Publicidad

Por primera vez la Escuelita de Rugby de Champagnat funciona también en verano

Escuelita de Rugby

NIÑOS Y DEPORTE

Todos los miércoles, a las 18 horas, exjugadores de rugby del club de Pocitos y Punta Carretas recibe niños de entre 6 y 13 años en la Rambla y García Cortinas.

"El primer miedo que tienen es a la pelota porque todos nos criamos con la pelota en el piso y jugando con el pie”, contó el ex rugbier Martín Guzmán (42 años) sobre los niños que semana a semana se acercan a la Escuelita de Rugby que el club Champagnat tiene en la Rambla y García Cortinas.

La idea empezó hace más de 25 años y, con ciertas intermitencias, se ha mantenido en el tiempo. En los últimos años cada vez son más los niños de entre 6 y 13 años que se acercan buscando entrar en contacto con un deporte que, si bien está lejos de la popularidad del fútbol, ha crecido mucho en convocatoria.

Eso se nota en las mañanas de domingo de marzo a diciembre, cuando funciona la Escuelita de Champagnat, y fue lo que motivó a que por primera vez se hiciera la prueba de repetir la experiencia en verano. Es así que desde el pasado 8 de enero, todos los miércoles a las 18 horas, exjugadores del club liderados por Guzmán enseñan a los más chicos a perderle el miedo a la ovalada.

“Básicamente buscamos que los chiquilines se diviertan y corran, todo con una pelota de rugby”, explicó quien jugó durante siete años en el club cuya zona de influencia abarca Pocitos y Punta Carretas.
?

La Escuelita de Verano se enmarca en el proyecto de armado de escuelitas que Champagnat viene desarrollando desde hace tiempo. Por ejemplo, tiene una en su campo deportivo, en Colonia Nicolich, y dicta otras dos en las escuelas públicas Brasil y Grecia. Siempre en forma gratuita y abierta a todos los niños que se quieran sumar.

“El fin es poder iniciar chiquilines para que le agarren el gustito al rugby y después sigan jugando. Diría que el 90% de los que van a las escuelitas terminan jugando en Champagnat o en otro club”, destacó Guzmán.

Escuelita de Rugby
Cada semana, entre cinco y seis exjugadores de Champagnat enseñan los movimientos básicos.. 

Tardes.

Cerca de 20 niños se acercaron a la rambla en el primer día de la Escuelita de Verano. Es un buen promedio teniendo en cuenta que los domingos del año lectivo llegan a practicar entre 20 y 30. De ellos, hay tres o cuatro niñas, porque la convocatoria es abierta a ambos sexos.

“La mayoría son niños que no saben jugar al rugby, que están iniciándose”, dijo Guzmán sobre el perfil de los que concurren. Durante el año también es común que se sumen los que entrenan en el club. Hace un par de años Champagnat incorporó las categorías infantiles; hasta entonces, los niños comenzaban a practicar a partir de los 11 años.

Lo que se hace en la Escuelita es un entrenamiento de una hora y media. “La idea es darles un comienzo en el juego a modo de entretenimiento. No se entrena rugby como se ve en la tele o se debería jugar. Se empieza con pautas para que los chicos le pierdan el miedo a la pelota”, detalló el responsable a El País.

A medida que le van agarrando la mano, se aumenta un poco la complejidad, pero siempre con un fin lúdico. El objetivo es que estos niños luego continúen en la escuelita de los domingos, la que este año comenzará a funcionar el segundo fin de semana de marzo.

Responsables.

Las clases están a cargo de exjugadores de Champagnat que colaboran voluntariamente. “Esto viene armado desde la Comisión de Rugby del club con los técnicos de todas las categorías. Hay toda una planificación y está el área infantil donde varios estamos involucrados. Nos hemos capacitado con cursos de la Unión de Rugby del Uruguay”, contó Guzmán.

Generalmente son cinco o seis personas trabajando semanalmente con los niños. Uno se encarga especialmente del contacto con los padres, de recibir a los más nuevos y explicar el funcionamiento de la Escuelita. Cuentan con un grupo de WhatsApp para informar todo lo que sea necesario, como cambios de horarios o suspensión de la práctica por mal tiempo.

El entrenador destacó que en todos estos años se ha logrado la regularidad y el compromiso de los niños, siendo fundamental el apoyo de Champagnat, que invierte para que el predio cedido por la Intendencia de Montevideo esté en condiciones.
?

“Este año conseguimos que creciera el pasto”, dijo con orgullo sobre una cancha que hoy luce impecable y que colabora para que las tardecitas de verano se transformen en tardecitas de rugby.

Ropa deportiva y ganas de hacer amigos

La Escuelita de Rugby de verano de Champagnat funciona los miércoles, a las 18 horas, en la Rambla y Francisco García Cortinas. Está a cargo de ex jugadores del club, que reciben a niños y niñas de entre 6 y 13 años de edad. La actividad dura aproximadamente una hora y media y solo exige que los niños concurran con indumentaria deportiva. “Más adelante les explicamos a los padres que lo fundamental para esto es que se compren un protector bucal. Antiguamente no se usaba mucho, pero hoy en día es imprescindible. Después que se van enganchando, alguno ya se compra zapatos tipo de fútbol, con taponcitos, para jugar mejor en el pasto”, detalló Martín Guzmán, encargado de la Escuelita. El entrenador destacó que se le da gran importancia al vínculo con los padres. “Tratamos de convencerlos de que los sigan trayendo porque dependés de ellos para que vengan los niños. Por lo general se enganchan porque aprovechan para estar allí y los niños se divierten”, señaló. Los principales objetivos del club Champagnat a través de la Escuelita son: inculcar el deporte como estilo de vida en los niños y niñas, dar a conocer el rugby como deporte, y generar momentos de integración en espacios abiertos. Por mayor información se pueden comunicar al 099 637919.

Temas relacionados

Verano 2020

Publicidad

Publicidad