MEDIOAMBIENTE

De Playa Carrasco hasta Río de Janeiro a pie: brasilero levanta basura en 2.030 kilómetros

Joven especialista en senderismo levanta los residuos por toda la costa uruguaya y continuará hasta la ciudad carioca; la travesía le llevará dos meses

Plácido Salles
Plácido Salles en una playa uruguaya

Por día, Plácido Salles camina 30 kilómetros. Lo hace siempre cuando sale el Sol y por la costa, aunque no sea la época ideal para mojarse los pies. Él dice que el camino es “sencillo” pero el viaje, que comenzó el 15 de junio en Playa Carrasco y finalizará en dos meses en la Bahía de Guanabara, en Rio de Janeiro, no es uno para simplemente capturar los atardeceres en la playa. Este joven brasilero tiene la misión de caminar y limpiar 2.030 kilómetros de arena. “Los próximos 200 años dependen de los pasos que demos ahora”, afirmó en diálogo con El País.

Aunque Salles camina solo y ya llegó a La Paloma (departamento de Rocha), en el camino contó con la colaboración de Uruguay Recicla. Tiene una bolsa en la que recolecta plásticos, vidrios y colillas de cigarros, entre otros residuos, para que ya no estén en el circuito de contaminación del ambiente. Todos los desechos recolectados durante la travesía destinados a cooperativas brasileras para su reutilización posterior.

“José Carlos (Ramírez) es una persona increíble y merece más atención por parte de los uruguayos”, comentó Salles en referencia a uno de los fundadores de Uruguay Recicla, quien conoció a Salles al inicio del viaje. Ramírez mostró como la basura se puede reconvertir en mobiliario con botellas, calentadores de agua y ladrillos ecológicos, entre otras opciones. “Es un trabajo que tiene que crecer mucho más en Uruguay”, apuntó el brasilero.

Plácido Salles
Plácido Salles recogiendo basura en Montevideo

También recibió ayuda de voluntarios del Centro de Tortugas Marinas Karumbé.

Una vez que el viajero ingrese a territorio brasilero, el reciclaje estará a cargo de Sea Sheperd Brasil, una ONG centrada en la conservación marina y la preservación de los océanos.

En Uruguay, se recicla tan solo el 5% del total de los residuos generados por la población. Solo en Montevideo, los hogares generan 1.600 toneladas de basura por día. Se estima que la permanencia de las personas en sus casas por la pandemia por coronavirus tuvo, en consecuencia, un incremento del 3,5% en la disposición final de residuos domiciliarios.

Al haber iniciado el recorrido en los últimos días del otoño, la basura que recoge Salles no fue dejada por turistas, sino que, en su mayor medida, son residuos que trae el mar hacia la costa o que llegan a la playa a través de desembocaduras de ríos, arroyos y drenajes. A Salles, por ejemplo, le sorprendió la acumulación de desperdicios en el arroyo Carrasco. Y a unos 20 kilómetros de José Ignacio calificó a lo que encontró como “siniestro” por la gran acumulación de basura.

Iniciativas de limpieza de playas similares han estimado que se recolectan nueve toneladas de residuos cada 10 kilómetros de playa cada semana y el 75% de lo recolectado es plástico.

Participación de Uruguay recicla en documental.

José Carlos Ramírez, director de Uruguay Recicla, participó del documental que registra el viaje de Plácido Salles desde que emprendió la caminata desde Paso Carrasco.

Voluntarios de esta cooperativa de reciclaje, cuyo objetivo es la revalorización de residuos empresariales y su inclusión en la economía circular y que funciona hace más de 20 años, le mostraron a Salles lo que se hace en el país: “Podemos reutilizar el 100% de los desechos generando bienes productivos que van desde una casa hasta un calentador solar hecho todo con basura y sin gastar energía derivada del petróleo”, dijo Ramírez a El País.

Sobre The Beach Walker Project, este comentó que es una iniciativa empresarial que significa un avance para la visibilización del problema de la contaminación, en particular, de las playas. “Hay que mostrarle a la gente que la basura que tiramos da vueltas y vueltas hasta que termina en los océanos”, apuntó. Uruguay Recicla también brinda talleres en escuelas, asociaciones y grupos de reconversión carcelaria y laboral.
La Planta de Reciclado de deshechos de Uruguay Recicla está ubicada en Ciudad del Plata, Kilómetro 34 de Ruta 1 Vieja, departamento de San José.

Se estima que cada un segundo se producen ocho toneladas de plástico en todo el mundo. Y 10 segundos después, 80 toneladas de esos materiales encuentran inevitablemente su camino hacia los océanos.

El caminante.

Placido Salles es “el caminante”, la pieza clave de The Beach Walker Project, una iniciativa que busca llamar la atención sobre la basura y su impacto en el planeta que tiene el apoyo de Johnnie Walker.

“Fui seleccionado por mi vida nómada, por mi conexión con la naturaleza, por mis experiencias en trekkings con mi proyecto Livre Partida”, contó Salles. Livre Partida es su proyecto personal de viajar en auto alrededor del mundo que inició en 2015 por el que viajó por 68 países en cinco continentes. El vehículo recorrió más de 170.000 kilómetros.

Ahora solo se vale de sus pies y lo que lleva en su mochila. Duerme en carpa o en algunos alojamientos que le dejan disponibles. “Mis objetivos personales son motivar a las personas para que vivan una vida mejor. Creo que el ejemplo es fundamental para estimular a la gente; con acciones prácticas para lograr los cambios que deseamos ver en el mundo”, expresó.

En las cuentas de Instagram @placido_salles y @johnniewalkeruy se pueden ver las impresiones del viajero.

Por ejemplo, en una foto en un paraje anterior a la Laguna de Rocha, en la que se ven restos plásticos, Salles exhorta a hacer un rápido cambio cultural para entender que las elecciones cotidianas de compra y descarte de productos pueden tener un impacto negativo y duradero.

La caminata desde el balneario José Ignacio –un terreno que calificó como difícil por cambios en el relieve–, cruce en barca de la laguna y llegada a La Paloma le llevó 10 horas y 18 minutos. Su próxima parada es Cabo Polonio adonde se dirigía ayer.

A pesar de que en los testimonios que ha subido a Instagram a veces usa palabras fuertes para calificar la contaminación, no duda en hablar de lo bueno que también ha visto desde el primer paso en Playa Carrasco. “Lo que más me ha sorprendido son las personas; son muy amables”, dijo. Y añadió: “He tenido buenas charlas. Los uruguayos tienen ganas de cambiar para mejor la realidad y les gusta mucho The Beach Walker Project. Lo ven como algo bárbaro”, comentó.

Destino: la bahía más contaminada de Brasil.

La caminata de 2.030 kilómetros en 60 días se documentará en forma de video, generando una serie de cinco episodios quemostrarán todo el camino hecho por Plácido Salles desde su salida el 15 de junio. Habrá invitados especiales para caminar y hablar con el anfitrión del proyecto, responsable del canal de YouTube Livre Partida, un experto en senderismo de larga distancia. El final del recorrido es en la Bahía de Guanabara, en Río de Janeiro, la más contaminada de Brasil. La polución de la ciudad carioca rompe con la imagen de escenarios paradisíacos y el deterioro ambiental destroza algunas de las postales más icónicas del país. Aquí intervienen dos causas principales para llegar: la basura y las aguas fecales, ya que, según expertos, de los 54 principales ríos que llegan a la bahía, 47 están muertos debido a los desagües y aguas negras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error