RELACIONES

Volver a citas cara a cara en época de apps

Dos uruguayas crearon Speed Dating para ayudar a quienes buscan pareja; explican los beneficios de los encuentros en persona ante los virtuales

Soledad Batista y Valeria Gerla son las creadoras de Speed Dating Uruguay. Foto: Speed Dating Uruguay
Soledad Batista y Valeria Gerla son las creadoras de Speed Dating Uruguay. Foto: Speed Dating Uruguay

Conseguir pareja puede ser tarea complicada. A cierta edad hay que ver si las características del otro coinciden con lo que uno busca y, además, mirar si tiene o no tiene anillo, si tiene o no tiene hijos, si quiere o no quiere una relación formal; la lista es mucho más larga y, por lo tanto, el etcétera puede ser muy frustrante.

A muchos les resulta útil aprovechar la tecnología. Se crean una cuenta en alguna aplicación de citas para hacer match con los candidatos que más les gustan entre todos los que aparecen en la pantalla del celular. Hay muchísimas opciones: las más famosas son Tinder, Happn y Bumble, que tienen millones de usuarios a nivel mundial, pero a veces no colman las expectativas.

Una parte de la población de solteros sigue prefiriendo el cara a cara: van a boliches, a la rambla y hasta la ida al supermercado se convierte en una oportunidad para intentar comenzar una conversación y ver si lleva a buen puerto. Pero no es fácil. Porque el grupo de amigos con los que salir ya se desarmó, porque entre el trabajo y el estudio no quedan horas libres, porque entre esos solteros que buscan rehacer su vida amorosa hay padres y madres y una montaña de motivos en los que la falta de tiempo es recurrente.

Valeria Gerla (39) y Soledad Batista (43) son dos uruguayas que creen en la idea de que mirar a ojos a alguien por unos pocos minutos alcanza para saber si existe feeling como para arriesgarse a algo más. Por eso en enero de este año fundaron Speed Dating Uruguay, un emprendimiento al que definen como “una forma divertida de conocer gente”.

Funciona de la siguiente manera: en un espacio acondicionado organizan un encuentro al que asisten entre 20 y 30 personas; hombres y mujeres por partes iguales. Se sientan de a dos en las mesas pero mientras las mujeres permanecen sentadas, los hombres rotan cada cinco minutos, teniendo la oportunidad de dialogar durante ese ratito con cada uno de los asistentes. Todos reciben una tarjeta en la que luego anotan con qué participante o participantes le gustaría volver a contactarse. Al día siguiente las organizadoras buscan las coincidencias y, si hay dos personas que se hayan interesado mutuamente, estas reciben los datos para ponerse en contacto y marcar un nuevo encuentro. Misión cumplida por parte de Speed Dating: a partir de ese momento queda en manos de los dos participantes cómo sigue la historia. En estos primeros meses del año ya realizaron cinco encuentros.

“El objetivo es que la gente pase una noche divina y que se conozcan, más allá de que se pongan en pareja o no. Las repercusiones que hemos tenido son súper positivas porque se nota el esfuerzo que ponemos en cada detalle para que todos se sientan cómodos desde que llegan al lugar. Y si encima conocen a esa persona especial que están buscando, ¡golazo!”, expresó Gerla.

Y contó que hay gente que al otro día recibe hasta seis teléfonos. “Hoy en día vas a algún lugar, te producís, gastás plata y, de repente, en toda la noche no conocés ni a una sola persona. Acá en dos horas, que es lo que dura el evento, te podés llevar varios números sabiendo que del otro lado también hay un interés”. Gerla indicó que, si bien no tiene datos concretos, algunas parejas han empezado a salir después de conocerse en una cita rápida.

Encuentros. 

El único requisito para los que deseen participar en estos eventos realizados en Uruguay es que sean mayores de edad y que hayan completado el formulario de registro en la página web. Algo interesante a saber en una ciudad en la que somos pocos y nos conocemos, es que antes del encuentro se pueden dar nombres de determinadas personas con las que uno no se quiere cruzar: “Para ir tranquilo, porque Montevideo es un pañuelo, no queremos que nadie deje de ir por miedo a encontrarse con su jefe o con su ex”, apuntó Gerla a El País.

Actualmente hay 300 personas anotadas; tres de cada cuatro son mujeres, por lo que a la hora de armar los grupos es un detalle que enlentece: “Las mujeres se anotan a un ritmo mucho más rápido que los hombres, entonces a veces tenemos que esperar a tener una cantidad de hombres con ciertas características para poner fecha”.

Los encuentros se realizan en Crio (Maldonado esquina Pablo de María) un martes, día en que el lugar puede cerrar sus puertas para eventos privados como este. Gerla señaló que se anotan personas de todas las edades: “Tenemos desde una persona con 20 años hasta una de 78. Hay toda una variedad, pero predomina la edad media entre los 40 y los 50 años”.

Y agregó: “En realidad esto está enfocado para los que estuvimos casados y nos separamos y, de repente, en la segunda vuelta cuesta encontrar un lugar con gente que te resulte interesante”.

Revalorizar el encuentro entre las personas

Speed Dating Uruguay busca revalorizar el encuentro personal. Para su fundadora, esta instancia da mucha más información que una aplicación. Permite ver su actitud, cómo se mueve, cómo habla, en definitiva, ver “si se genera esa magia entre los dos”. Gerla aseguró que “cinco minutos es el tiempo óptimo para darse cuenta y decir si te gustaría volver a ver a la otra persona”.

Otra diferencia es que en las aplicaciones se pueden subir fotos engañosas y no se dejan claras las intenciones. En Speed Dating van los que quieren tener una pareja. “Hay mucha gente que no se anima a usar estas aplicaciones porque piensan que tienen una connotación negativa; hay un prejuicio. Esto que hacemos es muy cuidado, con mucho respeto, para que la gente se sienta cómoda al participar”, dijo Gerla.

Para registrarse no hay que pagar. Se abona en el momento en que se confirma la asistencia al evento y son $1.100 por persona, que incluye bebidas y algo para comer. En el caso de que ningún vínculo haya prosperado, si la persona lo desea, puede solicitar participar de nuevo y se le hará un descuento del 50%. También se hacen descuentos a grupos de amigos. “Muchas veces hay gente que no se anima a ir solo”, detalló Gerla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error