LLUVIAS Y CARENCIA DE MANTENIMIENTO VIAL

En Salto también piden declarar "emergencia vial"

Estado de alerta por deterioro de las calles y caminería rural.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un edil nacionalista exhortó a la Intendencia a declarar la emergencia departamental. Foto: L. Pérez

Ante la magnitud que está adquiriendo el deterioro de las calles de la ciudad de Salto, y de buena parte de la caminería rural —situación que ha generado varios accidentes de tránsito— la bancada del Partido en la Junta Departamental planteó la necesidad de "declarar el estado de emergencia" para atender el problema.

El edil nacionalista Gustavo Coronel, en su exposición de motivos en el seno de la Junta, exhortó al ejecutivo comunal a que se declare la emergencia departamental para reparar las calles, poco después que desde las propias esferas gubernativas se reconociera las dificultades que afronta el departamento de obras para recuperarlas.

El curul herrerista recomienda que ante la situación en que se encuentra el departamento en materia vial, lo mas lógico sería la declaración de emergencia, "así como lo ha hecho el gobierno nacional con el problema de la leishmaniasis en los perros.

Ante la detención de los trabajos en decenas de cuadras por parte de la Intendencia, Coronel recomienda que la comuna no emprenda nuevas reparaciones hasta no tener la totalidad del material y la maquinaria disponible, para así cumplir con el cometido en "tiempo y forma".

El edil pide además que la Intendencia de Salto destine la mayoría de la flota de máquinas y camiones a estos trabajos por un tiempo determinado. La prioridad debe ser tapar los pozos, y durante el período que dure la emergencia vial, "solo hacer calles a nuevo cuando ya no sea posible la reparación de los baches", acotó.

Rutas.

El pasado mes de febrero, en el diario El Telégrafo de Paysandú, el empresario sanducero Hugo Castro Coello, quien recorre las rutas de todo el país desde el año 1962, realizó un exhaustivo informe sobre el estado de las carreteras de todo el país. Entre otras, mencionó a las rutas principales de Salto: la Nacional 3, la 31, la 4 y la 26. El siguiente es un resumen de ese amplio informe.

"La Ruta 31, que une Salto y Tacuarembó, se encuentra en regular a mal estado en toda su extensión, con muchos puentes angostos a partir de Valentín. Es una ruta de aproximadamente 200 kilómetros sin ningún tipo de servicios para los usuarios. Tiene curvas y bajas muy pronunciadas, y es angosta".

"La Ruta 4, que arranca en Ruta 5 (Carlos Reyles) y termina en la ciudad de Artigas, pasa por Baygorria, Guichón, atraviesa el centro-este de Paysandú y el este de Salto. En mayoría dispone de balastro y los tramos con bitumen están en mal estado, salvo llegando a Artigas". En tanto, "la Ruta 26, de Paysandú a Melo (Laguna Merín), es la principal ruta de conexión entre Brasil y Argentina. Desde su arranque, en el kilómetro 410, de Ruta 3 hasta el kilómetro 190 —entrada a Tambores— está en pésimo estado. Permanentemente la están remendando; en este tramo mueren muchos argentinos en temporada de verano, producto del estado de la ruta que tiene muchas piedras sueltas. Mal señalizada, siempre hay reclamos al Estado por parte de quienes la usan para que se lleve a cabo su reconstrucción".

Cuatro años antes Castro Coello había realizado un informe similar y afirma que "es muy poco lo que se hizo" desde entonces hasta hoy.

Malestar por la prohibición de circular mientras dure la lluvia.

NÉSTOR ARAÚJO

En Cerro Largo, existe malestar entre pequeños ganaderos que no pueden mover las haciendas debido al decreto departamental que prohibe el tránsito de camiones en caminos de tierra cuando llueve, y hasta 48 horas después. Hace doce días que las precipitaciones no dan tregua y el transporte está paralizado. Sin embargo algunos camioneros violan la medida y son denunciados a la Intendencia. Se han suspendido remates ganaderos, embarques, transporte de madera y arroz por lluvias.

La Policía Municipal recibe las denuncias y constata a diario que decenas de transportistas informales no respetan el decreto, que fue aprobado para evitar que los caminos rurales y calles urbanas de tierra se sigan deteriorando por el tránsito. El intendente Sergio Botana está dispuesto a flexibilizar la medida porque el departamento está paralizado, dijeron voceros de los sectores productivos que se reunieron ayer con el jefe comunal. El encargado de la caminería rural de la Intendencia, Nelson Cuadrado, dijo que los transportistas de ganado con destino a feria o a plantas frigoríficas vienen respetando a rajatabla la iniciativa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)