HISTORIAS

Personal de la salud de Dolores grabó su video de "Jerusalema", himno del COVID-19

Una hemoterapeuta y una nutricionista de Dolores (Soriano), junto al músico Jando Sasso, decidieron realizar en su ciudad el #JerusalemaDanceChallenge, una coreografía que ha dado la vuelta al mundo. 

Jerusalema
Participaron 21 personas aunque se anotaron muchas más, pero la pandemia limitó el número.

La pandemia de la COVID-19 tiene su himno de esperanza. Nació en 2019 en Sudáfrica y es la canción Jerusalema, una colaboración entre los cantantes Master KG y Nomcebo Zikode que empezó a ganar popularidad en febrero de 2020.

Su éxito motivó que se creara una coreografía para bailarla y eso llevó al surgimiento del #JerusalemaDanceChallenge, que se hizo viral en la red social TikTok. La bailaron niños, policías, mozos e incluso monjas, hasta que llegó al personal de la salud de varios países, que la convirtió en la manera de alegrar a sus pacientes y darles esperanza.

La hemoterapeuta uruguaya Marisabel Tourn se enteró del desafío y se entusiasmó con trasladarlo a Dolores, ciudad del departamento de Soriano en la que vive. Se lo comentó a su amiga, la licenciada en Nutrición Silvina Camacho, e intentó convencerla para que la ayudara a llevarlo a la práctica. Ambas aman bailar.

“Nadie te va a dar bola”, le decía Silvina, pero Marisabel no se dio por vencida, quería usar esa idea para poder escapar por un momento del ambiente de encierro, trajes especiales y desazón que trae aparejada la pandemia.

“¿Por qué no llamás a Jando?”, le dijo a su amiga, haciendo referencia a Jando Sasso, músico doloreño y amigo de toda la vida de Silvina. El artista vive desde hace años en Buenos Aires, pero como era fin de año estaba de visita en el departamento.

“Un día estaba en La Concordia, me suena el teléfono y era Silvina contándome toda su idea y preguntándome si yo podía cantar la canción y darles una mano con la filmación y la estética del video”, contó Jando. Le pidió un tiempo para empaparse del tema, pero ni bien vio el video las ideas empezaron a caerle una tras otra.

“Les propuse hacer una versión nuestra respetando el espíritu de la canción y en idioma español para que el mensaje le llegara a todos”, recordó.

La condición de las amigas era que se uniera a todo el personal de la salud de Dolores, tanto el que trabaja en el sector público (ASSE) como el que lo hace en el privado (Sanatorio Cams). Muchos incluso lo hacen en ambos lados.

“Queríamos hacer algo único que representara a Dolores, que se viera la unión y poder darle otro punto de vista a la pandemia ya que Jerusalema es un himno a la vida”, señaló Silvina.

Cómo se grabó.

Las amigas hicieron la convocatoria por WhatsApp y abrieron listas en ambos sectores de la salud para que se inscribieran los interesados en participar. La respuesta superó las expectativas e incluso las obligó a dejar gente afuera para poder respetar las medidas sanitarias que exige la pandemia por el coronavirus.

Jando, en tanto, se ocupó de arreglar la canción y grabarla desde cero. Para ello convocó a la orquesta de cuerdas de la ciudad de Dolores, un grupo de jóvenes que toma clases gratuitas con profesores del Sodre, y a un grupo de tambores muy conocido en la ciudad llamado 7 y 3 del puerto, liderado por “Yaro” Elizondo y “Alemán” Breberman.

A la hora de elegir a la voz femenina pensó en la cantante local Camila Sánchez, con cuya familia tenía una estrecha relación y recuerdos compartidos.

Para la filmación recurrió a sus amigos Willy Malates y Aaron Kahrs, que sumaron a Diego Moreira. Usaron cámara en mano, primeros planos y hasta drones. Mientras que la coreografía la realizó la profesora de gimnasia Paola Moncalvo, contactada por Marisabel y Silvina.

“Tuvimos tres ensayos y con la música preparada grabamos un domingo de mañana en el Estadio Municipal”, contó Silvina. Jando recordó que llovía y estaba fresco a pesar de ser verano, pero que nada de eso opacó la buena onda y energía reinante. El martes siguiente grabaron en el cartel de Dolores, a la entrada de la ciudad, y el otro martes hicieron las imágenes en el hospital y el sanatorio con personal de distintos sectores.

Jerusalema
El cartel de Dolores fue uno de los lugares elegidos para la filmación.

Jando editó el video en Buenos Aires y estuvo pronto para estrenarse el pasado 23 de febrero. Al día siguiente ya tenía más de 8 mil visitas en el portal de YouTube y llegaban mensajes de República Dominicana, Argentina, Perú, Chile y Europa.

Nadie cobró un peso por hacer este desafío. “Fuimos todos iguales disfrutando de la misión de transmitir alegría, fe y la mancomunión de la ciencia con la cultura y el arte para un solo objetivo”, destacó Jando sobre el desafío cumplido.

La despedida que hizo emocionar más a todos

El final del video tiene una parte que emociona mucho a los habitantes de Dolores y se trata de la presencia de Hilda Maglione. Como se necesitaba que, además del personal de la salud, también apareciera algún paciente, Jando Sasso le preguntó a Hilda si quería estar. “Era una persona muy querida, precursora del arte en Dolores, que enseguida dijo que sí y le puso toda la onda. Hasta quería bailar”, contó Jando. Hilda estaba enferma de cáncer y haciendo sesiones de quimioterapia, y para colmo de males se enfermó de COVID-19. Con un solo pulmón era difícil que superara la enfermedad y terminó falleciendo poco antes de que se estrenara el video. Silvina se consuela con que al menos algo pudo ver de la filmación porque ella grabó el detrás de cámaras y se lo mostró. “Era una mujer con buena energía, buena onda, que hacía años se estaba tratando el cáncer, pero ya venía desmejorando. La invitamos esa mañana y aceptó enseguida”, recordó Silvina. Jando le pidió que apareciera saludando al cielo, como lo hacen muchos de los que han grabado el desafío de Jerusalema, y ella cumplió. Esa imagen es una de las que cierra el #JerusalemaDanceCha#llenge de Dolores y que hace que sea aún más movilizante para los habitantes de esta ciudad.
(Link del video: youtube.com/watch?v=qsP8FTCgfuM).

Jerusalema
Participó personal de la salud tanto del sector público como del privado de Dolores.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error