Publicidad

“Ñamericano” versus “gilipañol”: Martín Caparrós y Arturo Pérez-Reverte enfrentados por la lengua

Caparrós propuso en el Congreso de Cádiz darle un nuevo nombre al castellano, “con la ñ como estandarte”, y generó la respuesta en Twitter del escritor español.

Compartir esta noticia
Martìn Caparrós
Martìn Caparrós
Foto: archivo

La Nación (GDA) Daniel Gigena
Nadie podrá decir que el IX Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE), que concluyó este jueves en Cádiz, fue tedioso y desprovisto de polémicas. Una de ellas tuvo como protagonista al escritor y periodista argentino residente en España -y flamante Premio Ortega y Gasset de Periodismo por su trayectoria- Martín Caparrós. En la mesa “El español, lengua común. Mestizaje e interculturalidad en la comunidad hispanohablante”, que tuvo lugar este martes en el Palacio de Congresos de Cádiz, el autor de Ñamérica propuso rebautizar el idioma español con el nombre de “ñamericano”. “Con la eñe como estandarte de nuestro idioma”, afirmó.

“Quizá llegó la hora de buscarle un nombre a esa lengua que se impuso a sangre y fuego, que no se atribuya a ninguna nación o reino -dijo Caparrós-. La palabra ‘español’ tiene muchos problemas, aunque no sea fácil decirlo en castellano. La del nombre es una vieja polémica, pero una que se mantiene como tal sin que le busquemos soluciones. Quizá sea hora de actuar al respecto”.

La propuesta del escritor argentino se podría enmarcar en el “giro decolonial” que se impulsa desde América y otras regiones del mundo. “Una consecuencia de los siglos coloniales es que el globo rebosa de países que hablan idiomas que todavía llevan el nombre del país conquistador -destacó Caparrós-. El inglés y el francés, por supuesto. También el español”.

Además, criticó la indiferencia de los representantes de los distintos países donde se habla español (la gran mayoría en el continente americano) en buscar un nuevo nombre a la lengua en común. “En un mundo donde se reivindican todo el tiempo identidades mucho menores frente a afrentas tanto más tenues, no parece que las excolonias se interesen todavía por nombrar la lengua que hablan con un nombre propio”.

“La palabra español es peliaguda -sostuvo el autor de El Interior-. ‘Castellano’ es el nombre del dialecto y la región que se extendió, pero no alude a ningún estado nacional. ‘Español’ es lo contrario: gentilicio y adjetivo de lo que pertenece al Reino de España. Sería lógico si más de cuatrocientos millones de señoras y señores de veinte países no quieran pensar que hablan la lengua de otro”, apuntó.

Del panel presidido por la escritora y académica española Carme Riera, participaron el escritor y periodista mexicano Juan Villoro (que propuso reemplazar “español” por “hispanoamericano”), el escritor peruano Alonso Cueto (sostuvo que “la idea de la pureza de la lengua es inútil y anacrónica” y que “siempre seremos orgullosamente impuros”) y el catedrático emérito de la Universidad de Valencia, Angel López García, que declaró que el español era una lengua mestiza mucho antes de la colonización de América.

La disputa con Pérez-Reverte

El mismo martes, Caparrós compartió en su cuenta de Twitter un artículo del diario español La Vanguardia, titulado “Martín Caparrós propugna llamar ‘ñamericano’ al castellano”. Entre las respuestas al tuit, figuraba una del escritor, periodista y académico español Arturo Pérez-Reverte. “Yo tengo una propuesta”, escribió el autor de Revolución y compartió una imagen con un logo y la palabra “Gilipañol”, derivada de gilipollas (”tonto o idiota”, según el Diccionario panhispánico de dudas de la Real Academia Española).

Así definió Pérez Reverte el término: “Gilipañol, la 1. adj. Perteneciente o relativo al gilipañol. 2. m. Lengua artificial, pero en notable expansión, que hermana a los hispanohablantes gilipollas de España, gran parte de América, Filipinas, Guinea Ecuatorial y otros lugares del mundo”. Irónicamente, agregó que llevaría su propuesta al próximo plenario de la RAE.

Caparrós -que dijo a La Nación sentirse sorprendido por la actitud de Pérez-Reverte, con quien no tiene ningún tipo de relación- recogió el guante y retuiteó la respuesta de su colega, con una pregunta: “¿Ese es el idioma en que tú escribes, no?”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad