cultura Tupi -un pueblo indio que dominaba la costa brasileña antes de que llegaran los portugueses- y significa “fruta que llora”. El por qué del significado se retrotrae a la leyenda que sostiene que es una fruta nacida de lágrimas. Antes de que los barcos colonizadores llegaran a Brasil, la tribu Tupi vivía a orillas del río Amazonas y como aumentaba su cantidad de integrantes, cada vez había menos comida para abastecerse. Al ver a su pueblo morir de hambre, el jefe de la tribu, Itaki, ordenó que se sacrificara a todos los niños recién nacidos para mantener bajos los niveles poblacionales hasta que pudieran encontrar una fuente de alimento más abundante.

El cacique no hizo ninguna excepción a este decreto, y fue por eso que su hija Iaçã, que había dado a luz a un pequeño bebé, lloró durante días luego de perderlo. La joven oró a su dios para que le mostrara al jefe de la tribu alguna otra forma de salvar al pueblo. Una noche, Iaçã siguió el sonido de unos llantos y vio a su hijo al pie de una palmera; saltó hacia él pero el niño desapareció, por lo que Iaçã se derrumbó en llanto sobre la planta. Al día siguiente, su cuerpo fue encontrado allí y su rostro se mostraba sereno.

Los ojos de Iaçã miraban hacia la copa de la palmera, que ahora estaba llena de pequeños frutos oscuros. Los integrantes de la tribu treparon las palmas y recogieron las bayas para llevárselas a Itaki, quien vio aquello como una bendición de su dios y llamó al alimento açaí, que es el nombre de su hija escrito al revés.

Açaí: de la selva amazónica al resto del mundo

Su consumo se expandió por el mundo gracias al fenómeno de los smoothies -bebida preparada a base de trozos y jugos de fruta, concentrados o congelados- y a los bowls de frutas. Así apareció un nuevo vocablo: “açaí bowls”, una palabra que hace referencia a la combinación de las bayas de açaí machacadas en una consistencia cremosa y acompañadas por pequeñas frutas y granolas.

Con un color característico violeta, este plato se puso de moda, sobre todo entre veganos y vegetarianos, quienes aprovechan lo estético que luce el plato para fotografiarlo y compartirlo en sus redes sociales. Además de tener un gusto dulce y fresco, su consumo aumenta diariamente en consecuencia de la gran divulgación profesional sobre sus beneficios para la salud.

Antioxidante y aliado del cerebro

Según revela la licenciada en Nutrición y directora de Nutrim, Mariana Patrón Farias, a las bayas de açaí se las puede entender como “un súperalimento” dado que tienen un fuerte aporte nutritivo y cumplen funciones antiinflamatorias gracias a su gran contenido de antioxidantes -sustancias que protegen de los radicales libres que son unas moléculas que pueden dañar las células-.

Açai bowl.
Açai bowl.
Foto: Pixabay.

“Tiene una alta concentración de polifenoles y antocianinas que son los agentes antioxidantes que le dan ese color morado”, agrega la profesional. Esta propiedad innata del fruto amazónico está asociado principalmente a actividades antioxidantes, antiinflamatorias, antiproliferativas y cardioprotectoras. “Su valor nutricional no se limita solamente a su aporte en antioxidantes; también hay que saber que es fuente de energía, fibra, minerales y ácidos grasos. Por ello se lo considera un alimento funcional que ayuda a la prevención de diversas enfermedades degenerativas”, enfatiza Patrón Farias.

Frente a esto, Matías Marchetti, licenciado en Nutrición y autor de libros sobre vida sana, añade que las bayas de açaí tienen un efecto neuroprotector, es decir, protegen las neuronas del daño causado por el estrés oxidativo y la inflamación. “Esto es algo positivo porque implica la mejora de la memoria, el aprendizaje y la función cognitiva”, explica.

Protector cardiovascular

Varios estudios longitudinales han informado que el riesgo de enfermedad cardiovascular y mortalidad por todas las causas disminuye cuando las personas tienen un alto consumo de fibra en su dieta diaria.

Asimismo, la licenciada en Nutrición destaca que los beneficios de su consumo están mayormente asociados a su contenido en antocianinas -pigmentos vegetales solubles en agua- que tienen propiedades vasodilatadoras que favorecen el control de la presión arterial y disminuyen la probabilidad de formar trombos. “Todo esto demuestra que cuida la salud cardiovascular”, agrega.

El Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa (NCCIH) señala que el consumo de bayas de açaí puede ayudar a reducir los niveles de colesterol y azúcar en sangre en personas con exceso de peso.

Afrodisíaco

Marchetti señala que se considera a este fruto como afrodisíaco -sustancia que incrementa el deseo sexual entre las personas- ya que contiene fitoestrógenos, que son unas sustancias vegetales que imitan la acción de las hormonas femeninas.

También se estima que ayuda en la fertilidad ya que, según estudios preliminares realizados por el CCRM -instituto líder de la industria en tratamientos de fertilidad, investigación y ciencia- el açaí podría mejorar significativamente los resultados de las mujeres que se someten a fertilización in vitro (FIV).

Cómo consumirlo

Patrón Farias sugiere que en caso de comprar la pulpa congelada, lo ideal es revisar la fecha de envasado y tener en cuenta que el tiempo máximo de conservación en freezer es de tres meses.

“Con la pulpa se pueden hacer licuados o diluir con limón para preparar una bebida natural. También se la puede sumar en postres como cheesecake o agregar sobre un yogur natural y añadirle granola o frutos secos para potenciar su poder”, aconseja.

En lo sucesivo, Marchetti añade que la dosis diaria recomendada para consumir el açaí depende del tipo de producto que se elija y del peso corporal de cada persona. “En general, se recomienda consumir entre 10 y 30 gramos de polvo seco o entre 100 y 300 mililitros de jugo al día”, sugiere.

Finalmente, ambos especialistas advierten que su ingesta debe ser evitada en los siguientes casos: personas alérgicas a las bayas de açaí o a alguno de sus componentes; quienes tomen medicamentos anticoagulantes, antihipertensivos, antidiabéticos o inmunosupresores; y en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

nutrición

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad